• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 4:23:25
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 4:23:25
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

¿Los 20.4 mil, van? Eso dicen, pero...

| Martes 19 Septiembre 2017 | 00:43 hrs

|

El PAN y sus aliados incómodos

El consuegro dobla las manos

Valencia, primer fugado de Morena

 F
alta que la vote el Pleno, pero si ayer aprobaron en la Comisión de Hacienda la jaloneada reestructuración de los 20.4 mil millones de pesos heredados en deuda por César Duarte, es que la negociación interparlamentaria está muy avanzada o por cerrarse.

Necesitan 22 votos, la cifra mágica de las 2/3 partes, de los cuales el PAN tiene 16 más otros dos de sus satélites temporales, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social. Ayer en el Congreso hablaban que los tres diputados de Nueva Alianza habrían entregado su cuerpecito, de modo que sólo necesitan uno más para conseguir la votación.

¿De dónde esperan obtenerlo, siendo que el resto de los partidos están –o estaban- negados consistentemente y hasta donde también se supo las negociaciones con el PRI quedaron truncas, por eso nunca llegó la llamada de Meade a Isela Torres?

Los morenos votarían sin hacer gesto al menor estímulo, pero la censura de su partido es implacable, los expulsarían sin mediar derecho de audiencia; PT y PRD no quieren saber nada del Nuevo Amanecer desde que les quitó la posibilidad electoral de las alianzas.

Otra vez, ¿dónde radica el punto de la negociación para que a uno de los diputados rebeldes se le haga un nudo en la garganta que lo imposibilite a decir que no? Quizá Crystal Tovar, haya sido reconvenida en razón del Facto PRD-PAN-MC o Rubén Aguilar haya recibido una oferta imposible de rechazar.

Es cuestión de días, hoy mismo podrían votarla, para despejar dudas. Con una simple operación aritmética queda develado el acuerdo. Sólo es cuestión de saber quiénes votaron, los motivos para el voto llegan implícitos al observador agudo.

Volviendo a la esencia de la operación financiera, lo mejor para todos es aprobarla. Los especialistas han dicho que nada resuelve, pero ha sido tan insistente la Secretaría de Hacienda a cargo de Arturo Fuentes Vélez, que genera la impresión de que todo éxito o fracaso de la presente administración depende del resultado de esa votación.

Apruébenla, han sido demasiadas horas y tiempo destinado para una Secretaría de Hacienda titubante que pudo ocuparse en otros temas, como reducir el déficit estatal, calculado en 3,200 millones de pesos al final del año y evitar los subejercicios. El ahorro que puedan obtener, suponiendo que obtengan alguno, es como una gota en el desierto.

El galimatías que ayer entregó a los medios Fernando Álvarez Monge, sobre sus compañeros locales del “Pacto Ciudadano por México”, en realidad una oportunista alianza electoral, demuestra que le resultan incómodos.

"Estamos entrando de buena fe con los acuerdos y ponemos en la mesa lo que tenemos; ellos están obligados a poner sus historias y sus capacidades y en este sentido si se demuestran irregularidades lo tomaremos en cuenta, cada quien trae lo bueno en su morral para juntar las piedras y poder ir a campo de  batalla, y aparte tenemos muy buenas ideas”, dijo interrogado sobre el PRD.

Queda subrayado el “Si se demuestran irregularidades las tomaremos en cuenta”. Fernando Álvarez, Javier Corral, Gustavo Madero, César Jáuregui y todo el PAN conocen las leyendas negras entre César Duarte y Hortensia Aragón, madrina de Crystal, basadas en carretadas de dinero gubernamental para conseguir el apoyo del PRD hacia el PRI.

De hecho hay sospechas –quizá ellos tengan la certeza- de que Hortensia era una de las diputadas mejor tratadas en la “nómina secreta”. Le decían la “coordinadora del coordinador”, pues en aquella Legislatura de sumisión hizo lo que le vino en gana, siempre que sus iniciativas no chocaran con los intereses de César Duarte.

Ese pecado de origen está olvidado en aras del Pacto, con tal de mantenerlo inalterado prefieren cerrar los ojos y aliarse con los beneficiados del sexenio anterior, todo sea por la presidencia de Anaya… o de Corral, si el Jefe panista cae de último momento.

En Chihuahua ese pacto es de suma cero, cuando no de resta. Lo mismo intentó –por otros caminos- César Duarte con Jaime Beltrán del Río como candidato del PRD y Cruz Pérez Cuéllar en Movimiento Ciudadano. Aquel pacto no escrito salió sello, nada garantiza que tenga éxito el firmado por Anaya, Bejarano y el truhan de Dante Delgado.

Dobló las manos el consuegro favorito del sexenio. Debieron pasar los escándalos de comprar a precio minorista en Cima, lo más caro de Chihuahua donde presumiblemente es socio, el bono navideño ilegal, el changarro de Egro y la cuestionada licitación de Centrum, por 400 millones de pesos, pero al fin reculó.

Anunció que la Secretaría de Salud no emitirá este año nuevas licitaciones para compra de medicamentos, por acogerse al sistema de compras consolidadas del Seguro Social, mismo que al inicio del sexenio calificó de inservible, siendo que está reconocido como el más transparente y eficiente, por la enorme cantidad de medicinas que maneja la institución y la rigurosa normativa.

En el sexenio de Reyes Baeza el Gobierno Estatal firmó un convenio –igual que la mayoría de los estados- para implementar ese sistema, pero en la era Duarte lo relegaron progresivamente, pensando en el fabuloso negocio, hasta ignorarlo de plano.

Ernesto Ávila, cuestionado Secretario de Salud, se negaba a retomar el sistema de compras, pero al verse señalado públicamente no tuvo más remedio que hacer de tripas corazón, pues ahora no podrá llevarse el anhelado diez por ciento, ni tener injerencia en las licitaciones. Simplemente presente sus requerimientos y pague por ellos. Así debería de ser.

Más vale tarde que nunca, sólo que la señora Olmos no olvide las primeras tropelías: las compras a precios de minorista en Cima, así como Egro y Centrum, como se dijo anteriormente. ¿Hay transparencia y convicción de castigar la corrupción? En el consuegro tienen una esplendida oportunidad.

Víctor Valencia se convirtió en el primer morenista en dejar al partido. De hecho nunca fue afiliado, pero dio el besito en público a López Obrador, durante la jornada de los abucheos en la plaza de Armas, esperando que lo tomaran en cuenta para ser candidato a senador.

Cerrada esa opción, buscará la misma oportunidad pero de independiente. Algo se trae entre manos el buen Víctor, no es de los que sueltan su gato a retozar sólo por ocurrencias, pues sabe que conseguir el escaño es muy complicado, dado el bipartidismo de Chihuahua que ni Morena ha logrado romper. Pero ahí está, dando de qué hablar.

[email protected]ioch.com.mx

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo