• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 22:16:57
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 3°C - 37°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 22:16:57
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 3°C - 37°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El 6.1 de Cabada contra el 5.2 de Corral

| Martes 17 Enero 2017 | 00:15 hrs

|

- Apunta Cano para nuevo pastor priista

- Burla y cinismo de Lozoya y la Mafia

- Galván, Yáñez, Lara, Elías, observados

E
n la carrera de las popularidades, alimento para el ego de políticos, Armando Cabada pegó primero a Javier Corral. Sin ser la suya una ventaja para presumir, en la encuesta realizada por GANTT Marketing, Investigación Estrategia, a petición del Diario de Juárez, el edil independiente aprobó apenas con 6.1, contra una nota reprobatoria de 5.2 entregada al gobernador Corral.

La carrera es de resistencia, de modo que los primeros cien días de gobierno son insuficientes para marcar tendencia, pero en este caso particular el dato es relevante por la confrontación entre ambos personajes a causa de González Nicolás, cuya desaprobación de Corral en su nombramiento de jefe policiaco marcó los primeros dos meses de ambas administraciones.

En la parte más álgida del desencuentro, Corral llamó a Cabada “el supuesto independiente”, invitando a los electores juarenses a prepararse para recuperar la ciudad en la próxima elección intermedia, la de junio del 2018. Ese primer domingo de junio será la meta volante de esta carrera que lleva a los dos de protagonistas principales, a pesar de que Corral no estará en las boletas.

Por eso el resaborsillo amargo del gobernador al conocer que los encuestados dejaron mejor parado al edil independiente, pues da la impresión que su verdadero concepto de prioridad para Juárez radica en que el PAN recupere la ciudad que regentó durante décadas.

Este pleito va para largo y es probable que no haya ganadores, pero si un gran perdedor: los juarenses.

Algo sabe Memo Dowell que no sabe el bajo PRI. Lo que sea, sucede que al fin hay señales ciertas del relevo en la dirigencia estatal. Ya era tiempo, seis meses cargando con el muerto insepulto eran demasiado hasta para un partido de piel endurecida y concha de tortuga galápagos.

Hasta final de año y todavía los primeros días del presente, los santones hablaban de un delegado en oficio de presidente. ¿Cambió el CEN de opinión? Es probable, pues también se sabe que la semana pasada hicieron tierra en Insurgentes Norte Dowell y Liz Aguilera, donde habrían recibido la luz verde para el cambio.

Tomando por buena la información, habría que apuntar a los prospectos más aventajados, pues si hablan de convocatorias es que la decisión estaría tomada, sin que necesariamente la conozca el presidente. En el cambio Dowell opina lo mismo que el bolero de la esquina, dada su alta responsabilidad en el tiradero que Duarte dejó a través de Serrano.

En primerísimo lugar ponga usted a Alejandro Cano, hombre al que Reyes observa con particular agrado y Patricio como servidor presto y escudero fiel. Es uno de los que no hacen ruido, precisamente por eso, sabe que los de arriba trabajan a su favor.

Otro sería Alejandro Domínguez, tiene una doble carta, su compromiso y lealtad a Duarte, positivo en alguien que no es de Parral y el visto bueno de Patricio Martínez. Su debilidad es que a Reyes no le llena el ojo, dado que ha sido profuso comentando que la derrota del PRI se debió a la confrontación Reyes-Duarte, entregando mitad y mitad de la responsabilidad a cada uno de los rijosos.

No me carguen ese muertito, dice Reyes con razón, sabiendo que la causa del tsunami es completamente atribuible a la corrupción y los excesos de Duarte, sumados a un pésimo candidato, también por él propuesto. Pero en esa interpretación Domínguez declara sus preferencias.

Luis Carlos Campos, exdiputado federal de Parral, también lleva chance. Es enteramente de Reyes Baeza, no obstante otros priistas lo ven corto para la dirigencia estatal y no deja de hacerles ruido el origen. Desde la Corriente critica iría Heliodoro Araiza y más atrás Javier Garfio, quién sólo llevaría de apoyo la carta credencial firmada por Duarte.

El problema del PRI no es conseguir presidente o simular unidad, los que han decidido mantenerse en el partido fingirán resignada disciplina y desganada aceptación en cuanto suceda el cambio.

Su reto está en la calle, en la gente que decidió darles las espalda tras la estela de corrupción duartista, los errores de Peña y el gasolinazo como cereza del pastel. Mientras no expulsen del partido a Duarte o emprendan una campaña para hacerlo pagar por sus excesos, permanecerá el descrédito. El enfado social es mucho. ¿En serio no lo advierten?

Burla, desvergüenza y cinismo del Güero Lozoya, lugarteniente de Zapata en la mafia del transporte, al pedir aumento de tarifa. Con tal de volver a la morralla de los años dorados, ellos mismos destrozaron el nuevo sistema y ahora exigen una tarifa de primera, cuando su servicio es equiparable sólo a las populosas ciudades del mundo subdesarrollado.

Nada más faltaría que el gobierno de Corral los consienta, está visto que los señores se han salido reiteradamente con la suya. Sea por temor, negligencia o complicidad con el gobierno anterior, hicieron lo que les vino en gana sin que nadie pusiese un alto a su empeño destructor.

Lo ha dicho reiteradamente GPS, Corral y su gobierno están frente a uno de los mayores problemas al inicio del sexenio, tienen la obligación de resolverlo para restituir la dignidad a los usuarios del servicio y someter a quienes, por fines estrictamente económicos, lo llevaron al caos.

Hay datos internos de que aún con el nuevo precio del diésel, los choferes de las rutas alimentadoras “liquidan” en promedio mil quinientos pesos por turno, tres mil diarios ya descontado el combustible y las buscas del chofer. Subieron por sus pistolas de siete a ocho pesos, al verse sin rienda fácil se les hace llegar hasta los diez. Ya midieron a Corral, sienten que no quiere pleitos.

Entre los sesenta expedientes que elabora la Secretaría de la Función Pública, de los cuales 15 estarían turnados a la Fiscalía General, además de los nombres de funcionarios asociados a la corrupción, hay algunos empresarios muy cercanos del pasado gobierno que tienen motivos para estar inquietos.

Entre ellos Jaime Galván es el primero y uno de los más vulnerables, es un cuestionado empresario que ha crecido en actividades opacas y francamente cómplices con los grupos de poder; Tito Lara y su desaseado manejo en Ficosec, José Yáñez, su nombre aparece en muchas operaciones comprometedoras, Anuar Elías –el de México, no el del campestre- lugarteniente de Duarte en las operaciones fuera de Chihuahua, Eugenio Baeza, por el Fideicomiso del Centro, el rey de las medicinas, Lalo Almeida, más los que se agreguen en el curso de las investigaciones. Pronto habrá nota, graneadita.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo