• Sábado 17 Noviembre 2018
  • 17:52:43
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 21°C - 71°F
  1. Sábado 17 Noviembre 2018
  2. 17:52:43
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 21°C - 71°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El demócrata; intolerancia sin bozal

| Miércoles 12 Abril 2017 | 00:29 hrs

|

Nacho, “hermano en dolor” de Leyva

Si la realidad te disgusta, cierra los ojos

P
anistas maduros de supuestas convicciones democráticas, justificaron la intervención del gobernador Corral en el Supremo Tribunal de Justicia y la Auditoría Superior, bajo el argumento de que ambas instituciones estaban al servicio de César Duarte y necesitaban restituir su independencia.

Varios asumieron con entusiasmo tal explicación, entre ellos Guillermo Luján y Fernando Álvarez Monge, uno de los consejeros más cercanos y el otro su operador político y representante al interior del PAN.

Entendían y aceptaban el radical intervencionismo como la medicina amarga pero necesaria, defendiendo en todo momento que Javier Corral es un demócrata convencido de fortalecer la independencia de los poderes y democratizar las instituciones, pero había que actuar.

La gente quería, y quiere, ver por tierra cualquier presencia de Duarte en la entidad, así que también avaló y justificó los “atropellos purificadores” y el discurso se convirtió en estribillo generalmente aceptado, hasta el golpe de estado contra Rodolfo Leyva, al relevarlo de presidente en el Instituto de Transparencia.

Con Leyva nada tenía que ver el “odiado”, de hecho también él fue víctima Duarte. En su caso se trataba de una rabieta conjunta entre el gobernador Corral y su amiga la Secretaria Olmos, esposa de Ricardo Gándara, al que pretendieron imponer en la Secretaría Ejecutiva de Transparencia. Rodolfo Leyva, entonces presidente, se opuso y confabularon hasta deponerlo.

Esa es la historia y ninguna otra, que Memo Luján, Fernando Álvarez Monge, César Jáuregui, el exbueno, Gustavo Madero, José Luévano, Antonio Pinedo, Blanca Gámez, Rocío Reza y cuantos más quieran agregar su nombre a la lista, tenga una versión diferente, que vayan y la cuenten a sus nietos, probablemente ellos les crean, siempre que sean menores de cinco años. Más grandecitos "probablemente" no se chupan el dedo.

En el fondo y en la superficie todos saben que ahí hubo un atropello contra un miembro de su partido, por el único hecho de no someterse a las exigencias del gobernador. Sí, el gobernador Javier Corral Jurado, el mismo que en su discurso de protesta ofreció respeto y autonomía las instituciones.

El jueves de la semana pasada el Congreso eligió Auditor Superior a Nacho Rodríguez, un panista de bajo perfil sin antecedentes de corrupción o generador de problemas. Su elección, con cinco votos panistas en contra, conmocionó las estructuras de Palacio y desquició al PAN. Los diputados se habían insubordinado a los deseos del Señor.

Ayer el secretario Jáuregui declaró que el Ejecutivo no publicaría el nombramiento de Rodríguez, en los hechos equivale a un veto, por estar impedido para ser electo, pues fue candidato suplente a diputado plurinominal. Que tal con los leguleyos, el acatamiento de la norma con sus puntos y comas, altas y bajas.

Otra vez, eso del impedimento es pretexto, casos peores han dejado pasar sin ponerles atención. Cuenten esa historia a sus nietos, pero a los suyos no a los de otros panistas pues éstos ni aunque sean de cinco años o menos darían por buena la versión.

El veto contra Nacho Rodríguez pone a los chihuahuenses frente a la más exaltada intolerancia de un gobernante absolutista y dictatorial, incapaz de reconocer otras voluntades fuera de la propia ofende a la institucionalidad, mayormente si se trata de alguien al que tienen por demócrata.

El pisoteo que hoy descarga Javier contra los poderes, será recordado como parte ominosa en la abyecta historia de sometimiento que tiene Chihuahua. Una cosa es llenarse los pulmones con solvencia para llamarse demócratas y otra practicarla. Si, César Duarte –con todo y sus oxigenadores y auditores tapaderas- es niño de pecho comparado con Javier Corral. Para que se eduquen y entiendan a la primera.

Imposible bajar al gobernador, muchas de las personas están de vacaciones y otras en marcha pero la inseguridad sigue dando de qué hablar y Corral junto con ella. Usualmente aplomado y despierto, de sonoro y vertebrado discurso cuando carga contra sus oponentes, da la impresión de que perdió el “toque”. Luce plano y superficial al contener las criticas contra su gobierno.

“Estoy convencido de que este tipo de mensajes se engloba en un golpeteo político, no en ánimo periodístico o informativo” “Esa información lo único que busca es magnificar un problema de inseguridad…” dijo, descalificando un reporte del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, que coloca a Chihuahua y Juárez entre las cincuenta ciudades más violentas del mundo.

Lo mismo que todos los anteriores: sus enemigos politizan la inseguridad, lo hacen con fines de golpeteo, son informaciones sin sustento. Sólo le faltó citar –como Duarte- que son los enemigos de Chihuahua que buscan desbarrancar su gobierno.

No, ahí están los hechos, las ejecuciones diarias, los secuestros, asaltos, extorsiones. Explique, por favor, a la familia de Miroslva Breach y a los Aguilar Gil que la inseguridad es información falsa o inflada.

La fundación “InSight Crime” reconocida en Latinoamérica y Estados Unidos, también reportó el incremento de la violencia, poniendo a las dos ciudades como las más violentas del mundo, deshonroso lugar del que salieron en 2015. ¿También es campaña contra el Nuevo Amanecer, promovida por los periodistas molestos por falta de dinero y vendidos al gran Corrupto.?

El señor gobernador equivoca el camino en este tema de la mayor importancia. En lugar de ocuparse en contener la violenta y creciente ola, se esconde en clichés y muletillas discursivas para salir del paso. Es como ver una realidad que les disgusta y cierra los ojos mientras imagina una mejor. No va por ahí, el monstruo no se va porque el responsable de combatirlo niega su existencia.

GPS también tomará mini-vacaciones, ésta columna regresa el lunes. Pero todavía no decide si elegir el “depa” de Mazatlán o a la cabaña de Ocampo, tampoco si pide el avión –eso si, rigurosamente pagando el combustible, con todo y el impuesto- a los Boy, suponiendo que no lo hayan vendido, a los Foster; o toma prestado –por primera y única vez- el helicóptero de gobierno. Un pecadillo que tanto es. Felices vacaciones, aunque sean minis.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo