• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 1:06:25
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • -1°C - 28°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 1:06:25
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. -1°C - 28°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Patricio bien fajado por el Ejército

| Viernes 15 Diciembre 2017 | 00:38 hrs

|

Otro magistrado a los maxijuicios

Culposa indiscreción de Madero

Senado: ¿Reyes contra Blanco?

U
na sentida y coherente defensa de la “Ley de Seguridad Interior”, cuyo fin es proporcionar un marco normativo a las fuerzas armadas del país, presentó ayer el senador Patricio Martínez. Se fajó sabroso.

El coro de organizaciones de izquierda, agrupados en membretes derechohumanistas ahora arropados por la UNO y CIDH, descalifican por sistema la iniciativa, aprobada ayer en el senado por una amplia mayoría de 78 votos a favor por 28 en contra.

Los habituales voceros de la izquierda alegan que algunos artículos son confusos o mal redactados, especialmente uno que habla de las manifestaciones pacíficas, del cual infieren que el Ejército puede ser usado para reprimir a los ciudadanos.

Es el más desgastado y absurdo de los argumentos. Desde el 68 ese tabú regula todo actuar del Ejército e incluso de las policías. México es el único país del mundo donde las fuerzas de seguridad no pueden desactivar manifestaciones violentas, porque los involucrados se llaman reprimidos.

En todo caso, lo que busca la ley es precisamente eso, que el Ejército no esté a lo que diga el Presidente, sino sujeto a una normatividad que tiene que ver con la seguridad interior del país. ¿Dónde está el truco? No hay, quieren inventarlo y confundir a la gente.

No existe ninguna razón válida contra esa ley, hoy las fuerzas armadas actúan en arbitrarios convenios con los gobernadores, sujetas a una orden simple del Presidente y sin protocolos que les den certeza al actuar.

Patricio tiene razón, dirán que está en precampaña por la Presidencia Municipal y probablemente haya cierta razón en ello, pero su defensa es consistente con el interés nacional y la urgente necesidad del Ejército de una ley que lo regule. Estrellita en la frente para el senador.

En la campaña de los maxijuicios hay otro magistrado del Supremo Tribunal de Justicia que podría entrar al circuito. Dicen que mutiló deliberadamente un expediente, a pedido del “as de oros”. Desde luego uno comprometedor.

¿En serio tanto así? Pues son las versiones que corren en el gremio de la Litis y la chicana. Usted, amable lector, tómelo bajo reserva, póngalo en el cajón de la información por confirmar o déjelo pasar, total, si hay fondo pronto la señora del Consejo –ya sabe usted quién, la misma de las posadas-verbenas- lo filtra a los medios amigos del Nuevo Amanecer.

Pero algo hay al respecto, pues además aseguran que dicho magistrado tiene apellido de instrumento ganadero utilizado anualmente en la señalización de becerros. Queda el dato para el registro.

Curiosa y enigmática prisa de Javier Corral o Gustavo Madero –o ambos- por hacer creer a los chihuahuenses que el Frente Ciudadano, cuyo nombre para efectos electorales mutó a “Por México al Frente”. Promovieron una gacetilla en su medio más aplaudidor, donde aseguran que en Chihuahua se fraguó el Frente.

¿Qué buscan con esa información? Sólo ellos sabrán, sin embargo en su afán de protagonismo o anhelo de notoriedad –ahora que la entidad salió del aldeanismo político, ajá- certifican que destinaron recursos públicos a eventos de política partidista, dado que ponen al famoso “Encuentro Chihuahua”, como antecedente del Frente.

Siempre se supo el fin oculto de aquel encuentro, incluso el mayor promotor de Corral para encabezar la candidatura del Frente, Guadalupe Acosta Naranjo, ofreció su propia versión, llamándolo el “Grupo Chihuahua”, ante del dedazo tripartita a favor de Anaya. Admitido por sus organizadores, la versión toma mayor interés, como dicen los abogados, a confesión de parte relevo de prueba.

Queda el dato para que la señora Olmos y su celo fiscalizador abran una investigación. Ojo, es sólo como propuesta, no muestre enfado por la sugerencia ni carguen contra el mensajero.

Uno de los ganadores con Ricardo Anaya es Juan Blanco, el diputado federal compró boleto en preventa y la oportuna definición lo tiene en la puja por la senaduría. Como la ve, al buen Juan se le endereza la suerte, no lo pierda de vista.

Su problema está en Javier Corral y Gustavo Madero, no quieren dejarlo pasar bajo ninguna circunstancia, razón por la cual encuerdan a Rocío Reza, Tere Ortuño, Carlos Borruel, Arturo Fuentes Vélez y Ramón Galindo, sin contar que Cristina Jiménez la busca por derecho propio.

Los aspirantes panistas seguirán golpeándose bajo la mesa el resto del año, ha trascendido que las fórmulas presentadas por el Frente Ciudadano serán anunciadas hasta los primeros días del 2018. Malas noticias, los tamales y el pavo amargan con la incertidumbre política. Quizás unos ponches bien cargados con Don Julio les vayan mejor para calmar los nervios.

En el PRI Reyes sigue avanzando sin mayores dificultades, es parte de las negociaciones nacionales entre grupos, además de que Peña Nieto lo tiene bien evaluado, como demostró durante la pasada gira en Chiapas, donde le dio su besito en público.

El exgobernador quiere la senaduría por la vía pavimentada, es decir que lo apunten en la lista de los diez o doce señalados por la mano del “señor”. Sin embargo no le hace gestos a la campaña, sabe que aún de perdido alcanza sin dificultades un escaño.

Desde luego Doroteo Zapata hace esfuerzos por su hija Georgina, es la niña de sus ojos, heredarle la banca que una vez ocupó en el senado sería un sueño de padre e hija.

Haría realidad el sueño si y sólo si Carlos Aceves del Olmo lo pone entre sus prioridades. La CTM tiene una lista de cuota, por cierto menguante, además los dirigentes saben que no recibirán ni una más de las acostumbradas y en esas van primero los grandes tiburones. ¿Le alcanza a Zapata? Pronto se verá, sin embargo parece ojona para ser paloma.

Sería interesante ver compitiendo a Reyes Baeza contra Juan Blanco, en una campaña electoral de suelo parejo. Durante su época de gobernantes, uno en la administración estatal y otro en la presidencia municipal, jamás lograron llevarse bien, pues Juan siempre rivalizó con Reyes, lo que a la postre le costó aquella quemada con el Relleno Sanitario que lo hizo ingresar, aunque fuese de entrada por salida, a las instalaciones de San Guillermo.

Si ambos llegan a las boletas esa campaña tendría un toque personal, lo que la dotaría de un regustillo muy sabroso para los observadores de la política. Por ahora es una posibilidad, a ver qué dicen los partidos volteando el año.

[email protected]

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo