• Miércoles 21 Noviembre 2018
  • 8:20:39
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Miércoles 21 Noviembre 2018
  2. 8:20:39
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Nacional

Destaparán fortuna de senadores sindicalistas; los obliga la 3de3 por ser servidores públicos

Excélsior | Jueves 07 Julio 2016 | 05:31 hrs

|

Ciudad de México.- Aunque la publicación de la llamada ley 3de3 no tendrá efectos legales, sí permitirá que se conozca el patrimonio de los históricos líderes de los sindicatos como el magisterial, petrolero, burócratas, universitarios y hasta dirigentes de secciones gremiales de empresas privadas, pues como servidores públicos tendrán la obligación de mostrar sus niveles de ingresos y sus redes de interés.

Joel Ayala, líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), por ejemplo, están protegidos de exhibir sus riquezas en las reglas de transparencia laboral de la Ley Federal del Trabajo, incluso en las nuevas reglas de transparencia, porque los sindicatos no son considerados entes públicos, sino privados y pertenecientes a sus trabajadores, frente a quienes tienen obligaciones de rendición de cuentas.

Pero en su calidad de servidores públicos, no sólo porque ambos son senadores de la República sino porque su fuente de trabajo es una institución del Estado.

En el caso de Joel Ayala, en la Secretaría de Salud, y en el caso de Romero Deschamps en Petróleos Mexicanos, estarán obligados a mostrar públicamente su patrimonios.

Ahora, la inclusión de la ley 3de3 en el paquete de las leyes anticorrupción llevará a la mayoría de los históricos líderes sindicales a hacer públicas sus declaraciones patrimoniales y de posible conflicto de interés.

Otro líder sindical que es legislador federal es Armando Neyra, senador por el Partido Revolucionario Institucional, quien a pesar de no ser líder de una institución pública, sino de trabajadores de una empresa privada, en su calidad de senador entra en la categoría de servidor público.

Lo mismo ocurre con el senador priista Isaías González, líder de la CROC, que es una agrupación de varios sindicatos del área rural y obrera, que no tiene relación con una institución pública, pero sí es servidor público y, al menos mientras se mantenga como legislador, estará obligado a entregar una versión pública de su riqueza.

En otra categoría entran casos como el de Agustín Rodríguez Fuentes, dirigente del STUNAM, quien es servidor público porque también es maestro de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Y eso ocurre con los dirigentes de todos los sindicatos de las universidades públicas, desde baja California, hasta Yucatán, y también con el líder del magisterio, Juan Díaz de la Torre, o con el dirigente del Sindicato de Electricistas, Víctor Fuentes del Villar, y el del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social, Manuel Vallejo, entre otros.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo