• Lunes 12 Noviembre 2018
  • 20:53:50
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 5°C - 40°F
  1. Lunes 12 Noviembre 2018
  2. 20:53:50
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 5°C - 40°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Las dificultades de denunciar acoso en México

Agencias | Jueves 28 Abril 2016 | 07:22 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Las historias de estas mujeres nos demuestran lo difícil que es denunciar acoso sexual. Pero, no se trata de quedarse callada, sino de que se mejoren las medidas de impartición de justicia y se deje de criminalizar a las víctimas.

Ninde

La estudiante de 24 años se subió a uno de los vagones del metro, exclusivos para mujeres, en la estación Bellas Artes. A pesar de haber tomado precauciones, un hombre se colocó junto a ella en el trayecto y cuando ella bajó tenía el pantalón eyaculado.

Cuando quiso denunciar lo primero que le dijeron era que el trámite tarda de 4 a 6 horas, desalentándola a exigir justicia aunque tuviera pruebas.

Andrea NoelDespués de que un hombre le subiera el vestido y le bajara la ropa interior en la vía pública, Noel fue a denunciar. No fue suficiente tener un video en donde se captaba la agresión, las autoridades tenían que asegurarse de que ella no estuviera loca y la sometieron a un examen psicológico.

La prueba duró aproximadamente cinco horas. Se le preguntó a la periodista cómo perdió su virginidad, cómo era la relación con su padre, cómo define la palabra “sexualidad”, se le pidió dibujar una casa y lo que se le ocurriera al entrevistador.

Alín Osuna

La deportista fue atacada mientras corría. Cuando pasó cerca de la ciclovía, un individuo montado en una bicicleta la tocó con tal fuerza que la dejó tirada en el suelo. Ella lo persiguió hasta que los policías escucharon sus gritos y detuvieron al hombre.

Después de hacerla esperar por cinco horas, aunque era la única en la sala del Ministerio Público, le tomaron la declaración y le hicieron pruebas psicológicas. En éstas le preguntaron cómo se sentía a lo que siempre respondió: “enojada e indignada”. Sin embargo, la psicóloga determinó que como Alín no estaba afectada mental ni psicológicamente por el evento, el agresor debía quedar en libertad.

Estos relatos nos demuestran que el proceso de denuncia resulta poco sensible con las víctimas y se centra en cuestionarlas a ellas en vez de al atacante.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo