• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 11:40:46
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 39°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 11:40:46
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 39°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Bursa regresa al camino de la negociación

| Jueves 04 Agosto 2016 | 00:12 hrs

|

Reencuentro Corral-Chacho, mensaje alentador

Microbuses, desesperada acción contra la mafia

Rumbo al Estado fallido y Peña de Vacaciones

E
l proceso de bursatilización observa un comportamiento de Montaña Rusa; de profundos y vertiginosos altibajos. Cuando parecía que los equipos de transición planchaban, a estirones, los espinosos temas de la crisis financiera, interviene Mexicanos Contra la Corrupción interponiendo un amparo que otorgó el juez primero de distrito, Juan Antonio Trejo Espinoza.

Ante la emergencia no advertida en su radar, César Duarte y su secretario del ábaco mágico, Jaime Herrera, se movieron de prisa, lo mismo ante la Secretaría de Hacienda federal, que con los representantes de Corral, Gustavo Madero y Arturo Fuentes Veles, mientras Mario Trevizo atendía el aspecto legal.

La conclusión de la frenética movilización tras el amparo, es que habrían establecido un acuerdo que les permita bursatilizar tres de los seis mil millones de pesos aprobados por el Congreso, dejando al próximo gobierno una cantidad suficiente para cerrar el año sin contratiempos y bajo el entendido de que destinaría el resto del dinero al pago de proveedores sin sospecha de negocios oscuros en la presente administración.

La compleja operación financiera iniciaría, sin obstáculos, el próximo lunes, una vez que el circuito colegiado ponga freno al endeble amparo entregado por Trejo Espinoza. De acuerdo con los abogados de gobierno es fácilmente rebatible, como dijo Corral de la impugnación: no tiene asidero.

La conclusión general es que la operación financiera regresa al ámbito de la negociación, de donde nunca debió salir. De corresponder las versiones anteriores a los hechos, dado que no hay versiones oficiales al respecto, lo anterior significa que Duarte y Corral retroceden un paso, haciendo pausa en su absurda confrontación.

Una pregunta en apariencia fuera de tono: ¿Promovería Memo Dowell, en la hipótesis del acuerdo para la bursa, su apelación a la sentencia del Tribunal Electoral de Chihuahua, sobre la elección estatal?

La pregunta guarda pertinencia por que lo político está directamente asociado a los asuntos administrativos. Puestos en esa tesitura, se supone que también el PRI dejaría las cosas como están, pues una apelación introduciría nuevos elementos de choque.

Por otra parte y alejado de cualquier acuerdo transicional, el PRI –con eso de las impugnaciones- pasaría de lo ridículo a lo risible; en lugar de dar pena darían lástima, no hay forma legal ni política que le permita desbarrancar esa elección. Pero en fin, hoy también habrá noticias al respecto, dicen que Dowell viajó ayer a México para buscar el apoyo del CEN, mientras en Chihuahua espera el consejo de sus 650 abogados para proceder.

Con dificultades y atorones imprevistos, al fin da la impresión de que la transición intenta tomar forma, alejarse de odios y venganzas absurdas, para adoptar matices de racionalidad política y administrativa, cuya ruta hace válida la máxima universalmente conocida: cuando más oscuro está, es que falta menos para el amanecer. Ojalá, Chihuahua no puede estar a merced de vendetas poselectorales.

Javier Corral envía mensajes de comedimiento, civilidad y ecumenismo político, actitud que refresca el pesado ambiente poselectoral de la entidad. Ayer se reunió en la Calesa con el candidato independiente, Chacho Barraza, quien consiguió un cuarto de millón de votos en la pepena electoral. No se habían visto desde el debate, buena señal.

Sonriente, platicador, ameno, el gobernador electo parecía disfrutar sinceramente de la charla, interrumpida a intervalos por cuanto comensal de la se acercó para saludarlo, como si hubiese vuelto a campaña.

Es como los chihuahuenses quieren ver a su nuevo gobernador, incluyente y afable, lo que no riñe con sus propósitos de promover acciones legales contra Duarte o cualquiera de los funcionaros en la administración que se va, sino como el gobernante del estado. Lo cortés no quita lo Corral, lo hace lucir mejor.

En la seguidilla de errores, indiferencias y omisiones que terminaron por destruir el proyecto del Vivebus y hacer polvo miles de millones de pesos –de haberlos ahorrado y recuperado hoy no hubiesen tenido necesidad de bursatilizar nada- Gustavo Morales anunció ayer la medida más desesperada de todas: introducir 150 microbuses para rutas específicas.

Ciudades como Juárez las desecharon hace tiempo, en el D.F las conservan como mal necesario en las peores colonias y otras plazas importantes también las abandonaron por inoperantes, mientras en Chihuahua las anuncian como solución novedosa a un problema generado por la debilidad del gobierno y la actitud mafiosa de las organizaciones del transporte.

Tendrían éxito a menos que las concesiones sean entregadas a la mafia y les permitan establecer la cuota que ellos fijen, de otra forma no habrá empresario serio que desee invertir en unidades nuevas, siendo que gobierno es incapaz de ofrecer garantías para circular.

Dejen las cosas como están, a partir de octubre cuatro el responsable de levantar ese tiradero será Javier Corral. Percátense de que se mueven sobre una superficie pantanosa, mientras más hagan por salir, más se hunden.

Ahora, si de plano no encuentran otra solución para contener a la mafia, que los usuarios se arrodillen en cruz implorando a la Virgen de Guadalupe y a todos los santos porque la mafia no detenga el servicio. Como dijo el autor anónimo: “estábamos mejor cuando estábamos peor”.

No obstante las complicaciones, Chihuahua es sólo un pálido reflejo de lo que sucede en otras regiones del país. En el suroeste los guerrilleros enquistados en las secciones magisteriales adheridas a la CNTE, toman carreteras, aeropuertos, oficinas públicas, se plantan zócalos y plazas principales, desquiciando al comercio y el turismo en Chiapas y Oaxaca, desprecia toda autoridad.

No hay duda de que se trata de movimientos cercanos al terrorismo, guerrilleros urbanos concentrados en incendiar el país. La inacción de las instituciones frente a esos desafíos pone a México próximo al Estado fallido. Ni en la capital del país se atreven a contenerlos.

La última medida adoptada por comerciantes y empresarios del turismo en los estados rehenes de la guerrilla, es que no pagarán impuestos y eventualmente ellos mismos cerrarán negocios y hoteles, esperando que su angustiante llamado sea escuchado en Los Pinos. No pueden más.

Por toda respuesta gubernamental Gavino Cué oculta cabeza; Osorio Chong monta mesas de negociación sin agenda, cuidando las palabras cuando habla de la fuerza pública, no sea que los voceros de la guerrilla se molesten y desplieguen el estribillo de represión; y Peña toma sus vacaciones. Mejor campaña para López Obrador no hay: sus enemigos le hacen la tarea.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo