• Miércoles 19 Diciembre 2018
  • 3:53:09
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 7°C - 44°F
  1. Miércoles 19 Diciembre 2018
  2. 3:53:09
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 7°C - 44°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

Nuevamente al ataque el ''Buen Fin''

Benito Abraham Orozco Andrade | Sábado 17 Noviembre 2018 | 02:06 hrs
Como un acto de “solidaridad” con los consumidores, por octava ocasión el Gobierno de la República y la iniciativa privada llevarán a cabo el paradójicamente llamado “Buen Fin”, pues en muchos casos a no pocas familias les resulta perjudicial.

En la página de internet www.elbuenfin.org, se señala que lo que se busca es reactivar la economía fomentando el consumo, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de todas las familias mexicanas, además de que el consumidor se beneficie comprando con los mejores precios del año. ¿Suena sumamente atractivo y por demás benevolente de parte del Gobierno y de los empresarios no?

La experiencia nos habla de descuentos “extraordinarios” y de ofertas a meses sin intereses en tiendas departamentales, líneas aéreas, llanteras, restaurantes, etc., que indudablemente en múltiples establecimientos sí se cumplen, pero en un sinnúmero de otros no. Tan es así que la PROFECO ha venido implementando desde hace años un operativo especial para cuando se efectúa tal evento, con el propósito de vigilar que los precios sean respetados y que las ofertas efectivamente lo sean.

Similar a otras ocasiones, tanto a los servidores públicos como a quienes trabajan en la iniciativa privada les ha sido otorgado su aguinaldo ya no en el mes de diciembre, sino en el de noviembre, con el propósito de que aprovechen los supuestos beneficios. No obstante, habrá quienes vivan su “cuesta de enero” desde diciembre, pues como el comercio y los banqueros no perdonan ni un centavo, seguramente en navidad recibirán como regalo los primeros cobros de esas compras de el Buen Fin, las cuales por el número de productos adquiridos en muchos casos rebasarán su capacidad de pago y terminarán en el saldo deudor revolvente de la tarjeta de crédito, del cual no es un secreto que genera grandes intereses y una dificultad enorme para el pago de la deuda, con la consecuente molesta e insistente persecución de parte de los soeces cobradores extrajudiciales.

Nuevamente me permito citar al conferencista y emprendedor social Josh Lannon, quien ha señalado que “la adquisición de deudas en eventos como el Buen Fin mexicano y el próximo Black Friday en Estados Unidos es una manera en que los pobres adquieran deudas ‘malas’", asegurando que "una persona pobre se endeuda por pantallas o artículos de poco valor, sin embargo, una persona rica se endeuda únicamente para generar más activos", (www.elfinanciero.com.mx 22/XI/2013, nota de Darinka Rodríguez). ¿Será cierto?

Habrá que investigar -o simplemente observar- en nuestro entorno más cercano, y muy probablemente encontraremos que hasta nosotros mismos, siendo pobres o no, adquiriremos cosas que en realidad no son necesarias, dejándonos llevar por el bombardeo sofisticado de la mercadotecnia rapaz.

En consecuencia, cabe preguntarse ¿en dónde quedará el mejoramiento de la calidad de vida para miles y miles de familias mexicanas, si lo que se adquiera pudieran ser aparatos que seguramente tendrán a sus integrantes en diferentes habitaciones viendo distintos programas de televisión o videojuegos, o a mamá y a papá angustiados por no poder pagar sus deudas?

Indudablemente habrá quienes realicen compras responsables de productos que les sean indispensables, por lo que posiblemente esperaron el Buen Fin para verdaderamente aprovechar las ofertas, inclusive para pagarlas de contado con sus ahorros, sin que tuvieran que endeudarse.

Por otra parte, hay que señalar que con eventos como el que nos ocupa, no nada más se evidencia la irresponsabilidad de muchos consumidores, sino también la gran voracidad de los comerciantes, toda vez que como ha sucedido en ésta y en cualquier otra época del año -sobre todo en fechas conocidas como de altas ventas-, aparecen los descuentos del 30, 50 o 70% del precio normal, que nos hacen reflexionar sobre las ganancias desmedidas que reciben en cada producto con ese precio normal, y que ni con los descuentos mencionados tendrían perdidas, pues pensar lo contrario, indiscutiblemente nos llevaría a descalificarlos como buenos vendedores.

Si se efectúan compras responsables, bien por los consumidores, pero si se pone en riesgo la economía familiar, mal no nada más por quienes llevan a cabo las adquisiciones, sino también por el Gobierno que promueve endeudamientos a sabiendas de la indisciplina presupuestal de muchos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo