• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 9:50:00
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 0°C - 32°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 9:50:00
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 0°C - 32°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Choca Palacio con Armando Cabada

| Martes 11 Octubre 2016 | 00:09 hrs

|

María Eugenia Campos hace historia

Garfio, el gran solitario del presídium

Recomiendan secuestrar camiones

M
iguel Mancera y Jaime Rodríguez, el Bronco, hicieron un espacio amplio en sus agendas para asistir a la ceremonia donde Armando Cabada protestó el cargo de presidente municipal, en Ciudad Juárez. Ambos dejaron momentáneamente sus tareas, siendo que uno gobierna la ciudad más importante del país y otro el estado con mayor desarrollo económico.

Al gobernador Javier Corral le pareció más importante asistir a las ceremonias de los alcaldes en Santa Bárbara, el Oro, Allende y Parral. El desaire a la frontera y en particular a Cabada es claro, así haya dicho que Juárez es prioritario para su administración.

Imposible tapar el sol con un dedo o forzar simulaciones inaceptables, el gobernador tronó con el edil independiente de Juárez por el nombramiento de Jorge González Nicolás como jefe policiaco.

Hasta dónde llegan los personalismos, por sus diferencias la ciudad con más población y de mayor desarrollo económico en la entidad está en riesgo de permanecer otros dos años rezagada por asuntos de politiquería menor.

Son las contradicciones de Javier Corral, postula el discurso democrático y en favor del municipalismo, pero castiga con toda la fuerza de su desprecio al edil que osa desatender sus recomendaciones. No es correcto, Juárez merece una mayor atención y sólo podrá recibirla en una eficiente coordinación entre municipio y Estado.

Cabada y Corral iban muy de la mano durante la campaña, sin embargo chocan al primer día de sus gobiernos, hecho que anticipa una relación ríspida del gobernador con los alcaldes más importantes de la entidad, precisamente Cabada en Juárez y Maru Campos en Chihuahua, pues la historia de desencuentros entre Maru y Corral está bien documentada.

Mientras gobiernen Corral y Maru habrán de tolerarse, pero en cuanto regresen las decisiones internas por las próximas candidaturas chocarán de nuevo; la alcaldesa pretende reelegirse y el mandatario impulsar al sindico Miguel Riggs como candidato de la capital.

Total, los únicos que la llevan son los electores, como siempre cuando quedan en medio de dos empoderados.

En la capital María Eugenia Campos Galván hizo historia: es la primera mujer presidenta municipal de la ciudad, hecho que por sí mismo la pone en sitio aparte al resto de los alcaldes. No obstante una cosa es pasar a la historia por motivos de género y otra como excelente alcaldesa. A eso debe aspirar Maru, a un ejercicio de resultados, honestidad y transparencia.

La gente votó por ella en razón de los mismos motivos que lo hizo por los otros candidatos panistas o independientes: el contundente rechazo a un gobierno corrupto y corruptor. No defraudar a los electores que le entregaron su voto en represalia a otros, es su obligación social y responsabilidad política, pues además regresará a las urnas en menos de dos años.

Su discurso dijo poco, superficial en muchos aspectos, si acaso logró incomodar a Javier Garfio, el gran solitario de la plaza, cuando habló de que el mismo desastre económico del gobierno estaba en el municipio. Eso no lo había dicho antes. ¿Encontró el caos o se cubre a blancas?

Además del reclamo al edil saliente, lo más trascendente fue hablar del transporte y asegurar que tiene la solución para acabar con el bodrio que ofende a la comunidad en su conjunto, no sólo a las personas que los usan, y que ayer mismo empañó su toma de protesta, paralizando desde temprana hora el centro de la ciudad.

Si Maru aporta la solución al transporte, tarea que no está en su esfera de competencia, habrá garantizado la reelección, primer objetivo político antes de buscar la gubernatura, dentro de cuatro años. Para eso falta que se coordine con Javier Corral, con quien se le dificulta la relación.

En cualquier caso vale el reclamo hacia la administración pasada: el PRI perdió todo por agachón y cómplice de un gobierno que se consumió a sí mismo ocupado en su insano apetito de poder. Hoy les toca apechugar.

Por lo demás estuvo bien arropada:  Javier Corral que faltó a Juárez estuvo presente en Chihuahua, además la acompañó Margarita Zavala, Ernesto Cordero, los secretarios del gabinetes y especialmente los ex presidentes municipales priistas, incluido el ex gobernador Patricio Martínez. No se puede quejar, empieza bien, que así termine, por Chihuahua y por ella misma.

Tómelo con la mayor prudencia, póngalo bajo reserva o si prefiere darlo por volada está bien, pero en el mundillo de los camioneros detectaron que de la Oficina del Transporte, a cargo de Guillermo Hernández, salió la sugerencia de que los usuarios secuestren camiones en las colonias más afectadas por el mal servicio. Ayer secuestraron uno de la ruta Sierra Azul.

La verdad es que los usuarios no necesitan que los alienten para tomar represalias contra los camiones, están hartos del pésimo servicio: les cobran ocho pesos hasta la terminal, los camiones circulan sin horario establecido y además son portolas rodantes a todas luces indignas. Enfadados no tienen otra forma de desahogar sus frustraciones.

Ahora, si la autoridad los incita a tomar los camiones será porque de plano encontró en el camino de la anarquía una alternativa de solución al problema generado por la pandilla Zapata-Lozoya. Aseguran que hay indicaciones de llegar a cancelar concesiones, amenaza que ningún otro gobierno ha cumplido. ¿Se animaría Corral?

Mientras las nuevas autoridades del transporte aliente, por lo bajo, el secuestro de unidades, los choferes bajo la férula de la CTM se apostaron frente a Palacio con la misma cantaleta de siempre: que no les pagan, y la mafia encabezada por Lozoya permanece en la oscuridad alentado el desorden. De esa manera imposible, es sin exagerar, el mayor caos imaginable.

Son tres expresiones de un mismo problema: los usuarios desesperados por el alto costo y el pésimo servicio; los choferes manipulados por sus patrones agravando el problema y los concesionarios fingiendo demencia, cuando son los que ahogan el sistema.

Ojalá que a Javier Corral no le tiemblen las corvas y obre con energía donde Duarte fue negligente, omiso y para gusto de sus detractores hasta cómplice. El nuevo gobierno sabía que encontraría un batidero en ese departamento; actuar con energía y rapidez para resolverlo cuanto antes es por ahora la mayor responsabilidad que tienen con la gente humilde de Chihuahua, a quienes el nuevo gobernador prometió atención especial.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo