• Sábado 15 Diciembre 2018
  • 1:23:14
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 3°C - 37°F
  1. Sábado 15 Diciembre 2018
  2. 1:23:14
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 3°C - 37°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Peniche; la basura bajo el tapete

| Jueves 24 Agosto 2017 | 00:19 hrs

|

Auditar EGRO: limpiar al consuegro

Graciela otea presidencia del senado

Duarte, Seccional VIP e incongruencia

 A
l Fiscal César Augusto Peniche, por definición del cargo primer responsable del resurgimiento violento en la entidad, lo acometió un impulso súbito por convocar una “gran alianza, entre los sectores del estado: el productivo, el turístico, el comercial, la autoridad y los medios de comunicación, para blindar ese tipo de alertas”, refiriéndose a la emitida anteayer por la cancillería de los Estados Unidos, para que sus ciudadanos se abstengan de visitar Chihuahua y otros estados del país, en previsión de la criminalidad.

Frente al innegable y cada vez más preocupante repunte de la inseguridad en amplias franjas de la sierra y el desierto de la entidad, el Fiscal tiene por ocurrencia pretender ocultar la emergencia, de la misma manera en que las trabajadoras domésticas inescrupulosas apuran la limpieza de la sala, porque la señora espera visita, poniendo la basura bajo el tapete y dan por resuelto el problema.

El Fiscal, acompañado de todos los integrantes del Consejo de Seguridad, debió hacer meses atrás esa convocatoria formal y amplia, en cuanto se presentaron las primeras expresiones de que el crimen organizado se instalaba otra vez a sus anchas en la entidad.

En vez de obrar en comunión con la sociedad, desde la Fiscalía a su cargo minimizaron el problema responsabilizando a los medios “vendidos que ahora exageran las muertes y antes las ocultaban, porque ya no les dan dinero”.

Tardía, informal e irresponsable la convocatoria del Fiscal. Tardía porque dejó pasar casi un año; informal por hacerla en una entrevista banquetera; e irresponsable por suponer que ocultando los muertos o matizando la noticia, el clima de inseguridad cambiará en consecuencia. Entierren al muerto y se acabó la culpa.

Ahora sí apela el señor a la buena voluntad de los medios, cuando los muertos caen a granel desde diversas direcciones. Magníficas propuestas; antes los ningunearon y acusaron reiteradamente de corruptos y ahora quieren su auxilio, pidiéndoles negar su esencia misma y propósito mayor: informar. Sean más serios, por favor.

La señora secretaria Olmos, Estéfany para los amigos del Nuevo Amanecer (perdón, del nuevo eclipse) informó que la oficina a su cargo dio estatus de “prioritaria” a la Auditoria abierta al Instituto de la Salud, por la licitación entregada a la empresa EGRO, calificada por usuarios del servicio como changarro.

Con tanto discurso por la transparencia y lo descarado de la licitación, ochenta millones de pesos a una empresa sin historia ni antecedentes en el ramo, la señora Olmos no tuvo mas que pedir autorización al gobernador para emprender la compulsa. Al menos, existe leve probabilidad, de que sea parte de los nuevos acuerdos Palacio-PRI.

Sin embargo más bien parece un montaje cuyo fin sería limpiar de cualquier posible cargo de conciencia al consuegro del sexenio y secretario de Salud, Ernesto Ávila. Es la inferencia que a manera de conclusión lapidaria hacen los integrantes de la Mafia de la bata Blanca, conocedores del tema. Están seguros de que no habrá nada que “observar”, para eso tienen a los señalados en el “organigrama delincuencial de Duarte”, afirman.

Puede que tengan razón: el gobernador Corral, en persona, exoneró a Gustavo Madero por la venta del famoso programa a la Secretaría de Hacienda, que hizo una empresa de su propiedad que no es de su propiedad; a los membretes de nueva creación de la hermana y esposa de Miguel Riggs recibiendo contratos por más de tres millones y al mismo secretario de Salud, por el bono navideño, aceptado y reconocido, entregado en diciembre del año pasado.

¿Qué hace suponer ahora que la investigación será imparcial? Nada, absolutamente. Son las buenas familias, por lo tanto inmunes a la corrupción y los pecados mortales, así que no existe en su conciencia la maldad ni el deseo de unos centavillos extras. Espere, amable lector, los resultados de dicha auditoría, confiando en que los hagan públicos en abono a la transparencia pregonada.

Quizás le llegue dos años tarde; sin embargo aun así serviría muy bien para su expediente político y de paso acabaría por reventar las vísceras de su colega y rival Lilia Merodio. Nunca se sabe, en México manejan desde hace rato el nombre de Graciela Ortiz para presidenta del Senado.

Su rival es Ana Lilia Herrera, a la que ven más adelantada porque sería para ella un premio de consolación por dejarla marginada en la candidatura al gobierno del Estado de México. En el camino se habría quedado Enrique Burgos, priista de pedigrí en Querétaro, al que sin embargo todavía siguen mencionado en la ciudad de México.

Si la presidencia cae en la persona de Graciela Ortiz, perfecto para ella. Mucho mejor si hubiera llegado hace dos años, cuando competía por la gubernatura; pero esos cargos nunca son despreciables: en cualquier tiempo llegan con carnita y reflectores al más alto nivel.

La senadora merece tal distinción, sin sombra de duda ha sido la legisladora chihuahuense más destacada y una de las operadoras más útiles del PRI y de Emilio Gamboa, el creador de Duarte. Hay nanita, otra vez Emilio. ¿No sería mejor guardar distancia y dejarla pasar? Es pregunta, si usted quiere impertinente pero al fin pregunta.

Eduardo Almeida, compadre de Javier Corral y favorito de Duarte para los muchos negocios, según confirman las fuentes yupies, así como los empresarios y profesionistas Héctor López, Sergio Aguilar, Raúl San Martín y Luis Fitzmaurice, del clan Parral, se pusieron de acuerdo para poner simultáneamente “distancia del PRI”, renunciando a ser presidentes seccionales de ese partido.

¿A cuántas juntas fueron? ¿Saben dónde están las oficinas del Comité Municipal? ¿Conocieron a Lilia Rivero del Cerro de la Cruz; a Chayito Ávila de la Campesina o a Bertha Esparza de la Rosario, sus compañeras de partido?

Fermín Ordóñez, quien los invitó en aquella peregrina idea, cuando los presentaron –en la era Duarte- como seccionales VIP, hace política a la inversa, pidiéndoles que renuncien, demuestra su tamaño en la base priista, es decir ninguno.

Hubieran renunciado a los negocios ofrecidos por César Duarte, pero –incongruentemente- aquel PRI les parecía el mejor de todos.  El silencio hubiera sido menos indigno.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo