• Martes 13 Noviembre 2018
  • 18:47:26
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 6°C - 42°F
  1. Martes 13 Noviembre 2018
  2. 18:47:26
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 6°C - 42°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

México y EU ‘borran’ la frontera para salvar al Río Bravo

The New York Times | Viernes 22 Abril 2016 | 15:57 hrs

The New York Times |

Parque Nacional Big Bend, Texas— En los barrancos desérticos del poniente texano existen lugares donde la frontera entre Estados Unidos y México se limita a un chorrito de agua color verde olivo, tan superficial que las canoas se detienen raspándose en las piedras. Aquí el río Bravo —la frontera que ha separado ambos países desde 1848, cuando se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo— se estrecha en un hilo. Por momentos es tan amplio como largo es un autobús escolar. Otras veces no alcanza siquiera ese ancho. Un búho puede cruzarlo en dos aleteos.

En estos remotos sitios ubicados en el Parque Nacional Big Bend, el río Bravo parece carecer de poder alguno para dividir. No hay líneas fronterizas, nada de letreros, ningún muro, ni un solo agente fronterizo en ninguno de los lados. Viajar aquí hasta los vastos desfiladeros vacíos del poniente de Texas es mirar la frontera misma casi desaparecer como espacio físico y político, proeza extraordinaria en estos tiempos cuando con frecuencia la idea de frontera parece más un concepto político que geográfico.

Considere Los Diablos y las quemas de caña a lo largo del río Bravo que tuvieron lugar este mes. Los Diablos son una cuadrilla de bomberos mexicanos que forman parte de un grupo de mexicanos y estadounidenses entre los cuales hay bomberos, defensores del medio ambiente y guardabosques. Recorren las franjas más desoladas del río no para apagar incendios, sino para iniciarlos en una quema controlada planeada meticulosamente a efecto de destruir la caña gigante, el alta especie invasiva de pasto estilo bambú que crece en zonas densas a ambos lados del río. La caña aprieta y contribuye a estrechar la corriente del río Bravo, lo cual influye en la frecuencia de las inundaciones y la desaparición de hábitats para plantas y peces nativos.

Y mientras los bomberos limpiaban las riberas, se sentía como si por unos cuantos días cortaran el desorden del exceso político que también rodea a la política fronteriza. En vez de las políticas sobre leyes inmigratorias, el narcotráfico y el muro de Donald J. Trump, la frontera se convirtió en un sitio elemental de tierra, agua y fuego, donde estadounidenses y mexicanos sí hicieron cosas juntos.

Fuera de la política presidencial, para quitar la maleza de la frontera hace falta coordinación binacional, un equipo bilingüe alimentado con cabras y un total de casi 500 mil dólares gastados en el transcurso de cuatro años. “Creo que muchas veces cuando la gente ve quemar cosas, piensa en la destrucción”, dijo Mark Briggs, funcionario de alto nivel en el programa del Fondo Mundial de la Vida Silvestre, el grupo de conservación sin fines de lucro que ha ayudado a coordinar el proyecto. “En el entorno donde nos encontramos, yo más bien pienso en rejuvenecimiento”.

Los Diablos vinieron a una de las secciones más grandes de caña gigante situada en el lado estadounidense del río —un matorral de 1.6 kilómetros (una milla) de longitud, con numerosos tallos de más de 4.5 metros (15 pies) de altura al cual se ha dado en llamar la Milpa del Diablo. 

Los Diablos son ganaderos, agricultores y trabajadores de la construcción de poblados mexicanos situados junto al río, como San Vicente, a quienes el Servicio Nacional de Parques entrena en Estados Unidos para ayudar a combatir incendios silvestres en Texas y otros estados. Se trata de un grupo fornido y sociable, que debajo de los cascos usa pañuelos como los motociclistas. Algunos son hermanos y hay varios primos. Ninguno se toma demasiado en serio.

Semanas después de cada viaje, unos trabajadores regresan para echar herbicida en los puntos ennegrecidos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo