• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 2:05:54
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 7°C - 45°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 2:05:54
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 7°C - 45°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Perdidos los hilos de la seguridad

| Miércoles 15 Marzo 2017 | 00:09 hrs

|

Nacho Galicia debe una explicación

''El Pato'' Ávila: dijeron que siempre sí

''El Coco'', nuevo activista de Morena

Marquistas deshojando la margarita

 L
os últimos datos del Sistema Nacional de Seguridad, revelan que 2017 se presenta como el año más violento en la historia del país, desde que empezaron las mediciones en 1997.

Sí, más homicidios, incluidos los peores años de la fallida guerra de Calderón contra el crimen. Para el mes de enero el pico más alto sucedió en el 2011, con 1,867 ejecuciones registradas oficialmente, el pasado enero –último dato proporcionado por el Sistema- cerró en 1,938.

Entre todos los estados es Chihuahua donde más ha crecido la violencia, en muchos bajaron los asesinatos, como en el Estado de México, Guerrero y Nuevo León, entidades aterrorizadas en años pasados.

Durante enero del 2016 la entidad registró 77 homicidios, al mismo mes del presente año llegó a 121, un despunte próximo al cincuenta por ciento. Se acercan Baja California, Sinaloa y Veracruz, pero los tres quedan debajo de Chihuahua.

No se habla de recopilaciones periodísticas, estimaciones de organismos independientes o percepciones mal intencionadas; son datos oficiales del gobierno, por eso están acotados al mes de enero, aunque faltan los de febrero -los liberarán en los próximos días- y desde luego el cierre del primer trimestre, lo que marcaria tendencia.

A escala nacional la proyección espanta, pues los especialistas calculan que será sobradamente mayor a los 22,852 asesinatos del 2011, el más violento que dejó la era de Felipe Calderón.

Por desgracia, hoy como entonces, en esta campaña violenta Chihuahua es campeón. Prepárese: las expectativas de los especialistas son que la entidad está frente al peor año en cuanto a homicidios, tendencia que observa el ciudadano común, sin necesidad de recibir datos estadísticos.

Semanas atrás empezaron a matar en grupos: el fin de semana los cuatro en Juárez, dos policías de Aquiles Serdán en Chihuahua, padre e hijo también en la frontera y varios más de dos en dos. La cuenta es larga.

¿Están preparados Peniche y sus fiscales regionales para tiempos de guerra? Por lo que se ha visto hasta ahora, no. Es la pregunta que debe formularse el gobernador Javier Corral, responderla con sinceridad y actuar en consecuencia.

No es que la guerra venga: ya está en las calles de cada ciudad y pueblo de la entidad. La percepción es que el estado perdió los hilos de la seguridad. Trágico, esa película la vivieron hace poco los chihuahuenses, saben que es de terror, éxodo y parálisis económica.

Un subdelegado de Sedesol en Oaxaca, Carlos Díaz Aguirre, atropelló a dos motociclistas, tiró una barda y dañó dos vehículos mientras conducía en evidente estado de ebriedad. Su primera reacción fue hacerse el influyente y pedir atenuantes por su inconveniente estado, pero ante la evidencia lo cesaron del cargo.

Parecido lo que sucedió la noche del domingo pasado en la carretera a Cuauhtémoc. Nacho Galicia, director de Desarrollo Municipal del Ayuntamiento local, causó un aparatoso accidente que llevó a toda una familia al hospital, dejando en terapia intensiva a dos menores de seis y siete años. La foto que publicó ayer El Diario, donde bajan a Galicia del auto, da cuenta cabal de su estado.

Siempre hay la tentación de apelar a su condición de influyentes para evitar responsabilidades y con frecuencia intentar minimizar los hechos por “el estado”, pero la ebriedad es agravante, no atenuante, sin importar de quién se trate.

El señor funcionario debe enfrentar y resolver ese problema desprovisto de protección política. Nada más pónganlo así: que esos dos niños hubieran fallecido en el accidente… y que además fueran hijos de un panista encumbrado. Menudo problema tiene Nacho, pero él se lo buscó.

Siempre sí. Abajo las resistencias ideológicas y políticas de los diputados, porque desde Palacio dijeron que siempre sí y el sacerdote Javier Ávila, más conocido por “Pato”, quedó integrado al Comité Ejecutivo de Atención a Víctimas, cuya principal responsabilidad es indemnizar a las víctimas de la inseguridad.

El jesuita de Sisoguichi batea alto en el sexenio, dado que su recomendación bastó para nombrar a Tere, la Pety Guerrero en la remasterizada oficina de la Tarahumara, donde su primera y más importante acción fue acordar la indemnización por 70 millones de pesos a los ejidatarios de Repechique, por el viejo conflicto ejidal del aeropuerto en Creel.

Ahora el buen Pato manejará el fondo para las víctimas de la violencia, cerca de 30 millones de pesos. Ya se vieron las organizaciones de izquierda defensoras de los derechos humanos, todo quedará entre cuadernos.

Mientras Javier Corral empodera al clero de izquierda, se indispone con el Arzobispo Constancio Miranda, promotor de la campaña para regresar al viejo formato de las actas de nacimiento, cambiando el absurdo concepto de “filiación” por el tradicional de madre, padre y abuelos.

El padre “Negris” lleva bien esa tarea, firme pero sin faltar al respeto ha fijado sin ambigüedades la postura de la Arquidiósesis, desafiando a la autoridad secular. Las dos caras de la moneda, pero Corral no engaña, nunca ha negado su opción hacia el clero de izquierda.

En medios nacionales manejan una segunda vuelta de López Obrador a Juárez –en cuanto pueda dejar Nueva York, claro está- pero esta vez con más de quinientos empresarios, aunque sea de medio pelo para arriba, pues los dueños del pueblo siguen renuentes al proyecto moreno.

Ubican como los organizadores a Rafa Espino, Cruz Pérez Cuéllar y el “Coco” Reyes. Espino lleva años trabajando para el tabasqueño y Pérez Cuéllar se sumó al proyecto sin restricciones desde el año pasado, quiere su pluri.

Pero Leonel Reyes empezó a coquetear recientemente. ¿Desde cuándo es promotor activo? ¿Qué no lo tiene viaticando Granados en el ISSSTE? ¿O trae permiso para explorar nuevos mercados electorales?

Hablando de morenistas o en proceso de, ayer sesionaron en público los capitanes del marquismo. Para hacer puntos desayunaron en La Mansión, dado que ahora ninguno trae viáticos ni firma y hacer política con el bolsillo duele.

Ahí estuvieron Marco Adán, Heliodoro Araiza, quien sigue picando piedra para la presidencia del PRI, Eloy García y Teporaca Romero, triste por la falta de permisos de alcohol en la Plaza del Mariachi.

Siguen deshojando la margarita: nos vamos o nos quedamos, morenos o independientes; nos vamos o nos quedamos, morenos o independientes… Más vale una colorada que muchas descoloridas, todo menos la indecisión.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo