• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 0:39:36
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 39°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 0:39:36
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 39°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Deuda estatal, opciones de Herrera

| Jueves 16 Junio 2016 | 19:24 hrs

|

La otra prioridad durante la transición

Burocracia, zona de choque Corral-PAN

Pelean por lo que antes menospreciaban

L
a disyuntiva de Jaime Herrera, con relación a las finanzas estatales, es de miedo: o bursatilizamos o se genera una parálisis financiera en el estado, concluyó sin matices el influyente secretario ante legisladores y representantes de organismos empresariales.

Establecer una conclusión preliminar de su radical planteamiento es sencillo: el gobierno estatal necesita, sí o sí y a la de ya, liquidez para enfrentar sus compromisos de cierre y entregar la administración en condiciones operativas, por lo menos hasta salir el año.

Si algún secretario de Hacienda ha resultado creativo para proveer de recursos al gobierno, es Jaime Herrera. Recuerde que su ábaco sólo sabe sumar, no conoce de restas, ya que es el autor de las bursatilizaciones al fideicomiso carretero, los piquitos aquí y allá en Tránsito y tanto malabar que hace para captar recursos.

Por lo mismo espanta su advertencia ante empresarios y legisladores. ¿De verdad no hay más opciones para que Duarte entregue bien y a Javier no le reviente el problema en las manos antes de que concluya el año?

Para Jaime la respuesta sería no, de otra forma no hablaría de parálisis financiera, un concepto que ningún gobernador, entrante o saliente, quisiese escuchar. Es lo primero que necesitan saber, cómo recibe el cajón.

No obstante, Duarte lo ve menos alarmante, razonado con el criterio de un político, más que del técnico, ya que por separado declaró que hay otras opciones de solución. Deben existir otras alternativas, de alguna manera habrán de solucionar el problema de las finanzas, la parálisis es inadmisible.

Si Javier insiste en evitar la bursatilización de las partidas federales, será necesario que la política resuelva el problema, pues si en algo coinciden Duarte y Corral, es en una verdad de Perogrullo: el primero quiere cerrar bien; el segundo empezar sin la angustia de que no hay dinero ni para los recibos de luz o aguinaldos.

La deuda o puesto en sentido propositivo, los equilibrios financieros se instalaron como el tema principal de la transición. No podría ser de otra forma, todo se reduce al dinero.

No obstante la urgencia de dinero, “la otra prioridad” en la transición es mantener la violencia alejada del estado. Chihuahua conoce las consecuencias nefastas de vivir con la zozobra de la inseguridad; la ha padecido como sociedad y sabe que sale tan cara como la inflación, con el agravante de que las víctimas no se cuentan solamente en quiebras financieras, sino en la pérdida de vidas humanas inocentes.

Ayer hubo una reunión de seguridad encabezada por César Duarte, en la que estuvieron también presentes el edil Javier Garfio, funcionarios de los tres niveles y el Secretario general de Gobierno.

Ofrecieron datos positivos, como lo han hecho en los últimos años. Sin ponerlos en duda, es pertinente comentar que las estadísticas son relativas; el clima de incertidumbre que se observa en las principales ciudades de la entidad, manda señales de alerta.

Los espacios vacíos o la debilidad en el gobierno, son factores advertidos de inmediato por los grupos criminales, quienes ven la oportunidad para afianzar sus imperios del mal y sueltan su gato a retozar. Si la coyuntura del relevo no contribuye a evitar la violencia, se pueden fortalecer los grupos criminales y en lo que vuelven a debilitarlos, las calles se tienen de sangre.

Por esta razón fue mala señal la ausencia del Fiscal González Nicolás en esa reunión; deben permanecer concentrados hasta el último minuto. De inmediato se alimentaron los rumores de que se va, alentados días atrás por las declaraciones de Memo Dowell, diciendo que los funcionarios de seguridad, desde el Fiscal General, hacia abajo, podrían dejar el cargo antes de que termine la administración, pues tienen mejores ofrecimientos laborales. Aguas: con la inseguridad no se juega, no es cosa de chambas o coyunturas.

Una noticia de aliento a los burócratas de medio pelo para abajo y varios hacia arriba, preocupados por su permanencia en la nómina, tras el triunfo del PAN, en diferentes momentos y utilizando varios mensajeros, Corral hace trascender que no va contra los empleados de gobierno; que la suya es una batalla contra César Duarte y su primer círculo.

¿Usted, señor burócrata, daría por buenos los trascendidos? Seguro se trata de una convicción sincera del gobernador electo, pues tiene información maciza de que una cantidad importante de votos a su favor salieron de la burocracia estatal, lo cual suavizaría su criterio al momento de tomar la decisión de cuántos y quiénes salen.

Sí, pero una cosa es que Javier tenga la convicción sincera; y otra que la lleve a cabo. La fila de los panistas que esperan ingresar al gobierno se cuentan por miles: tenían dieciocho años esperando, algunos hasta viejos se hicieron. ¿Dónde los acomodarán?

No es problema menor, pues además está claro que su triunfo no se debió exclusivamente a los panistas; saben que el voto de la irritación contra Duarte y Peña Nieto fue determinante para ganar.

La batalla burocrática, en apariencia menor, causará las primeras fricciones entre el nuevo gobernador y su partido, asegúrelo. Mario Vázquez o quien asuma la presidencia del PAN en su lugar insistirán en abrir espacios. A ellos les urge y no quieren saber detalles.

Los apuros priistas son otros: hoy pelean por lo que antes menospreciaron. Los diputados electos pierden la cabeza discutiendo sobre el coordinador parlamentario, ignorando que el mandón será el coordinador del PAN: que Valencia, Adriana Fuentes, Karina Velázquez, fulano de tal, cualquiera la pretende.

Inocentes, a falta de pastos en general, antes de que protesten el cargo tendrán un presidente de partido o bien un delegado en oficio de presidente, quién recibirá línea directa del CEN o del tlatoani que haga les veces de “gobernador de los priistas”, será el que resuelva los términos de la dirigencia.

Por lo pronto pueden seguir jugado a la democracia, dado que tienen poco que hacer, por no decir nada; ocupándose en esos detalles hacen menos daño. Serenos, la transición en el PRI apenas inicia, aguarden noticias del Altiplano. ¿Alguna vez fue diferente?

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo