• Martes 13 Noviembre 2018
  • 21:04:59
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • -1°C - 29°F
  1. Martes 13 Noviembre 2018
  2. 21:04:59
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. -1°C - 29°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Finanzas, el gran tema de la transición

| Lunes 18 Julio 2016 | 00:12 hrs

|

Baeza-Barrio; Duarte-Corral, dilemas

ViveBús, el largo camino de la requisa

 L
a fragilidad de las finanzas estatales es mayor de lo que muchos imaginaron, incluidos especialistas de las finanzas públicas, antes de que hubiese noticias del gobierno panista, es decir antes de las elecciones.

Las declaraciones más apremiantes de Jaime Herrera, en relación a la idea de resolver los asuntos antes de que llegue octubre, están resultando un llamado a la desesperación.

El secretario de finanzas entiende mejor que nadie la situación económica del gobierno y desde su punto de vista –según ha dicho en corto- no hay dinero para cerrar la administración. Como quien dice es un gobierno que vive al día, así de trágico la presentan en público y en privado.

Los números no son asuntos de política, los usan los políticos para intereses sociales o personales, pero no están directamente asociados al ejercicio político. En esa condición no hay seguridad de lo que sucede en gobierno, pero cada vez son más claras las luces amarillas que tienden a convertirse en rojas.

Por más interesado que se muestre Javier Corral en frustrar las últimas maniobras financieras de la administración Duarte, debería pensarla bien y observar una actitud de gobernador en funciones, dado que lo será desde el cuatro de octubre.

En los círculos más elevados del panismo corre información en el sentido de que Corral debe abandonar su actitud pendenciera, propia de campaña, y concentrarse en lo que viene: el arte de gobernar, lo que no implica abandonar sus propósitos justicieros, únicamente darse cuenta que hay otras tareas que merecen su atención.

¿Cuál es la información oficial recibida por Javier Corral sobre las finanzas estatales? Es fácil suponerla, igual o algo muy parecido a lo que Jaime Herrera ha repetido constantemente, la existencia de un severo problema de liquidez.

Hasta hoy la responsabilidad del gobierno recae en César Duarte, pues tiene la obligación de entregar un gobierno en condiciones financieras manejables, la parálisis es sencillamente inadmisible e impactaría en toda la economía estatal.

Pero a partir de octubre la responsabilidad será del nuevo gobernador, cuyo nombre es Javier Corral Jurado, la persona por la cual votaron más chihuahuenses en la pasada elección.

Desde ese punto de vista, no puede asumir una actitud irresponsable, generando nerviosismo en las instituciones financieras a efecto de que desechen la convocatoria a la bursatilización, pues su misma actitud de rechazo impactaría en su administración.

Las casetas son un patrimonio de todos los chihuahuenses desde que Fernando Baeza las puso en operación para financiar una obra que a todos beneficia. Ahí está la carretera y los tiempos reducidos de traslado. Sobre su utilidad no hay discusión.

En la campaña del 92 Francisco Barrio prometió quitarlas en todo el estado, probablemente tenía la sincera intención de hacerlo, pero en cuanto supo lo que significaban olvidó el tema y a otra cosa mariposa, se tragó sus palabras.

A las fechas vigentes cualquier chihuahuense le gustaría ir de Juárez a Jiménez sin pagar un centavo o detenerse en las casetas, pero la realidad es que ahí están, hay que pagar para poder pasar y eso se debe al esquema financiero encontrado por Baeza para los dobles carriles, y a la decisión de Francisco Barrio por mantenerlas.

Traído el dilema de Barrio a la actualidad, es comparable con el de Javier Corral, no sólo porque se trata del dinero ingresado a las casetas, sino también por su convencimiento de que están siendo manejadas desacertadamente.

¿Cómo pueden Duarte y Herrera decir que la bursatilización no es una deuda? Sus argumentos son tan desafortunados que carecen de toda credibilidad, pero se apegan a que técnicamente no lo es, pues están soportados en los ingresos carreteros.

Suponen que Francisco Barrio, Patricio Martínez y Reyes Baeza no tuvieron la ocurrencia de bursatilizar los ingresos carreteros o que les faltó iniciativa para pedir la concesión del presidente con el fin de entregar a Chihuahua la concesión a perpetuidad.

Desde luego que la tuvieron, sólo que decidieron mostrarse menos ambiciosos y ajustaron sus hipotecas a las fechas de su administración. También lo hicieron, es cosa de ir a los archivos para los detalles, pero no se sirvieron con la cuchara grande enviándolo hasta el infinito.

Es de suponer que Javier Corral está enfadado por esa condición, la de trasladar la hipoteca hasta el 2030. Tiene razón, muchos chihuahuenses piensan como él, por eso le dieron el voto para ganar la elección.

Sin embargo el señor gobernador electo necesita entender que esa y no otra es la realidad. O que le ponga de calificativos de malo, bueno, pésimo o regular, él será quién deba resolver cualquier problema que se presente en el futuro inmediato.

Lo sabía antes de ir a campaña; por lo tanto ahora no debe hacerse el sorprendido o decirse engañado. Hay que asumir las cosas como vienen y si piensa con amor a Chihuahua y sentido estadista, dentro de cinco años entregar las fianzas estatales en mejores condiciones.

Otro tema que tiene pendiente el gobernador electo, dentro de los muchos que irán saliendo, es el transporte. Por algún motivo incomprensible dejaron en manos de la mafia el proyecto renovador, a sabiendas de que lo están tronado, de modo que hoy es un bodrio indescifrable hasta para los más expertos.

Con inusitada inocencia la Secretaría General emprendió un procedimiento legal para requisar a cada uno de los 528 socios, emprendiendo un juicio que ir a tribunales –se resolverá políticamente- entramparía el nuevo gobierno.

En la ciudad de Chihuahua es uno de los asuntos apremiantes, se podría decir que por eso, las fotomultas y las frivolidades, el PRI perdió las elecciones. ¿Quién será el que pague los platos rotos en los próximos cinco años? Corral no puede responsabilizar perpetuamente al PRI de todos los males de Chihuahua, en algún momento las culpas se recargarán sobre su gobierno. Es el desgaste de toda administración.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo