El Diario de Chihuahua


Hospital veterinario de la CDMX, un rescate de pelos


Excélsior | Lunes 01 Agosto 2016 | 05:55 hrs


Ciudad de México.- Mía aguardó nerviosa en la sala de espera su turno para que la ortopedista la examine luego de haber sido atropellada y abandonada en la calle hace una semana.

La paciente, que parece ser una cruza de pastor alemán,  anteriormente visitó dos hospitales veterinarios y luego fue operada en el Hospital Veterinario Público de la Ciudad de México, centro que fue inaugurado hace seis meses, el pasado 9 de febrero.

Pese al temor, no deja de ser amorosa con sus salvadoras: Sabina López Bautista, Adriana Castillo Diez y Denisse Durán Guzmán.

Los médicos veterinarios no pueden asegurar su edad, pero apuestan a que su recuperación sea en menos de seis meses. Comentaron que el elemento principal para la rehabilitación de las mascotas es el apoyo y amor sus amos, unas jóvenes estudiantes de la preparatoria del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey,

“Tiene una fractura conminuta en su tobillo, es decir, el hueso quedó en pequeños fragmentos, por lo que se le colocó un vendaje Robert Jones -que permite la inmovilización de la extremidad fracturada- para lograr su fijación. Este tipo de procedimiento se realiza bajo sedación, ya que son procesos muy dolorosos para las mascotas”, diagnosticó la médico veterinaria Rocío Ortega.

En la sala de espera hay otros casos de atropellamiento, como el de un schnauzer que tiene la mandíbula rota y no deja de quejarse, pese a la anestesia que recibió.

Los animales que han sufrido un accidente y esperan consulta lo hacen de la misma manera que sus dueños lo harían en los hospitales públicos de la Ciudad de México: esperar ante la gran demanda de consultas y cirugías.

En este primer hospital veterinario se ofrecen alrededor de 150 consultas diarias y se practican cirugías por médicos residentes en medicina veterinaria especializada.

En su mayoría se trata de gatos, pit bulls, pastores belgas, golden retrievers y cruzas amorosas, quienes esperan una consulta.

En el caso de Mía, la consulta no tuvo costo, sin embargo, el gasto por su cirugía ascendió a tres mil 800 pesos, precio que para las jóvenes que la rescataron fue un buen costo en comparación con las clínicas veterinarias privadas a las que habían asistido.

En este centro veterinario, los pacientes también reciben atención preventiva de enfermedades, esterilizaciones, aplicación de vacunas.

La mayoría de estos animales son de Iztapalapa, pero debido a la reciente popularidad del hospital incluso, han llegado pacientes de otros estados de la República, como por ejemplo de Guanajuato.