• Viernes 16 Noviembre 2018
  • 16:40:49
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 18°C - 65°F
  1. Viernes 16 Noviembre 2018
  2. 16:40:49
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 18°C - 65°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

El Carnicero de Ecatepec

Teporaca Romero del Hierro | Domingo 14 Octubre 2018 | 00:20 hrs
Las violencias contra las mujeres son prácticas comunes y constantes, invisibles e indiferentes para la gran mayoría, debido a la naturalización de las mismas, la cultura de respeto es mínima, violentar y/o matar a una mujer se considera cosa menor; a pesar de la observancia internacional y la basta legislación en la materia, la realidad demuestra lo contrario, son letra muerta ante la brutalidad de los hechos, imágenes y grabaciones de las víctimas lo confirman.

Seguimos en la ruta de falta de presupuesto gubernamental para operar las áreas de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia de género; de falta de voluntad política e institucional para tomar la agenda de género como prioridad; de falta de apego a las leyes al momento de administrar justicia; de falta de transparencia procesal y prontitud para emitir condenas. En México, violentar y/o matar a una mujer es sinónimo de impunidad.

Hace días, la confesión del feminicida de Ecatepec, Estado de México, cimbró a la opinión pública extranjera y nacional, queda corta a cualquier filme de horror. Dijo: "Las mate por bonitas, odio a las mujeres".

Violentaba sexualmente de sus víctimas, las descuartizaba y luego colocaba sus órganos en frascos con formol. Según investigaciones, la pareja solía secuestrar madres solteras para posteriormente vender a sus hijos (bebés), sus cuentas de Facebook presumen su toxicidad, eran fans de páginas de asesinatos.

Al momento de su arresto fueron sorprendidos transportando partes humanas en una carriola. Organizaciones civiles exigen que estos crímenes sean vistos como parte de la problemática de feminicidios que azota a varias partes del país, entre ellos Chihuahua, en lo que va del año, al menos 500 mujeres han perdido la vida.

El presunto declaró que antes tenía una pareja de nombre Mónica, de la cual estaba enamorado y a raíz de eso comenzó su carrera homicida, pues pensó que, si él no podría ser feliz, nadie lo podría ser.

Para trasladar los restos, utilizaba una carriola para no levantar sospechas, junto a su pareja sentimental fingían que paseaban a un bebé y se deshacían de los restos de las víctimas, ambos aventaban bolsas y cubetas con restos humanos de mujeres reportadas como desaparecidas, que mataban y descuartizaban en la colonia Jardines de Morelos de Ecatepec.

El fiscal general de Justicia del Estado de México, Alejandro Gómez Gutiérrez, informó que continúan las investigaciones por el asesinato de al menos 20 mujeres, confirmó que el feminicida practicó canibalismo, es decir, comió carne de las mujeres que asesinó con su esposa.

Un video que se viralizó en las redes sociales, donde el presunto confiesa los crímenes y relata su historia de vida, puede según juristas, podría dejarlo en libertad, debido a posibles violaciones al debido proceso.

Asegura que si la policía lo libera, seguirá matando mujeres por el gran odio que les tiene. 

En tanto, el fiscal comentó que la filtración la hizo un traidor, una persona que con cinismo difundió información que no debería.

Aterroriza la demencia de sus declaraciones, “Prefiero que mis perritos coman carne de esas mujeres a que ellas sigan respirando mi oxígeno, mil veces llegaron los perritos y las ratas, que ellas sigan caminando por ahí... ¿misión? no sé salir de esta, pero si salgo de una vez le digo a los patrones, voy a seguir matando mujeres... no, porque a veces no me deja dormir esta madre, dos por el odio que les tengo y tres porque sigo viendo necesidad todavía (inaudible) que fueron mis perros a otro lado sí".

Dijo conocer a los familiares de sus víctimas y disfrutó haberlas asesinado. “Principalmente a los... La chingué a su hija y me chingué a su nieta, y con todo gusto y lo disfruté. Mientras yo esté aquí voy a seguir así”.

Al relatar su historia de vida, señaló: "De joven, de niño, tenía yo 10 años, una mujer, mi mamá me encargaba todos los días con una mujer para que pudiera irse de puta, esa mujer me la chupaba, esa mujer se me subía, esa mujer me hacía hacerle cosas que como niño me desagradaban bastante. Obvio. Mi papá ahí estaba de mandilón con ella. Mi mamá quería navajearlo, picarlo, acuchillarlo y yo viendo todo. Ni cómo defender a mi papá".

Matar mujeres es el resultado de una cultura machista, heredada de generación en generación, en la mayoría de los hogares se transmiten tradiciones, costumbres y roles, por ejemplo, a las niñas se les educa para emprender las tareas domésticas, sin pretender una profesión o carrera técnica, y a los niños se les educa para enfrentar el mundo externo; a las niñas se les educa para ser más dependientes y se les permite expresar sus emociones; a los niños no se les permite expresarse, se ridiculiza al expresar sus emociones, comúnmente escuchamos, llorar es asunto de niñas. Hoy, como padres o tutores, como familia, debemos evolucionar, cambiar estigmas antiguos, niñas y niños requieren conocer las tareas del hogar, acudir a la escuela, profesionalizarse, expresar sus sentimientos, son iguales. Muchos niños y niñas aprenden sumisión, golpes, insultos, agresiones sexuales, adicciones. Sin justificar, el carnicero de Ecatepec, es producto de su medio.

Urge concientizar a la sociedad sobre temas de perspectiva de género para que juntos, hombres y mujeres, sin distingos, sembremos la cultura del respeto, por una sociedad sana, democrática e incluyente. Sumemos Voces de conciencia.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo