• Lunes 19 Noviembre 2018
  • 12:06:22
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 18°C - 65°F
  1. Lunes 19 Noviembre 2018
  2. 12:06:22
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 18°C - 65°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

* Maru: show particular de la corrupción

| Jueves 24 Noviembre 2016 | 00:07 hrs

|

* Corral-Cabada ¿Regresó el amor?

* Cambio 16, mal despertar de la gaceta

* Transparentar la transparencia

 S
u rostro no era de convencimiento pleno, lucía incómoda y por momentos desesperada e insegura; sin embargo, doña Maru Campos sorprendió a la política doméstica con la puesta en escena de su particular “show de la corrupción”, intentando desde el municipio empatar con Javier Garfio, el empeño de Javier Corral contra César Duarte.

La diferencia es que Corral y Duarte chocaron desde la campaña e incluso antes –recuerdo el bochornoso episodio de los hermanos en el Senado- mientras que Maru dispara luego de una entrega-recepción tersa, que preveía tranquilidad para Javier Garfio y los funcionarios que lo acompañaron en su administración.

Ilusión. La alcaldesa decidió actualizarse en las denuncias de corrupción y ayer se arropó en su secretario del Ayuntamiento, César Jáuregui y otros funcionarios para salir a medios con el fin de hablar sobre un presunto quebranto a la administración municipal, por 180 millones de pesos, desdoblado en diversos rubros.

Desde luego contenida y expresa la amenaza de que turnarán los expedientes a la Fiscalía General del Estado, para que proceda según lo establezca la ley. Es decir, también en la alcaldía preparan sus propias demandas contra exfuncionarios priistas.

Javier Garfio no es hombre que se oculte o baje la cabeza ante las adversidades; lo más probable es que salga a dar la cara, intentando contener una posible andanada de rumores y versiones que lastimen su administración, hasta ayer desasociada a señalamientos de corrupción.

Pero no podrá evitar que le duelan las observaciones, siendo que su relación con Maru se suponía de primera, al menos es lo que observaron los chihuahuenses durante el largo tramo de la entrega recepción. Hasta compartieron una fiesta iniciada por Garfio y concluida por Maru, a manera de celebración por su victoria.

Pero la política es la política y la señora tiene necesidad de reelegirse e intentará cuanto recurso esté en su mano con tal de lograr el objetivo. En ese propósito las buenas relaciones quedan a un lado, es algo parecido al “si te vi ni te conozco; yo por mi lado y tú por el tuyo”.

Si en Chihuahua rompen lanzas los que antes se querían,  en Juárez se reconcilian los que se retiraron hasta el saludo. No es que Javier Corral y Armando Cabada hayan hecho suyo el concepto etéreo de la república amorosa lopezobradorista, sin que a ninguno de los dos les falten ganas, pero al menos ya sonríen en público y comparten presídium sin romperse, uno a otro, las tibias bajo la mesa ni despedazarse a dentelladas.

Como decía el “chango viejo”, también conocido como Teto Murguía: para demostrar el amor hay que dar a la pareja un besito en público. Algo parecido es lo que hicieron ayer Corral y Cabada durante la presentación del Plan de Desarrollo Regional para la Frontera. Se dispensaron su besito frente a la clase política.

Fuera de interpretaciones amorosas y superficiales, era y sigue siendo un desatino mayúsculo que Corral insistiese con mantener en la ley del hielo al edil juarense ¿Está levantada? Quizás no del todo, pero están en el camino correcto ¿Recuperarán el tiempo perdido?

Sus personalismos, soberbias o rabietas no pueden estar por encima de los intereses de una comunidad tan importante como Ciudad Juárez. Ojalá resuelvan sus diferencias o desacuerdos definitivamente, pues la coordinación institucional no se alimenta de sonrisas en presídiums o mensajitos de celular.

Es necesario acreditarla en los hechos, de preferencia ponerla en blanco y negro en las leyes de ingresos. Para eso el gobernador necesita demostrar que Juárez es su prioridad y el edil que sabe aprovechar eficientemente los vastos recursos estatales aplicables a la frontera.

Dos preguntas morbosas: Si realmente están llegando a un punto de acuerdo ¿Qué sucederá con González Nicolás? ¿Lo mantienen al frente de la policía o lo entregan como ofrenda al nuevo tlatoani?

La pregunta guarda pertinencia porque Corral es de rencores largos;  pregunte a varios de sus compadres y examigos, es una ingenuidad suponer que se tragará el sapo viendo al fiscal de Duarte al mando de la policía. Por lo pronto es buen inicio para Juárez ver juntos al gobernador y al edil independiente.

Cambio 16 es el nombre de la gaceta de gobierno, diseñada para cubrir el espacio donde las redes sociales tienen escasa penetración. Unos 300 mil ejemplares semanales, a fin de que nadie desconozca la agenda de gobierno.

Los malquerientes de Corral encontraron de inmediato que podrían acusar al gobierno de plagio, eligieron el nombre de revista española para identificar su gacetilla. Nunca falta el pelo en la sopa, desde luego que hay riesgos de una demanda, a menos que los españoles haya autorizado al gobierno de Chihuahua, usar su nombre.

En cualquier caso es mal inicio para el semanario de Corral, quizás el autor del nombre merezca una reprimenda, mínimo. Por lo demás, interesante el esfuerzo editorial, cuiden únicamente no convertirlo en culto a la personalidad. Ése sería su reto, pues de lo contrario terminará como toda revista de gobierno, en la recicladora, lo que sería una lástima considerando la inversión para editarla.

Con el Instituto de Transparencia, en la administración Duarte sucedió lo mismo que con el resto de los organismos autónomos y los poderes Judicial y Legislativo; se plegaron sin resistencia a los intereses del gobernador. Hasta parecía que disfrutaban viéndose sometidos y ninguneados.

Hicieron un remedo de selección, revestido por un examen que en los hechos no servía para nada, pues los consejeros se adjudicaban en componendas políticas entre diputados del PRI, PAN y PRD. Cada consejero sabe quién en su padrino ¿Cierto, señores consejeros?

Ahora que vienen los relevos de los consejeros que agotaron sus periodos legales, el Congreso del Estado, de mayoría panista y a cargo de un coordinador cuyo origen de grupo es diferente al del gobernador, tiene la enorme oportunidad de mostrar independencia al Ejecutivo.

Le sirvieron a Corral la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia a su modo, una prioridad que el gobernador estableció desde su toma de protesta. Con el Ichitaip es diferente, ahí nadie habló de dignificaciones ni nada, si realmente los diputados del PAN son independientes y se saben respetar como legisladores, elijan sin sesgo partidista y transparente el proceso. La convicción democrática hay que sacarla del discurso y ponerla en práctica.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo