• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 4:17:56
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 4:17:56
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El ''As de Oros'' muerto de risa

| Martes 24 Octubre 2017 | 00:33 hrs

|

Maclovio, rudeza innecesaria

Mauli a un paso de la libertad

El precio de jugar a candidato

 E
n el mundo de la litis y la chicana empiezan a perderle respeto a Maclovio Murillo, el laureado y brillante consejero del Nuevo Amanecer. Genera la percepción de que no gana ni un divorcio voluntario sin previa negociación entre las partes, o pierde los amparos antes de llegar al juzgado, por extraviar la carpeta en el camino. Nada más falta que lo atropelle el Vivebus y eso es pésimo para su reputación.

Desde que detuvieron a Garfio se dijo mucho que cualquier estudiante, medianamente avispado en la Facultad de Derecho, sabía que estaba preso por razones políticas. A falta del “As de Oros”, el mayor objetivo de Javier Corral, necesitaban a un personaje de alto perfil para dotar de credibilidad la campaña de justicia para Chihuahua y no encontraron a nadie mejor que al ex edil.

Bien, pues Maclovio lo confirmó ayer al declarar que Garfio “en lo personal no tuvo ningún beneficio para sí mismo, su actuación se limitó a firmar un documento, pero no sólo él sino toda la junta de gobierno fue obligada… y todo indica que fue Duarte quien ordenó que lo firmaran. Los miembros de la junta no tuvieron ningún beneficio”.

¿No sabía eso desde un principio? Desde luego que sí, sólo que el nuevo Tlatoani no podía permitirse un fracaso en su estrategia justiciera, así que eligieron a Garfio para ponerlo de ejemplo y lo mantuvieron casi siete meses en prisión hasta no poder más, pues de seguir detenido violentarían todo el código penal.

El mismo César “exbueno” Jáuregui, abogado prominente, reconoció que los asesores de gobierno hicieron una excelente labor para mantenerlo en prisión, pues existen ocho causales mediante las cuales podía ser liberado.

¿Excelente labor o jueces de consigna? Es pregunta y hay más que, dada las circunstancias del caso, guardan pertinencia: ¿Dónde están los otros miembros de la junta directiva que también autorizaron, obligados o no, con su firma la venta de los terrenos? ¿Por qué ellos no fueron detenidos sólo Garfio? Una respuesta especulativa es que la justicia en Chihuahua es selectiva con motivaciones mediáticas.

Los ballezanos que conocen a Duarte dicen que tras la liberación de Garfio, el ex muere de risa pensando que se derrumban los expedientes de la corrupción. Están envalentonados, quizás hasta se atrevan a salir al café sin el catálogo de amparos que traen de ordinario bajo el sobaco.

Les regresó la sangre al rostro porque, además de Garfio, tienen otras noticias positivas. Ayer un juez federal aceptó el caso de Pedro Mauli, acusado de peculado electoral por los sesenta y tantos millones de pesos que habrían destinado ilegalmente al PRI, motivo por el cual también está acusada la diputada Karina Velázquez.

Las versiones son que podría llevar el juicio en libertad, pues hay antecedentes firmes en ese sentido. Pero el sólo hecho de que sus abogados litiguen en el fuero federal, le garantiza cierta imparcialidad. Por lo menos no está sujeto a los apetitos de venganza.

Lo de Garfio y Mauli son casos de triunfo personales; otro que avanza es Ricardo Yáñez, quien ya está en la vieja penitenciaría y de ahí hacia la libertad sólo falta un paso y si no que le pregunten a Crispín Borunda, que salió caminando por la puerta principal sin autorización del juez.

Pero en cuanto al “As de Oros” y su dicha temporal, sus amigos deberían ser cautos.

Murillo será un abogado incompetente y a Corral no le harán caso en la PGR; pero de eso, a celebrar las pequeñas victorias extrapolándolas al caso principal, hay mucha distancia. No olviden, el hombre sigue sin poder pisar suelo chihuahuense.

En cuanto Peña Nieto le retire la protección, lo cual podría suceder durante o después de las campañas, la buena suerte de que ha gozado cambiará, recuerden que en México la justicia de los poderosos está determinada en razón de los ciclos electorales.

Si quieren detenerlo necesitan convencer a Peña Nieto que gire instrucciones a la PGR y a la Secretaría de Relaciones Exteriores a efecto de que ordene su detención con fines de extradición. También en eso le ayudan desde Palacio. ¿Cómo podrían pedir su extradición si Javier Corral anda de precandidato en el Frente Ciudadano? Imposible.

El activismo preelectoral del gobernador es otro asunto de la mayor importancia: Javier Corral quiere chiflar y comer pinole al mismo tiempo. Si estuviera concentrado en gobernar, atender los asuntos inherentes al cargo, quizá tomarían en cuenta sus exigencias justicieras; pero andando de candidato nadie le hará caso.

Sería equivalente a que le hiciesen su precampaña: en Chihuahua ofrecí justicia y ya está detenido el gran corrupto, lo mismo haré en el país con Peña Nieto y la pandilla de vulgares ladrones que lo rodean; soy la mano justiciera de este país de corruptos. No sean absurdos, ese gusto jamás se lo darán mientras juegue a ser presidente, es el precio que debe pagar por agitar el pandero electoral.

Y con más de Maclovio Murillo, tampoco pasó inadvertida su rudeza innecesaria contra Garfio, al decir que salió por soplón, pecado mortal entre miembros de clanes al margen de la ley.

Un abogado que conoce el submundo de los juzgados describió el hecho diciendo que el asesor de gobierno “puso sobre la espalda del ex edil una enorme diana”. Seguro Maclovio ignora o no está de acuerdo con una de las máximas “tarangianas”: si ya lo castigaste de obra, para que lo castigas también de palabra. En la primaria le llaman a eso “calzón chino”.

Otra forma de verlo, está observada por el abogado de los pobres, es que cualquiera en el lugar de Garfio se aviene a declarar lo que le pidan que haga: ¿Usted mató a Kennedy? Desde luego, también a Lincoln y atenté contra el Papa, póngale ahí.

¿César Duarte le puso un arma en la cabeza para obligarlo a firmar el documento? Sin ninguna duda, era un R-15 o una bazuca, no recuerdo bien, pero estaba muy grande ¿Duarte se robó todos los terrenos de Labor de Terrazas y no ingresó un centavo a la tesorería? Por supuesto, empezando por los contiguos a la presa.

El punto es que para efectos procesales esas declaraciones carecen de valor, suponiendo que hayan existido, pues cualquier tinterillo de medio pelo alegaría que fueron extraídas bajo presión.

Además son irrelevantes, pues como el gobernador informó en la ciudad de México, tras el montaje del diablito documental imitando a Noroña, hay once órdenes de aprehensión. ¿Para qué quieren más información, si las carpetas ya están debidamente integradas? No hace sentido.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo