• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 9:07:09
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 39°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 9:07:09
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 39°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

La realidad del voto útil

Luis Froylán Castañeda | Domingo 03 Abril 2016 | 00:23 hrs

|

La Política da Weba

Hoy empiezan las campañas por la gubernatura, dos intensos meses en lo que la clase política, ahora también empresarial, se disputarán el poder estatal durante los próximos cinco años. Y vaya que poder, nada más y nada menos que 65 mil millones de pesos cada año. Son seis los nombres que llegaron a la tómbola final: Félix Muñoz de Morena, Jaime Beltrán del Río del PRD, Cruz Pérez Cuéllar de Movimiento Ciudadano, Javier Corral del PAN, Enrique Serrano del PRI y el independiente José Luis Barraza, Chacho.

En la contienda pongamos sólo a los últimos tres, eliminando otros tantos. Muñoz es un improvisado de la política con deseos de hacerse notar, ni López Obrador lo arropa; después del cinco Beltrán del Río quedará reducido a cenizas políticas, aunque le podría ir bien económicamente, por su acuerpamiento con lo peor del perredismo; Cruz hace su trabajo restando votos al PAN, es un político profesional. Ellos conocen su papel, ninguno es inocente, saben a lo que juegan e intentan jugarlo bien.

Sólo por las siglas que lo postulan, Javier Corral es uno de los candidatos con boleto ganador. El PAN en Chihuahua, pese a los desaseos y corrupciones que lo destrozan, sigue siendo un partido con envidiable base social, de modo que a su candidato, cualquiera que sea, siempre hay que tomarlo en cuenta.

Están en su peor momento, dos realidades les escupen a la cara sin tener paño para limpiarse. La sangría de militantes panistas es de miedo, con el diez por ciento de lo que ha sucedido durante el liderazgo de Vázquez, sería suficiente para calificar su administración de catastrófica. La lista de los que corrieron asqueados de lo que sucede en ese partido póngala usted, es de weba citar los nombres, el hecho específico es que ese partido quedó dividido hasta sus cimientos.

Un partido tan disminuido, a pesar de sus fortalezas del pasado y la añoranza de miles y miles de simpatizantes, es un freno para la campaña de Javier Corral. Como la quieran describir, todo ente cuyo objetivo es buscar el apoyo social, está limitado siempre que sus dirigentes carezcan de credibilidad en sus propios militantes.

El otro factor adverso es el propio candidato. Quienes conocen a Javier dicen que se ve a sí mismo como un mesías capaz de redimir al mundo, el gran legislador que enfrenta a los mayores tiranos del país sin miedo ni recato, que su elocuente palabra y afilada redacción le bastan para ir a la pelea contra los diablos que pervierten la nación.

No conozco a Javier, jamás me ha honrado son su amistad, pero lo que observó de él, es suficiente para suponer que no sabe hacer campaña. Lo demostró con Reyes Baeza, atenido a un gran golpe durante el debate –que obviamente ganó, sin que moviese un ápice- las preferencias electorales mientras pontificaba sobre teoría política, sin aterrizar en las prioridades de los electores. En el barrio le llaman a eso “andar en su mundo”.

Suponía que esa experiencia, para él dolorosa, le serviría en esta segunda vuelta, es decir que modificaría su estrategia con el propósito de regresar al mundo de los electores y comprometerse con ellos. Mi suposición, hasta el momento, es fallida, el hombre sigue empeñado en combatir los molinos de viento de la gran corrupción, pensando en que su oratorio lo sacará adelante. La cabra tira al monte.

Lo que son las cosas, en su propia fortaleza radica su debilidad; mientras rumea la forma de convencer a los electores que él es mejor que todos los candidatos juntos, la gente más confundida está. No sabe ayudarse a sí mismo.

El Independiente Chacho Barraza en una incógnita. Mostró capacidad de organización y dinero suficiente para casi doblar la cantidad de firmas requeridas. Tiene su mérito, mostró el camino a los otros independientes, no es sencillo innovar.

Sin embargo tiene dos debilidades, o mejor pongamos retos: el tiempo está en su contra, son únicamente dos meses de campaña y si no se hace notar desde el arranque, es muy complicado que lo haga en el curso de la campaña. Si titubea de entrada, cuando quiera reaccionar o recomponer estará llegando la jornada de votación.

El otro reto va pegando del primero, para ganar necesita enamorar a la gente, convertirse en opción viable y creíble, en el independiente esperado. No es sencillo, los broncos no nacen, se hacen ¿Hicieron o se hizo Chacho? Es una de las preguntas.

A su favor está la moda, no es poca cosa. En México y en el mundo –vea usted  Trump- ser independiente es equivalente a tener un halo ciudadano protector. La gente no está harta, está hasta la chingada de los políticos y su corrupción endémica, son años de traiciones tras traiciones ciudadanas, al punto que hoy quieren ver “que sean otros los que nos roben”. Así lo dicen.

Sin ser independiente, para nada, pues es un panista revestido de ciudadano, y además comprometido con poderosos intereses económicos del gran capital mexicano, Chacho es quien ha capitalizado ese patrimonio. Tan odia la gente a los partidos, que ven en cualquiera que se dice independiente, una opción viable de gobierno. Es su plus.

Enrique Serrano tiene la política puesta a su favor, como ningún otro gobernador, César le sirvió el plato a su medida: dividió al PAN hasta fragmentarlo, se hizo de los despojos del PRD, poniendo a un candidato que resta al candidato azul; a través de Fernando Reyes y Cruz Pérez Cuéllar ganó para la causa del PRI las siglas de Movimiento Ciudadano.

Además de todo eso, lo cual no es poco, pues cualquier otro candidato envidiaría esa coalición fáctica de partidos a su favor, tiene los servicios del PT, que el gobierno de Peña rescató de la tumba regresándole el registro, el siempre fiel Verde y el sector magisterial con Nueva Alianza. Todo al servicio de su candidato al gobierno, Enrique Serrano. Desde luego que parte con ventaja.

En el caso de Serrano hay un pero, si por política fuese, habría que entregarle la gubernatura sin mayor trámite, pero frente al acomodo general de los partidos está la siempre vigente posibilidad de la reacción ciudadana. No es controlable, si la gente sale a votar lo hará de manera unánime y al ambiente no es propicio para el PRI.

Es sencillo y hasta obvio explicarlo, si la gente se queda en sus casas y no sale a votar, Serrano ganará holgadamente. La estructura del PRI está más que probada, en las elecciones pasadas hicieron pedazos a los adversarios, ganando ocho de nueve diputaciones. Sólo se salvó Juan Blanco y de milagro, pues en cualquier descuido también lo habrían bajado.

Esa y no otra es la interrogante de la elección ¿Participará o no la ciudadanía? No es que un servidor haya descubierto el hilo negro o el agua hervida, la condición es bien  conocida por los diferentes actores en el juego; Serrano sabe que la estructura es insuficiente, si la gente sale a votar, en ese caso la política se va por el caño.

Corral y Chacho tienen esa certeza, ellos están ocupados por sacar a la gente de sus casas a efecto de que hagan fila y se compromete con el movimiento opositor a gobierno, representado por el candidato del PRI. No hay, en consecuencia, cartas bajo la mesa, cada quién conoce su juego, lo interesante es saber el como, es decir la eficacia con que lleven a cabo su estrategia.

Frente a una realidad de este tamaño, la mayor preocupación de Serrano y su equipo estratégico debe ser el voto útil. Tan seguro está Corral de sus escasas posibilidades, que muestra “generosidad” política, diciendo que está dispuesto a sumarse con el independiente, a fin de cancelar las opciones de Serrano, en quién ve una extensión de Duarte.

Chacho no ha dicho esta boca es mía, pero como empresario sabe que la negociación es la mejor manera para destrabar conflictos de intereses y fatalmente entrará en un conflicto con Javier. Divididos son papita, unidos tienen opciones.

La necesidad del voto útil los habrá de unir, Serrano debe estar preparado desde ahora para enfrentar ese acuerdo político, el acuerdo de las únicas dos variables que escapan al esquema general. Dejar a la estructura del partido su futuro político es altamente riesgoso, en algún momento deberá ir por el voto ciudadano ¿Está preparado? En el curso de la campaña lo sabremos.

Son dos meses, sesenta días, sí, pero muy intensos e interesantes. El ruedo los espera, quién y donde pinte su raya es de fundamental obviedad. Tengan cuidado de no pintarla en el agua, hay que marcarla muy bien. Éxito a todos y que Dios se apiade de la sociedad.

Lavisiondeluisfroylan.com

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo