El Diario de Chihuahua


El héroe que combate al cáncer


Agencias | Sábado 05 Noviembre 2016 | 07:07 hrs


Ciudad de México.- La enseñanza que ha imperado   por décadas en las escuelas y los hospitales de tratar al paciente como una persona ajena, ha traído graves secuelas al sistema sanitario en México y el mundo, aseguró el oncólogo pediatra Sergio Gallegos, quien llamó a los médicos a involucrarse para ayudar al paciente vencer la enfermedad.

"Programa teórico. No existe. No sé cuál sea la fórmula. Yo me compré mucho tiempo la tontería de que no había que involucrarse con los pacientes. Es una de las peores mentiras. A todos los que están estudiando medicina y enfermería: no hagan caso de eso. De todos modos te duele cuando los niños fallecen y no tuviste la oportunidad de decirles: ¡te quiero! Cuando no tuviste la oportunidad de decirles: la leucemia venció, pero tú te vas a quedar aquí en el corazón de tu gran papá y de tu gran mamá, de tu doctor”, dijo Gallegos con voz entrecortada.

Recientemente el médico presentó su primer libro La Piel de la Esperanza, en el que cuenta su historia de vida. Acudieron pacientes pediátricos con cáncer disfrazados del Hombre Araña, Capitán América, Iron Man, entre otros, y escuchaban con atención a su médico explicar el contenido de la publicación.

"Habla de mi historia que se va entrelazando con muchas historias. Son 18 años como médico combatiendo al cáncer desde la residencia. Creo que todos ustedes saben que yo soy un sobreviviente de cáncer y esa experiencia me tocó la vida”.

Al médico tapatío actualmente conocido en el mundo, sus pacientitos lo han bautizado como “el doctor súper héroe”, apodo que “le exprime el corazón a diario”.

Vestirse de diversos personajes también le ha traído consecuencias legales, el Hijo del Santo, a través de sus abogados, le instó a no vestirse con el disfraz de su padre.

Pide a médicos involucrarse con enfermos

Irónicamente ese personaje se ha vuelto un ícono para los niños porque les transmite el mensaje de que ellos también son unos luchadores y que tienen poderes para vencer a la enfermedad. Ese disfraz ha conquistado también a los padres de esos niños.

Por ejemplo, la madre de un paciente lloró cuando el doctor se tomó una foto con ella vestido de El Santo porque ella desde su niñez había sido amante de la lucha libre y nunca se le  había cumplido el sueño de tener una foto con su ídolo.

Ahora “para no tener problema con los abogados de hijos de personajes que representan”, el médico va a presentar en breve a su propio personaje, ése que conquistará a los niños y les dará esperanza para seguir luchando contra el cáncer.