• Sábado 17 Noviembre 2018
  • 7:22:01
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 6°C - 42°F
  1. Sábado 17 Noviembre 2018
  2. 7:22:01
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 6°C - 42°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Manuel Ovalle, ¿por qué corrió?

| Jueves 02 Noviembre 2017 | 01:12 hrs

|

Viejas facturas de Ricardo Anaya

Morenistas comiéndose las uñas

Los preparativos de Omar Bazán

 M
anuel Ovalle, panista queretano que alcanzó notoriedad nacional durante enero del 2015, cuando firmó una enérgica carta contra Ricardo Anaya, entonces presidente interino del PAN, es cualquier cosa menos pasivo ni agachón.

“Ricardo Anaya se autopromueve como paladín de la lucha anticorrupción, pero quienes lo conocemos sabemos que es sólo un discurso muy lejano de actos concretos de congruencia. Su proceder, por el contrario, es testimonio del uso de las instituciones para beneficiarse a sí mismo”, firmó Ovalle en un documento público, junto a otros panistas queretanos agrupados en un movimiento rebelde al que llamaron “Esencia PAN”.

Es el mismo Manuel Ovalle que hace un año Javier Corral contrató como coordinador de asesores y proyectos especiales del gobierno estatal y que el martes 31 de octubre publicó un escueto mensaje en redes, donde anuncia: “hoy se bifurca mi camino con el que fue mi líder en la Rebelión de las Bases”, confirmado su renuncia y cierra el texto con un “me voy a perseguir la chuleta y en busca de una nueva trinchera política”.

En este tipo de renuncias las especulaciones sobran, cada quien que aporte la suya. Es una obviedad decir que Ovalle perdió la admiración que en algún momento sintió por Javier Corral, a quien llama “mi líder en la Rebelión de las Bases”, pues ahora se bifurca, separa, camina en diferente dirección de quien “fue” y por lo tanto ya no es, su líder.

En aquel lejano enero del 2015 Ovalle y varios panistas emprendieron una lucha desigual contra Ricardo Anaya, al que evidentemente conocen bien; hoy Corral y Anaya están acuerpados en el mismo Frente, literal, por tanto comparten proyectos e intereses políticos.

¿Tuvo que ver su renuncia con el pragmatismo de Corral, rindiéndose a un Ricardo Anaya de quien Ovalle piensa que usa las instituciones “para beneficiarse a sí mismo”? Responda usted, amable lector, los hechos ahí están.

Tenga presente que se trata de la primera renuncia de un personaje de alto perfil que acompañó a Corral en su campaña por la presidencia del PAN contra Anaya, luego en su aventura hacia la gubernatura y después en el primer año de su gobierno.

Ese personaje es Manuel Ovalle Arizpe, de cuya despedida en redes se infiere que en Chihuahua no encontró la chuleta que buscaba ni una trinchera política a su gusto, pues de otra manera no dejaría la entidad para ir a pos de ambas; chuleta y trinchera, como dijo al despedirse.

Al PAN lo alcanzan sus divisiones internas, las relaciones entre sus militantes se tuercen y confunden hasta el punto de que muchos no saben dónde quedaron. ¿Son panistas o frentistas? ¿anayistas o corralistas? ¿calderonistas o independientes? ¿de los padres fundadores o doctrinarios?

En cambio los de Morena no tienen ninguna duda, todos son López Obrador y saben que López Obrador es él mismo y sus ambiciones. Sus acólitos no se engañan, saben que en ese partido nadie mueve una pestaña sin pedir permiso y cuando la mueve tiene que hacerlo mientras busca de reojo la aprobación del mesías.

El abrupto cambio de tema tiene que ver con que el fin de semana estará en Chihuahua, Yeidckol Polenvsky y quienes aspiran a conseguir candidaturas postulados por este partido esperan recibir luces sobre las encuestas que, supuestamente, realizaron para elegir a los mejores perfiles.

El atado de morenistas esperanzados en recibir el sí, lucen desorientados, como girasoles en día sin sol, no saben hacia qué dirección voltear a efecto de visualizar el dedazo. No es que sean tarugos, sucede que doña Yeidckol los atormenta diciendo a todos que sí, pero ninguno recibe el anhelado besito en público.

Más que las encuestas, pues ésas están como las del DF que desdeñaron al puntero, Ricardo Monreal, a quien por cierto podrían revivir en pleno día de muertos, en Morena los interesados esperan que sus patrocinadores hagan valer su criterio ante el mesías.

Entre los que tienen peso y están atentos a la política doméstica apunte usted a Bertha Luján, Pocho Romo y Rafa Espino; cada uno con sus representantes en Chihuahua: Bertha tiene a Fernando Tiscareño; Romo a Miguel González y Espino a Pablo Leos, quien de alguna manera se cuece aparte, pues es el primer obradorista de Chihuahua.

En función de quien haga valer su criterio ante López Obrador será la manera como distribuyan las candidaturas más importantes de la entidad: senadurías, presidencias municipales de Juárez y Chihuahua, más dos o tres diputaciones federales. El resto sería para los morenistas de a pie, es decir los de siempre agrupados en el partido.

Ateniéndose a elecciones recientes –hace año y medio postularon a un desconocido que no consiguió más de tres votos y medio para gobernador- lo más probable es que salgan con cada sorpresa. Por más que sostengan el discurso de que primero es la Presidencia, la verdad es que las bajas pasiones políticas están muy presentes en Morena.

Así que dar nombres es inútil, lo más sencillo sería proponer una lista de todos los que andan en la baila y acomodarles cargos, para luego aclarar que “hubo sorpresas” e intentar explicarlas. No, en política no hay sorpresas, sino sorprendidos. Como dijo Patricio, no se calienten granizos, todo se definirá en razón de lo que “diga el dedito”.

En el PRI Omar Bazán también da color de cara a las próximas decisiones. Anteayer nombró a Pedro Domínguez delegado para el comité municipal de Chihuahua, enviando la lectura de que no cederá todo el control a Teokali Hidalgo, que responde a los intereses de Marco Adán Quezada.

Con un lagartón como Pedro Domínguez, Omar espera recuperar parte de poder cedido a la clica de los huachicoleros, en aquellas eternas y tironeadas negociaciones que concluyeron en la entrega del municipal.

Y, según observadores en la mesa del Gerónimos, todo tiene que ver con la elección de candidato a la presidencia municipal. Ahí están los hechos, para los inocentes que suponen jugando a Patricio Martínez.

Por lo visto con Toño García y ahora con Pedro Domínguez, el senador va con todo por una segunda vuelta y no está solo, lo pastorea Graciela Ortiz, quien se ha convertido en figura preponderante del priismo local. No se ve, pero su mano se siente.

Que Alejandro Domínguez –sólo para evitar confusiones, no tiene parentesco con Pedro- se vaya midiendo si en verdad quiere desafiar a los señores senadores. A propósito, ¿lo consultaron para el nombramiento de Pedro? Digo, como una simple cortesía al diputado federal por la capital.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo