• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 17:20:56
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 62°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 17:20:56
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

[email protected] independientes

Excélsior | Viernes 13 Mayo 2016 | 06:35 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- La idea de que, al fin, en las boletas electorales se escriban los nombres de candidatos sin filiación política como aspirantes a la Presidencia se veía imposible hace unos años. Un país como el nuestro, en donde su democracia ha estado sujeta a un régimen de partidos, difícilmente le abriría la puerta a ciudadanos independientes, lejanos a los usos y costumbres de los agusanados partidos políticos. Se logró y fue una refrescada necesaria en un sistema electoral que aún está en proceso de perfeccionarse, pues todavía hay leyes en este tema que parecen que lo único que quieren es obstaculizar la construcción democrática del país.

El caso de los candidatos independientes se tomó en serio y mostró su potencial cuando Jaime Rodríguez, El Bronco, arrasó en Nuevo León. Pero el desencanto parece llegar rápido: pasaron los primeros 100 días de su gobierno y aún no hay señales de cómo resolverá el tema de corrupción del exgobernador, Rodrigo Medina, cuya investigación fue una de las promesas de campaña. Como si ese compromiso que hizo a los regios no hubiera sido uno de los factores que le diera la victoria al Bronco. La lucha contra la corrupción como tema principal para diferenciarse de la clase política.

Sin embargo, algo que sabemos de los candidatos que lograron su registro como independientes es que no se están ubicando lejos de lo que los ciudadanos hemos dicho que repudiamos de los políticos tradicionales. Recupero algo que María Amparo Casar escribió ayer en estas páginas: “De los tres mil 385 candidatos, dos mil 776 no han presentado ningún reporte de gastos de campaña (...) sorprende que Morena, quien más ha impugnado la inequidad en las contiendas por falta de fiscalización, se encuentre por encima de la media de incumplimiento (86%) y que los independientes que, se supone, no cargan con los vicios de los partidos apenas la alcancen con justo el 82%”. ¿En verdad los aspirantes independientes ya juegan con las mismas mañas que los partidos? ¿Qué podemos, entonces, esperar en caso de que lleguen al cargo por el que están en campaña?

Mucho nos falta por pulir al panorama de las candidaturas independientes. Algunos políticos lo están viendo como alternativa en caso de que su partido no les arrope sus planes de llegar a la contienda; cosa que vicia por completo la razón por la que esta figura fue creada. Los independientes deben ubicarse por completo en la agenda ciudadana como la más sensata de sus estrategias para ser no sólo competitivos, sino también verdaderamente responsables y confiables. De otra forma, encarnarán el riesgo de ser un factor que ayude a los aparatos partidistas a conservar el poder, dado que sólo fragmentarán los votos opositores. Lo mismo en los gobiernos estatales que en la federal de 2018.

Quienes han levantado la mano para ir en 2018 bajo esta figura electoral tienen la responsabilidad de darle un giro a la campaña presidencial. Jorge G. Castañeda, uno de los pioneros en poner este tema en la mesa del debate, entiende bien cuál es la vía para posicionar una candidatura independiente en los temas urgentes de la agenda. Incluso Denise Dresser, quien recién hizo pública su aspiración de “lanzarse al ruedo”, sabrá bien que al discurso lo tendrán que acompañar los hechos si no quiere convertirse tan sólo en candidata de algunos tuiteros. A ambos les reconozco su inteligencia (incluso cuando no coincido con ellos) y su apasionamiento por este país. La mejor de la suerte a ambos, pues lo que más urge en México es que la clase política salga de su zona de confort. Y ambos tienen, además, el colmillo necesario para lograr, al menos, eso.

Escribió Sabina Berman en Proceso: “Es seguro que los independientes tratarán de convencernos a base de repetirlo verbalmente de que su independencia es sinónima de fuerza moral y de capacidad operativa para limpiar al país. Pero no lo es. Es sinónima de ganas de mandar. Nada más.”... Ojalá y no.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo