• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 6:35:17
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 6:35:17
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Al ''Top 3'' de la delincuencia

| Jueves 27 Julio 2017 | 01:26 hrs

|

¿De qué sirve Martín Solís?

Salud, el saqueo vigente

La vendimia de Galván

 E
n su dato más reciente, el INEGI ubicó a Chihuahua como la tercera entidad donde más crecieron los asesinatos en 2016 –siempre presentan las cifras atrasadas- con 1763, sólo por debajo del Estado de México y Guerrero e incrementos sustantivos en robos con violencia a negocios y autos, secuestros y extorsiones. En general lo que se conoce como delitos de alto impacto.

Hace días el Observatorio Ciudadano lo puso como número dos en mayo del presente año, superado por Guerrero y el Semáforo de la inseguridad lo situó entre los primeros cinco del presente semestre. Todos los indicadores ubican a Chihuahua entre los primeros lugares de la nefasta lista.

Osorio Chong pudo decir: “México se nos descompuso muchísimo”, en lugar de cargar toda la culpa sobre el gobierno local. Sí, pero la realidad es que en este México descompuesto Chihuahua ocupa un lugar preponderante, cuando los indicadores iban a la baja hace menos de dos años.

¿Qué hace mal el gobierno del PAN para permitir el crecimiento exponencial de la violencia? Es lo que deben responder las autoridades de la Fiscalía y el propio gobernador Corral. Hasta la fecha, a casi un quinto de su administración, sólo han volteado hacia el pasado.

Con independencia de interpretaciones personales o señalamientos con afanes de mortificar, la realidad es que los hechos describen un escenario violento con tendencia al crecimiento.

Y en el caso de las comunidades lo ven en las calles; la gente sabe que al crimen se instaló de nuevo en la entidad y no necesitan que alguien se los informe a través de estadísticas: los sufren a diario en hechos aterradores.

De poco ha valido a Javier Corral su alianza con la izquierda. Haciendo cuentas y visto despacio dan más problemas de los que resuelven. Martín Solís, uno de los líderes más radicales del movimiento campesino, es hoy flamante funcionario de la Secretaría de Desarrollo Rural.

Sus relaciones, experiencia y contactos con los dirigentes campesinos de nada han servido. El martes les tomaron tres casetas en demanda de insumos retrasados, sin que el nuevo funcionario hiciese lo mínimo para evitarlo.

Heraclio Rodríguez y compañía mantuvieron la presión hasta doblegar a la autoridad, consiguiendo que liberaran fertilizante y otros insumos básicos para la siembra, ya de por sí muy retrasada. Hasta curioso se ve Solís, en calidad de funcionario al otro lado de la barra, pues su rol habitual es el de manifestante.

Si Javier Corral nada gana, los elegidos de la izquierda para ingresar a su gobierno reciben a manos llenas: Víctor Quintana, secretario; Lucha Castro mandamás en el Tribunal; el Pato Ávila disponiendo de vastos recursos para distribuir entre las víctimas; Solís viaticando género. El ideal revolucionario. ¿Hay de otros?

Salud fue una de las áreas más observadas en la administración del saqueo, pues decenas de leyendas urbanas se tejieron en torno a la compra de medicamentos, instrumental médico y la deficiencia del servicio. Hasta el momento la Secretaría ha sido intocada.

Tiempos traen tiempos, aunque se mantengan costumbres y apetitos. Hoy identifican a la empresa “EGROS Servicios de México S.A. de C.V.”, donde aparece en calidad de propietario Héctor Rodríguez Valenzuela, como una de las favoritas de Ernesto Ávila, para surtir los escasos medicamentos que compra la Secretaria.

No obstante el favoritismo, prominentes miembros de la “Mafia de la bata blanca” rumorean que EGRO, cuya aparición en el sector público sucedió apenas en 2015, vendiendo equipos usados para el área médica, ahora es una de las generadoras del desabasto en medicamentos, debido a la inexperiencia y carencia de soporte técnico y logístico.

Pero el problema no acaba en desabasto: historias negras en pasillos de hospitales y laboratorios hablan de medicamento en anaqueles de almacenes y farmacias muy sospechosos, que merece un ojo de María Eugenia Galván Antillón, de Coespris, por aquello de caducidades y simulaciones.

Y de pasada que se detengan en las llamadas “compras fraccionadas” que EGROS presumiblemente realiza a través de la empresa “Industries Connect”. Cada factura en particular no pasa de cien mil pesos, pero mensualmente alcanza millones de pesos. Caro, poco y entregado a destiempo, demasiadas consideraciones para una empresa sin antecedentes en el sector.

De Pedro Hernández se decía que compró medicamentos a dos o tres veces su costo normal, siempre a membretes donde conocidos empresarios del sexenio pasado aparecían como asociados o intermediarios.

A casi un año del Nuevo Amanecer, el único cambio en la Secretaría de Salud son las empresas y la pulverización de las compras, donde al parecer todos los caminos llegan hasta la avenida Tomás Valles y Hacienda del Valle, pasando por las empresas antes citadas.

Sobre este tema la secretaria de la Contraloría, Estefany Olmos, guarda silencio. Lo mismo que hizo con el bono ilegal de los funcionarios, las empresas fantasmas de la familia Riggs y la compra innecesaria de los programas para la Secretaría de Hacienda a empresas vinculadas con la familia Madero. En la corrupción también hay niveles.

Muy ocupado está Jaime Galván organizando la vendimia “Caval 7”, del presente año. No tendrá viñedos pero que tal vendimia, es lo único que necesita para promocionar su marca, porque la publicidad es fortaleza de casa, así tenga litigios posteriores por contratar a figurines internacionales, pues dicen que todavía adeuda centavitos a Checo Pérez por la promoción del año pasado.

Experto en la organización de tales eventos, todo lo tiene a punto. Sin embargo esta vez hay problemas en el horizonte con la citación, pues el hecho de ser señalado por el actual gobierno como parte del “organigrama delincuencial”, desincentiva la participación.

Hay soluciones para los valientes que acudan a la gorra, una muy práctica es colocar un plástico –de preferencia oscuro- sobre las placas de sus vehículos. Así evitarían ser fichados por los querubines de Peniche, quienes estarán atentos al desarrollo del jolgorio. Hay nanita, más les vale taparse, no sea que los sorprendan en redada.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo