• Miércoles 12 Diciembre 2018
  • 22:25:23
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 9°C - 48°F
  1. Miércoles 12 Diciembre 2018
  2. 22:25:23
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 9°C - 48°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Pifia de la FGE: anestesióloga no fue asesinada

S. Ochoa/ J. Montes/ El Diario | Miércoles 14 Noviembre 2018 | 05:25 hrs

Tomada de Facebook |

La Fiscalía del Estado cerró la carpeta de investigación abierta a raíz del fallecimiento de la anestesióloga Karen Estrada Ávila, tras determinar -con la intervención de especialistas externos y de la PGR- que la presunción de homicidio se derivó de un error en la autopsia efectuada por un médico legista del Servicio Médico Forense, informaron ayer fuentes del área pericial a El Diario.

El análisis estableció que la causa de la muerte ocurrida el pasado 5 de agosto, se derivó de una complicación generada por el embarazo de la doctora y el consumo excesivo de un medicamento, y no por asfixia por estrangulamiento como quedó asentado en el acta de defunción.

Los resultados finales aún no se han hecho públicos, pues en su momento será el fiscal César Augusto Peniche quien los presente, se indicó, pero el caso queda cerrado al no encontrarse elementos para una investigación por supuesto homicidio. El Servicio Médico Forense cuenta con cinco médicos, pero sólo uno es especialista en medicina legal y desde hace varios años no realiza necropsias, sino que se encuentra asignado a actividades adminstrativas.

El resto son médicos generales que han tomado algunos cursos, lo que podría ser una de las causales del error que hizo a las autoridades ministeriales suponer que Estrada Ávila había sido asesinada.

Además, según las fuentes consultadas, al cuerpo no se le practicó una autopsia completa, debido a que en el Forense se hacen necropsias parciales o macroscópicas.

“De haberse realizado una total, en el hígado se habría detectado la presencia del medicamento que le provocó la muerte”, indicaron. La anestesióloga fue localizada sin vida la noche del 5 de agosto en el baño del área médica de un hospital, tenía 31 años y 8 meses de gestación.

Los primeros reportes señalaban que el cuerpo no presentaba lesiones visibles, sólo un golpe en la cabeza y nariz, por lo que se pensó que había fallecido por causas naturales como un paro cardiaco. Sin embargo, fue al día siguiente, tras la práctica y resultado de la necropsia de Ley, que la Fiscalía dio a conocer la hipótesis de que la mujer había sido estrangulada, y determinó turnar el caso a la Fiscalía Especializada de la Mujer, al presumir que podía tratarse de un crimen de género.

Fuentes consultadas ayer aseguran que las fallas se dieron también en el mismo proceso de investigación, pues durante las primeras horas de la indagatoria se pasó por alto interrogar al personal médico que pretendió brindar los primeros auxilios y considerar el intento de reanimación al que fue sometida.

Según la información obtenida, compañeros buscaron practicarle intubación para reanimarla, lo que aparentemente le ocasionó lesiones internas en tráquea y laringe.

Sin embargo, las dudas sobre la causa de muerte crecieron, por lo que se solicitó a los familiares no cremar el cuerpo hasta que hubiese una conclusión. Durante estos meses, el Colegio de Médicos solicitó a la Fiscalía le fuera entregado un informe de los avances del caso y las pruebas periciales practicadas, pero le fueron negados.

Ante el crecimiento de las dudas sobre la veracidad del informe legista, la Fiscalía convocó a médicos especialistas, entre ellos galenos norteamericanos para verificarlo, y finalmente se pidió también la colaboración de la PGR, que cuenta con un área forense más especializada para emitir un fallo final.

En el lapso de la espera de los resultados, la exigencia de justicia de parte de familiares fue también disminuyendo.

El 27 de octubre la vocera de la Fiscalía Especializada de la Mujer, Jéssica Rentería, informó que se esperaba en breve el resultado del estudio clínico solicitado a la Procuraduría General de la República (PGR), para precisar la causa de muerte de la anestesióloga y del bebé que llevaba en su vientre, y precisó que dicho análisis se había solicitado hacía aproximadamente cuatro semanas a la dependencia federal.

Posteriormente, el fiscal César Augusto Peniche informó que la investigación estaba concluida y que los resultados se darían a conocer en breve. Se presume que la determinación final fue dada ya a conocer a la familia. 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo