• Lunes 19 Noviembre 2018
  • 8:00:43
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 5°C - 41°F
  1. Lunes 19 Noviembre 2018
  2. 8:00:43
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 5°C - 41°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Columna, que algo queda

Daniel García Monroy | Domingo 21 Octubre 2018 | 01:17 hrs
1.- Como palo de gallinero dejaron a la pobre (es un decir) de Rosario Robles, aferrada secretaria de Estado peñanietista. De corrupta-cínica-ladrona, no la bajaron los diputados (as) morenistas-perredistas-panistas, en su reciente comparecencia ante el Congreso de la Unión. Doña Rosario debió prepararse viendo los juicios de Núremberg, pues apechugó firme y ecuánime contra no inmerecidos huevazos, naranjazos y tomatazos. Y hasta tuvo momentos para mostrar su descomunal sonrisa por la defensa de conmiserados priistas y verdes, que le soplaron oxígeno en su silla eléctrica. La reiterada defensa argumentada por la dama de blanco fue muy bonita: no tengo ninguna denuncia penal en mi contra, ni investigación judicial tampoco. Ya me lo habría avisado mi carnal fiscal encargado del despacho de la PGR, le faltó decir. Para luego rematar: y si acaso llega a existir alguna demanda, como para qué creen ustedes que están nuestros amados jueces y magistrados millonarios, eh, ¿para qué? Que dicho sea de paso, ya nos van a amparar a todos los exfuncionarios federales en un monumento de acción concertada, legalísima y conveniente, con la que cerraremos con broche de oro nuestro sexenio de impunidad. -Aplausos a rabiar se hubieran oído en el Congreso, si fuera México 1968-. El mejor comentario a su favor fue el emitido por una señora petista que le reconoció su temple y entereza ante el severo castigo, casi tortura, asegurando que “bien podría trabajar de espía en un país enemigo extranjero”. Lástima que México no tenga enemigos internacionales. Adiós Mata Hari chilanga.

2. La legalización nacional del aborto en las primeras 12 semanas del embarazo, va. Con la pena para todas y todos los reacios y acérrimos “defensores” de la vida, que nada dicen ni hacen por ayudar a los niños de la calle, a los niños tarahumaras que piden kórima, a las sometidas y abusadas niñas de los oscuros-orfanatorios-cárceles; y a quienes tampoco se les ve levantando la voz contra los curas pederastas, que han hecho de la violación de infantes en México y el mundo, su pasatiempo favorito. Prefieren defender a los pequeños que todavía no existen. Aleluya, hermanas y hermanos del Señor (del corrupto señor de Provida Serrano Limón, claro está), les tenemos una mala noticia: ya no va haber más mujeres en las cárceles por abortar; que coraje, ¿no? Pero no os agüiteis adalides del amor cristiano, al infierno eterno habrían de ir todas esas malvadas asesinas, junto con las y los legisladores que aprueben tan satánica ley. Sus impolutas y flexibles conciencias bien protegidas están y seguirán. Felices algún día, desde el cielo disfrutarán viendo sufrir entre perennes llamas a los contadísimos abortistas de todo el mundo, que tanto pinche ruido hacen.

3. El Encuentro Nacional Anticorrupción (ENAC) celebrado en Chihuahua, dejó bien claro una cosa: todo éxito en el combate a la corrupción depende de la voluntad política de los hombres en el poder. Pero ¿qué es eso de la voluntad política de varones, damas u homosexuales, que toman las decisiones gubernamentales definitivas en el México actual? El ENAC --que convocó, ya no a funcionarios estatales que faltaran a sus horarios de labores para ir a bostezar, sino a servidores públicos integrados a los sistemas anticorrupción en funciones de todo el país--, merece un justo reconocimiento por su aportación en la ruta del saber, del debate y la generación de ideas, que debe marcar el camino de la lucha contra el robo al erario público y contra la impunidad. Habría que ser muy mezquino para no reconocerlo. Se estableció por los ponentes, que la corrupción en nuestro país tiene su base de sustentación en las malas leyes, en las lagunas (océanos) legales que permiten navegar con banderas impúdicas, a todo tipo de chicanadas abogadiles, infamias jurídicas y corruptelas de la a la z, entre ministerios públicos, jueces-magistrados y defensores de corruptos –respetadísimos todos--, para que el sistema político mexicano permanezca en la canasta podrida donde se encuentra; con el peñanietismo priísta como ejemplar prototipo de lo que se trata de erradicar y que a dios gracias ya se va. Pero ¿con qué se va a rellenar ese vital espacio presidencial? Con un amlomismo-moralista-refractario-inútil o con un cambio de actitud y voluntad política contra la corrupción: sistema bien pensado, efectivo y aplicado sin excepción por un nuevo presidente “juarista” congruente; sostenido y defendido por todos sus colaboradores, que por lo menos se nieguen a aparecer en la revista Hola. Pues ya veremos

4.- A volar aeropuerto de Texcoco. Las señales de don Andrés y sus coadjutores ya son suficientemente claras. El nuevo aeropuerto se va a cancelar ¿Que por qué? Pues nada más y nada menos que ya se dieron cuenta en el equipo de transición, del inmenso mar de corrupción, que no lago, sobre el que se está construyendo el famoso NAIM. La imagen sintomática de ese hecho fue sin duda ver al próximo secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, enfrentar a la apoderada legal de una empresa que le impidió quedarse en un predio de donde han sacado y siguen sacando toneladas de tierra y piedras con las que están edificando la más bella terminal aérea del mundo. Resulta que han estado explotando los cerros con permisos y concesiones falsas. Así que sálgase señor futuro secretario. “¿Quién es usted?” --le espetó la ignorante supuesta abogada y ordenó: pues se van o voy a llamar a la policía por invadir propiedad privada. Ah que caray. ¿Será la única ilegalidad, una excepcional falsificación de permisos o el aeropuerto de Texcoco, está invadido hasta la medula por malos manejos, peculados, fraudes y demás podredumbres infames? Habría que ser niños de pecho para creer que dieron por mala suerte con el único caso de corrupción de una obra que inició presupuestada en 169 mil millones de pesos, ya se gastaron 285 mil millones  y se prevé que finalizará costando ¡440 mil millones! Ave maría purísima. Esa suma alcanza para corromper a los 123 millones de mexicanos juntos. En apenas cuatro años el presupuesto de obra ya se aumentó en 69 % y habrá que pedir cada día más dinero público para mantener un embudo sin fin. Con apenas una mirada por encimita ya se evidenció el monstruosos caso de corrupción que es ese grandioso puerto aéreo, que solo servirá para el traslado del 10 por ciento de los mexicanos. Todo parece indicar que López Obrador ya decidió y su consulta va ser bien encausada-manipulada --aunque tal vez ni siquiera eso sea necesario--. Pero AMLO podría sacarse de la manga un buenísimo as-propuesta final. Señores empresarios y medios que defiende a ultranza el nuevo aeropuerto: ¿lo quieren seguir haciendo? Pues háganlo. Por mi gobierno no hay ningún problema. Siempre y cuando ya no haya recursos públicos para su terminación. Se los concesiono. Como la ven, al cabo que van tardar todo mi sexenio para terminarlo. Órale pues, échenselo y échenle muchas ganas, va que va. Que lo inaugure mi sucesor y todos contentos. ¿Por qué no? Si no hay corrupción y es una obra imprescindible para el país, como ustedes dicen, pues ya está es suya. Enhorabuena, y arriba y adelante mis corazoncitos magnates.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo