• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 0:30:36
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 39°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 0:30:36
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 39°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Gustavo Madero debe pedir licencia

| Lunes 26 Junio 2017 | 00:18 hrs

|

Duarte, inminente orden de captura

Esposa e hijo las cuerdas que lo atan

¿De dónde sacan los 14 mil millones?

Merodio pavimenta camino de Bazán

S
i Gustavo Madero tiene un sentido mínimo de congruencia, debe pedir licencia a su cargo como Jefe del Gabinete Estatal, a efecto de atender la responsabilidad que el viernes pasado recibió del Consejo Político del PAN: elaborar –junto con otros panistas- la propuesta política y electoral del partido para la elección del 2018.

Es inmoral y por lo tanto inadmisible que los ciudadanos de Chihuahua paguen su salario como alto funcionario de gobierno, mientras el señor está ocupado en tareas político partidistas. O sirve a su partido o sirve a los chihuahuenses, pero en la presente coyuntura ambas tareas son incompatibles.

Y de pasada sería muy oportuno que presentase un informe público de los resultados conseguidos con su desempeño en gobierno. No hay constancia de que presente un servicio a cambio de la remuneración recibida, más bien para estar en una condición que la burocracia identifica como “aviaduría”. ¿Cuánto le cuesta al erario?

Tampoco esa situación irregular lo faculta para ocuparse en tareas de partido, pues si bien no hay constancia de su quehacer en la administración estatal, sí de que cobra puntualmente su cheque quincenal, hecho que lo convierte en servidor público, al menos de membrete.

Los gobernantes priistas por lo menos simulan distancia entre ellos y su partido, pero a los del PAN les parece muy bien mezclar unas actividades con otras. Cuánta frivolidad; mayúsculo cinismo. Son las buenas familias, por lo tanto se permiten cualquier licencia.

Si los pronósticos formulados por el gremio de la litis y la chicana no fallan, César Duarte amanecerá hoy con orden de aprehensión girada por el juez de Distrito que conoce de su caso por el escándalo de la Fepade.

De hecho, muchos esperaban que faltando al citatorio del viernes la orden le sería obsequiada por el juez en automático. No sucedió porque el juzgador solicitó más información, elementos de prueba, a la Fepade.

Pero siendo mañana martes 27 la audiencia de vinculación a proceso y como, obviamente, tampoco se presentará, abogados expertos en derecho procesal consideran que la Fepade entregará las pruebas requeridas por el juez y éste no tendrá más remedio que solicitar a la PRG su detención. Y con la de Duarte llegaría también la de Karina Velázquez y la de los exfuncionarios de Hacienda que desatendieron la diligencia del viernes.

El estatus legal del gobernador en fuga cambiaría radicalmente. No es lo mismo que la Fiscalía local lo reclame ante las instancias internacionales –el gobierno de Texas se burló de la ficha roja de Interpol- a que lo haga la Procuraduría General de la República.

Se trata de un gobierno a otro y en consecuencia la suerte de Duarte quedaría sujeta al grado de interés que ponga Enrique Peña Nieto en su detención. Es sencillo suponer que el círculo por fin se estrechó en su entorno, observe lo sucedido con Javier Duarte de Veracruz y Roberto Borge de Quintana Roo. Ambos siguieron el mismo caminito que hoy recorre Duarte.

Para los ingenuos que piensan o aspiran a que todavía se puede fugar o es testigo protegido del gobierno norteamericano, valdría la pena recordar que las cuerdas que lo atan a la justicia mexicana son su esposa Bertha Gómez y su hijo César, tal y como sucedió con su tocayo Veracruzano.

Sin embargo Javier Corral y el inocente Peniche no deben frotarse las manos, el gobierno de Peña jamás lo entregará como su trofeo de guerra, Duarte está reservado para la Justicia Federal.

A propósito ¿de dónde sacaron los 14 mil millones de pesos? Cuéntenlos bien, no sea que mañana surja un grupo de burócratas “donadores” que reclamen los centavos. A fin de cuentas ellos fueron los vacunados forzadamente con el diez por ciento.

Chocada de frente con Graciela Ortiz, pisando las mangueras de Reyes Baeza con gritoneos inadmisibles, en grilla perpetua contra el delegado de modales rupestres, Patricio Martínez sin poder verla y con fama de “loquita” que le adjudican en el CEN, Lilia Merodio pavimenta el camino de Omar Bazán a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI.

Cómo estará la Merodio de confrontada que ni la insurgencia más radical, la que representan Marco Adán, Heliodoro, Eloy y Teporaca la toma en serio para posibles alianzas. Conocen su bipolaridad política que la lleva a las más alocadas conductas y la inhabilita para sostener acuerdos duraderos, pues hoy los firma y a los tres segundos traiciona.

El ejemplo más reciente está con Ricardo Boone. Lo impulsó a la presidencia del partido, convenciendo a dos que tres –entre ellos a Mario Tarango- que podría ser una alternativa viable para ocupar la dirigencia, pero en cuanto atisbó una cargada a favor de Bazán, dejó a un lado a Ricardo y ella misma se promovió.

Ahora es de las que pide piso parejo en la elección de dirigente, pues al verse marginada de la decisión, siente que con presiones sobre Enrique Ochoa, levantando la voz y repartiendo despensas en las colonias se quedará con la presidencia.

Su conducta errática y traicionera la alejó de los liderazgos serios, de modo que hoy sólo le quedan Teto Murguía, Joel Sandoval, Karina Velázquez, Enrique Serrano, Jesús Esparza, Leonel de la Rosa, Antonio Tarín, y Villegas, unos detenidos y otros que no pueden salir de casa sin el catálogo de amparos.

Merodio no representa un obstáculo para una planilla de unidad, el obstáculo estaría –en todo caso- en la insurgencia. Que de pronto se ponga de acuerdo para impulsar ellos a su propio candidato, lo cual también es difícil. ¿Por quién irían, si entre los disidentes hay como diez que la buscan?

Sin duda alguna el mejor proyecto que tienen es Heliodoro Araiza, pero difícilmente Miguel Ángel González o Alejandro Domínguez darían un paso de costado para abrirle el flanco. Ellos quieren para sí la presidencia, como dejarla en manos de uno identificado plenamente con Marco Adán.

Los próximos días estarán moviditos en el PRI, a ver si ya resuelven la presidencia y se percatan de que hay vida más allá de su partido. Por estar en disputas internas, dejan pasar de largo las banderas sociales que les avienta el Nuevo Amanecer: desabasto de agua, inseguridad, Madero en doble tarea, un gobernador viajero e ineficiente. Sobran motivos para tocar donde duele, pero los señores ni por enterados se dan.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo