• Lunes 17 Diciembre 2018
  • 11:28:13
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 12°C - 55°F
  1. Lunes 17 Diciembre 2018
  2. 11:28:13
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 12°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Tiempo de mirar hacia la UACh

| Martes 02 Agosto 2016 | 00:42 hrs

|

Directores con brújula imantada

Garfio encampañado, ¿le valdrá?

Rodrigo de la Rosa al relevo de Dowell

L
os directores universitarios salieron de vacaciones con la brújula de la sucesión imantada y regresaron de la misma forma, sin tener idea de por dónde va la decisión del nuevo rector y algunos consumidos por la incertidumbre de lo que pueda hacer César Duarte con su última tejita de poder o saber hasta dónde intervendrá Javier Corral.

Los más lagartones tienen esa duda despejada, saben que Duarte y sus operadores están impedidos para intervenir en la Universidad, ciertos de que Corral meterá los brazos hasta los codos en la sucesión. Son nuevos aires.

¿Imagina usted a Liliana Álvarez cabildeando con el PAN para ganarse el favor del gobernador electo? Pues sí, se acercó a través de Álvaro Madero, ofreciendo a cambio de la rectoría, la dirección de Contabilidad para Nachito Rodríguez.

El otro que busca fortalecer sus conductos con la nueva clase gobernante es Enrique Carrete, director de Derecho. Se ha entrevistado por lo menos un par de veces con Mario Vázquez, quién de oficio pretende intervenir en la sucesión, sin que haya constancia de que su mediación sea confiable.

La ausencia clara e inequívoca de un representante del gobernador en los asuntos sucesorios de la Universidad, es una de las causas que desquician a los directores. Quieren moverse, pero no saben cómo ni con quién, por eso Liliana acude a un conocido desvinculado de la universidad y Carrete a la dirigencia del Partido, mientras alguno más espera que su esposa, diputada electa, saque la cara por él. Se agarran de lo que tienen a modo.

La convocatoria, según información de rectoría, será publicada el 15 de agosto, mismo día en que los estudiantes regresen a clases. Al final de esa semana habría rector electo, en consecuencia las próximas tres semanas son determinantes para los interesados.

Una primera condicionante para evitar convulsiones en la Universidad, es que Javier Corral establezca una línea de comunicación confiable y segura con el rector Enrique Seáñez, a fin de que no haya teléfono descompuesto durante la sucesión. Esa línea de comunicación no existe hasta el momento.

Desde fuera los que más han hecho por la rectoría son Alfredo de la Torre y Jesús Robles Villa. Por razones naturales el Consejo de Directores les pone las cruces, pero son los que más han socializado sus proyectos y Robles Villa, acéptese o no, guarda una historia larga con el panismo.

Ambos sufren la dificultad impuesta por la misma Ley Orgánica, pues una de las condiciones para llegar a la terna de rector es que los candidatos deben ser propuestos por el Consejo Técnico de alguna facultad.

¿Cuál sería la que proponga a uno de ellos o incluso a los dos? Dado que los directores insisten en la idea de proponerse a sí mismos, para cerrar el camino a los “externos”, ese sería uno de los obstáculos más complicados a vencer. De hoy hasta la primera quincena de septiembre, cuando elegirán a los directores, los reflectores estarán sobre la Universidad, ojalá que todos los actores se comporten con madurez para evitar alteraciones.

Javier Garfio sigue trabajando como su estuviese en campaña, mantiene acelerado el paso. El PRI perdió hasta la camisa, pero el edil muestra una actitud diferente al resto de los priistas, inaugurando obras, apresurando otras, recibiendo gente y ayer hasta hizo tierra en Juventud y Cantera, donde movieron los sentidos del complicado crucero para eliminar semáforos y dejar la circulación continua.

Se le nota más tranquilo que durante la campaña y no se diga la pre. ¡Uff! De la que me salvé, ha de pensar cada que recuerda la dolorosa derrota de Enrique Serrano, pues él pudo estar en esos zapatos.

Comprobado está: no hay mal que por bien no venga. Además los juarenses le hicieron el favor de relevarlo en sus responsabilidades de coordinador de la campaña, cargo que desempeñó durante la designación de candidatos. Otro peso menos, se bajó –o lo bajaron- de la locomotora antes del choque frontal contra una muralla de electores irritados.

Libre de los prejuicios anteriores, hoy se mueve a sus anchas confiando en que su trabajo habrá de redituarle dividendos políticos en corto plazo. Sabe que en dos años habrá elecciones y se ve como activo para su partido. ¿Le valdrá el trabajo realizado? Debería, ha sido muy bueno, pero eso depende de muchos factores, la política es ingrata, falta ver quién se queda con el PRI.

Anotación al margen en torno al conflictivo crucero. Todo movimiento en la ciudad genera polémica, la gente tiene sus observaciones muy particulares y las expresa, pero la primera jornada resultó francamente positiva, el nudo se deshizo en las dos laterales más apretadas, objetivo del cambio.

La verdadera prueba será cuando regresen a clases en educación básica, sin embargo por lo visto ayer se trata de un acierto, a pesar de lo que digan en el Consejo Consultivo de Tránsito, aunque poco cabría esperar de ellos, son entusiastas apoyadores de las fotomultas tan ampliamente condenadas porque los conductores, las ven como un atraco a sus bolsillos.

El oportunismo de López Obrador. Ayer se tomó la foto frente a una bomba de gasolina, para decir que Peña Nieto y “la mafia” están robando al país. Esta vez sus asesores se equivocan en la forma, engolosinados porque les pegó eso de que “ni Obama lo tiene”, refiriéndose al avión presidencial, refritearon un “ni el Chapo hace esos negocios”, por el aumento a las gasolinas.

Usualmente son consistentes con sus mensajes al pueblo, es una habilidad que acompaña al tabasqueño desde que trascendió a la política nacional, pero esta vez chafearon. Nada para preocuparse, tendrán muchas oportunidades, Peña y su gobierno les hacen la campaña, con tanto error en que incurren, da la impresión que se empeñaron en llevarlo a los Pinos.

Rodrigo de la Rosa entró al relevo de Memo Dowell, cuyo desgaste ha sido feroz en las últimas semanas. Ahora fue el coordinador de la fracción priista en el Congreso, quien declaró que apelarán la sentencia del Tribunal, sobre la derrota de Serrano. Son masoquistas, les gusta sufrir; llevar el caso a México es como pasear un muerto cuyo proceso de descomposición ya incomoda.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo