• Lunes 12 Noviembre 2018
  • 16:28:41
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 57°F
  1. Lunes 12 Noviembre 2018
  2. 16:28:41
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 57°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Peña comprende pero no entiende

| Jueves 05 Enero 2017 | 00:12 hrs

|

Patricio bordea la insurgencia

Omisión de Corral paraliza al estado

Los rehenes de una triple sin razón

U
sualmente prudente y conciliador, el senador perredista Miguel Barbosa dejó ayer una de las observaciones más criticas, entre las muchas que arrojó un día gris para los Pinos: “La decisión de Enrique Peña Nieto, confirmada en plenas jornadas de descontento por el daño que causarán las alzas a los petrolíferos, muestra que el presidente está ausente de la realidad”.

Soltó la perla luego del mensaje presidencial dirigido al país, en el que básicamente Peña dijo “comprendo el enojo ciudadano”, pero la medida era necesaria a fin de preservar la estabilidad económica, pues de otra forma hubiese sido peor para el país y la sociedad en general. Poco faltó para pedir aplausos.

Influyentes senadores del mismo PRI lo desmienten en privado, están desesperados por la radical medida que consideran un error de procedimientos, pues sostienen retirar gradualmente el subsidio y permitir que oferta y demanda establezcan el precio era mejor alternativa.

En lugar de la gradualidad y dejar el precio a la libre flotación impuesta por los mercados internacionales, Meade y los capitanes del neoliberalismo lo toparon hacia arriba, provocando que las gasolinas en México sean más caras que en Estados Unidos. Ahí radica una de las causas mayores de la irritación social.

Esta reflexión es aterradora, muestra a un gobierno aturdido al punto de la autoinmolación política, que teniendo opciones menos dramáticas –contrario a lo que dijo el presidente en su mensaje- decide apretar de un jalón sin estar preparado para contener o encausar la reacción.

En otras palabras, resuelven decisiones de alta importancia a la ligera y se quedan cruzados de brazos esperando la misma pasividad de la gente. Ayer quedó claro, Peña comprende el enojo, lo dijo en cadena nacional, pero no entiende las consecuencias de sus actos, tiene razón Barbosa: está ausente de la realidad.

Esa angustia interior y sorda que muestran los priistas encumbrados, estimuló la sensibilidad social de Patricio Martínez y lo puso al borde de la insubordinación, condición de la que sólo dista un paso a la insurgencia.

Al senador se le cargan los años, olvida que el PRI le dio todo y de pronto se pone quisquilloso por la obligada defensa que hace Enrique Ochoa del presidente Peña y su gasolinazo, violentando la legendaria institucionalidad priista.

Que uno solo de los presidentes locales del PRI durante su gobierno, fueron cuatro o cinco, lo hubiese contradicho en algunas de las decisiones más cuestionables –tuvo varias- de su administración, lo habría depuesto sin aviso previo. A nivel nacional es igual, Ochoa no tiene más que apoyar a Peña o entregar el partido ¿Alguna vez ha sido diferente en el PRI?

Encima, Patricio hace circular entre los miembros de su bancada, la carta de protesta dirigida al presidente de su partido, esperando una especie de adhesión ¿Busca la insurgencia o la independencia?

Ni Patricio ni los demás priistas encumbrados –en esta tampoco senadores ni diputados del PAN- tienen cara con que salir a protestar, pues cada que son requeridos levantan sin preguntar el dedo plegados a la política del “yesmen”. En su caso, tragarse el sapo sin hacer gestos sería más digno.

Javier Corral está peor, ponga que por lo menos igual, que Peña Nieto. Su renuencia a ejercer acciones ejecutivas para proteger a la ciudadanía, mostrando posiciones ambiguos o francamente alentando los bloqueos, tienen a la entidad próxima al caos y la parálisis económica.

Como Peña, Corral dejó pasar casi 60 horas antes de fijar una tímida y ambigua posición en torno a los manifestantes, mientras las organizaciones insurrectas mantenían estranguladas carreteras estatales e instalaciones de Pemex, provocando el desabasto que fatalmente llegó ayer.

Da la impresión que el gobernador tiene sentimientos encontrados; por una parte muestra su vena de izquierda opositora y por otra la necesidad de actuar para contener a los manifestantes.

No debería tener dudas, cierta e inequívocamente necesita ponerse al lado de la gente, ordenar el desbloque de carreteras e instalaciones petroleras y garantizar el abasto, pero hasta ayer en la tarde, casi 72 horas de anarquía, sólo respondió con amonestaciones que los líderes radicales tomaban a risa.

¿Qué sucedió en la reunión de gabinete? ¿Qué acciones acordó durante la sesión de trabajo con Peniche y los fiscales regionales? Con suerte hoy Chihuahua amanece libre de bloqueos y con las estaciones abastecidas, pero entrada la tarde prevalecía el escenario de caos.

Viendo la inacción de su gobernador, sería muy importante que los empresarios firmantes de aquel desplegado dirigido a Peña Nieto, en el que piden apoye con dinero al estado, firmen y publiquen otro donde conminen al gobernador a dejar las declaraciones y se decida actuar.

Esos empresarios, cuyos nombres son muy conocidos, han guardo cómplice silencio mientras industria y comercio pierden millones de pesos.

Los chihuahuenses ordinarios, la enorme mayoría, son tres veces víctimas: entre que Peña comprende pero no entiende, la ambigüedad de Corral jugando al tolerante de izquierda y la irracionalidad de los manifestantes responsables de los bloqueos, aparece como víctima una sociedad que sólo pide respeto y que la dejen  en paz. Son rehenes de una triple sin razón.

Muy plural, muy plural pero el gabinete de Javier Corral está partido a la mitad; por una parte los panistas que piden acción contra los manifestantes y la otra sus asociados de izquierda que atizan por lo bajo el caos. Esa condición lo paraliza y hace ineficiente.

En química como en la vida pública el agua no se mezcla con el aceite, preferible tener un gabinete menos exótico pero funcional, a uno que alimente el ego de político ejemplar, defensor de los derechos humanos y comprometido con las cusas de la izquierda, pero formado en los principios ideológicos de los fundadores del Partido Acción Nacional, único definido a la derecha en la geometría política, como se definió a sí mismo Corral cuando protestó el cargo. La teoría perfecta ¿qué tal la práctica?

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo