• Sábado 17 Noviembre 2018
  • 9:22:01
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 9°C - 48°F
  1. Sábado 17 Noviembre 2018
  2. 9:22:01
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 9°C - 48°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Taxistas contra el destino, Uber llega

| Miércoles 15 Junio 2016 | 01:14 hrs

|

Memo Luján en acuerdo con Javier Corral

Riggs pinta su raya: a mí me eligió el pueblo

Duarte se blinda con Virgilio Andrade

Precario acuerdo de Beltrán del Río

Y
a lavamos mejor los autos, varios traen aire acondicionado y algunos hasta cobran con tarjeta, dijo Luis Raúl Ronquillo, viejo dirigente de los taxistas en la ciudad, al presentar una flotilla de vehículos en la plaza del Ángel, como muestra de que sus dichos corresponden a la realidad.

Excelente que hayan empezado a lavar con mayor dedicación sus autos y que algunos hasta invirtieron en climatizarlos, acciones positivas para sus clientes. Aunque sería mucho mejor si además de ocuparse en asearlos instalasen taxímetros, modernizaran la flotilla, profesionalizaran a los choferes, fuesen puntuales con las llegadas y tiempos de traslado.

La desastrosa realidad de Chihuahua es que su sistema de taxis se mantiene sin evolución desde los años setentas, cuando organizaciones como las que encabeza Ronquillo tomaron valor gremial. Se ocuparon de fortalecer las organizaciones sindicales, importándoles un comino el servicio, de modo que ahora modernizarse les parece cosa del otro mundo.

Reacciona tarde y mal, tarde porque la llegada de Uber sucederá antes que después; mal en razón que intentan amedrentar con amenazas que no asustan ni a los pajaritos de la plaza.

Que causarán problemas sociales, dicen, si las autoridades permiten el ingreso de Uber ¡Más problemas de los que ya causan con sus chatarras imposible! Resígnense, pronto los mismos choferes a los que durante décadas prometieron, sin cumplir, placas propias, empezarán a contratarse con la empresa internacional. No hay más, la suya es una batalla contra el destino.

La manifestación que hicieron los taxistas ayer es marco adecuado para recordar el otro gran problema del transporte público en la ciudad, los camiones urbanos. En los planes originales, el ViveBús sería el sistema que ubicaría a Chihuahua en la modernidad, en los hechos trastornó el servicio, como ha sido denunciado una y mil veces por los usuarios.

Muchos problemas tendrá que enfrentar Javier Corral desde el primer momento en que asuma la gubernatura, pero sin duda uno de los más urgentes es el transporte. Está batido en conflictos laborales, sumido en una crisis financiera sin fin, inmerso en cuantiosas deudas y secuestrado por una pandilla de concesionarios inescrupulosos que sólo ven el interés de su bolsillo.

Nada simbolizó más, en la mente de los electores, el desgaste del gobierno duartista que la gigantesca crisis del transporte y las fotomultas. A partir del uno de octubre será responsabilidad de Corral resolverlos, por el bien de los usuarios y de los chihuahuenses en general, que tenga éxito, esa gente merece respeto.

Larga charla e informal tuvieron ayer Javier Corral y Memo Luján, en uno de los restaurantes de la Juventud. Después de Barrio, Memo es probablemente el panista, más cercano a Javier Corral, juntos han permanecido en las buenas y en las malas dentro y fuera del PAN.

¿De qué hablaron? Sólo ellos sabrán, como se dijo, era una plática informal, no obstante el encuentro es interesante, dado que se realiza antes de que el gobernador electo haga vacaciones. Memo será uno de los hombres más influyentes del gabinete y en consecuencia de la entidad.

Pablo Cuarón es otro de los empresarios que tendrán preponderancia en la administración de Javier Corral. Es familiar del principal financiero en la campaña del candidato del PAN, además declinó a su favor de último momento. Eso cuenta.

Dicen que Cuarón podría ser Secretario de Finanzas. ¿Y memo Luján, por qué no? Son especulaciones prematuras, el deporte favorito de quienes alimentan la rumorología política en periodos transicionales. Ni Corral está claro de quiénes lo acompañarán en el gabinete, en campaña dijo que serían mitad hombres y mitad mujeres. Se ve muy ojona para ser paloma.

Desde que Virgilio Andrade asumió el mando en la Secretaría de la Función Pública, hace dos años, César Duarte no lo había visitado ninguna vez. No tenía necesidad establecer relaciones con el responsable de la transparencia y la rendición de cuentas.

Pero ayer la oficina de prensa de gobierno hizo circular un boletín, acompañado de una fotografía en la que aparecían el secretario y el gobernador al centro, flanqueados por Jesús Esparza, auditor superior del estado, y Juan José Baca, funcionario de la Contraloría estatal.

¿Qué mensaje pretenden mandar con la imagen? ¿Que anticipó una auditoría de su administración? Puede ser, es bueno ponerse el guarache en previsión de la espina, aunque a Corral esos movimientos lo tienen sin cuidado, tiene su propia agenda de justiciero.

Durante la visita que hizo a Héctor Barraza, Miguel Riggs pintó su raya con el PAN, en evidente indirecta para Maru Campos, presidenta municipal electa: “A mi no me eligió el PAN, me eligió el pueblo”, respondió con todas sus letras cuando le preguntaron sobre sus compromisos con el partido.

Desde luego que lo eligió el pueblo, el PAN únicamente lo puso en las boletas, por lo mismo la declaración parece llevar dedicatoria, pues por obvia resulta innecesaria. La relación del síndico con la presidenta municipal de su partido no empieza en los mejores términos, lo cual es hasta cierto punto normal, son funciones muy diferentes, Riggs simulará que hace su trabajo; Maru el suyo, pero siempre conteniéndolo para que no sea muy apasionado en sus auditorias. Relación tensa, por no decir friccionada, se anticipa en la alcaldía tras las declaraciones del síndico.

Si Jaime Beltrán del Río tuviese el menor sentido de la congruencia, jamás hubiese intentado el regreso, a modo de asalto, a la presidencia de ciudad Delicias, cuando una y mil veces dijo que permanecería alejado.

Como ese concepto no está en su vocabulario, con el cinismo del mundo buscó regresar, pero se le amotinaron los empleados, hasta que ayer llegó a un acuerdo pírrico con los alzados: regresa pero no moverá a nadie y reinstalará a los corridos. Los cuatro meses que falta de esa administración serán un desastre, es lo de menos, Beltrán del Río tenía la urgencia del año de hidalgo.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo