• Martes 11 Diciembre 2018
  • 14:45:36
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 13°C - 55°F
  1. Martes 11 Diciembre 2018
  2. 14:45:36
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 13°C - 55°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Opinion

-Un epitafio movido por la mera conveniencia

La Columna de El Diario | Domingo 18 Noviembre 2018 | 00:39 hrs

|

La muerte del norteamericano Patrick Braxton en la sierra chihuahuense se ha registrado en medio de una grave crisis de inseguridad y de violencia que azota al estado. En ese contexto debemos abordar y desarrollar el falso dolor mostrado por Javier Corral al referirse a la muerte del estadunidense maestro de español.

Es un luto teatralmente simulado el del gobernador. A la condolencia no acompañó la imperiosa disculpa por no haber sido capaz de que su policía brindara seguridad al turista.

No es la primera vez que muestra arrebatos similares pero hoy de plano raya en lo ridículo con mensajes plenos de adjetivos y consideraciones lamentables que no guardan relación con su genuino temperamento hipotérmico para situaciones semejantes.Cuando Patrick desapareció Corral ni se inmutó, andaba en una de las terapias que lo sustraen a las responsabilidades de su encargo y consecuente falta de resultados. Estaba corriendo en Juárez.

Los acontecimientos desafortunados, pese a su gran trascendencia e importancia, no lo sacan de su rutina confortablemente establecida. No escucha, ni se conduele del dolor ajeno, envuelto en una burbuja donde todo es color de rosa y aroma de laurel imperialista.

En este caso entendió la trascendencia del hecho cuando las presiones en redes sociales se hicieron incesantes, intensas, particularmente por el activismo de la familia y amigos de “El Pato”, como se le conoció a Patrick.

También influyó sin duda ese activismo que motivó a la intervención de senadores norteamericanos, que hicieron presión ante el gobierno de México y particularmente al consulado americano en Juárez.

La intervención de los medios de comunicación en Chihuahua, México y el mundo hablando de la desaparición también empujaron definitivamente los operativos de búsqueda.

Había quedado la pesquisa en simple y ordinaria intervención, en el marco de una ola de violencia que deja muertos todos los días en la calle y cientos de expedientes sobre escritorios burocráticos donde irresponsablemente se empolvan en el abandono.

Asumió Corral que lo mató una gavilla con un “malandro” perteneciente al Cártel de Sinaloa que ha operado en la región en la más completa impunidad y libertad, propiciada precisamente por la negligencia y abandono de la autoridad estatal, que deja a su suerte no solo a los turistas, sino a la población en general, todos los días expuesta al destino que le imponga el crimen organizado de su entorno.

Habla de paradojas el gobernador y sostiene que con esta muerte acaba la influencia de “El Chueco”, como identifica a su asesino.

Claro. Los norteamericanos no descansarán hasta atrapar a los asesinos, o el gobierno federal a través del ejército o la marina, porque la policía estatal imposible que lo haga cuando su responsabilidad debió ser evitar ese asesinato. En Urique tienen uno de sus cuarteles.

Menciona el gobernador en su catálogo de penas que es el mismo dolor que siente por Julián Carrillo y Uriel Loya , pero convenientemente olvida al doctor Blas Godínez, el ataque a su hijo, quien apenas salió del hospital con severas secuelas; olvida a Miroslava Breach, Ricardo Caraveo, y a los tantos miles de privados violentamente de la vida que lleva durante su administración. Trató de compensar el error elemental de tacto luego en una entrevista banquetera a modo.

 ***

Patrick Braxton Andrews, se ha dicho, gustaba viajar de manera incesante por todo el mundo, particularmente Latinoamérica.

Su recorrido por México sería una grata experiencia. Voló a Chihuahua donde se embarcó en tren a las Barrancas de Cobre, y se instaló en Urique.

El 28 de octubre se supone, porque no hay mayores datos oficiales, fue asesinado al cruzarse en el camino de un delincuente de la zona, plenamente identificado.

A partir de que perdió contacto con su familia, inició una incesante búsqueda y presión por parte de sus gentes más cercanas, quienes abrieron una cuenta de Facebook para solicitar ayuda.

A partir de ahí empezó el calvario para exigir la localización de Patrick. Recurrieron sus parientes a los senadores Thom Tillis y Richard Burr, como una forma de mover al gobierno mexicano, y al de Chihuahua en una intensa búsqueda que culminó con la información lacónica de que Patrick habría muerto.

 ***

El jueves a las 18:11 horas, el gobernador subió al Face el dato del asesinato, ocurrido en La Playita, en Urique, a manos del narcotraficante José Noriel Portilo (Sic) Gil, alias “El Chueco”.

“Bajo los avances que hay en la investigación, puedo decir que fue un cobarde y brutal asesinato, de una persona totalmente inocente, un hombre limpio cuyo infortunio fue cruzarse en su caminar con este malandro”, expresa.

Se olvida el gobernador, que cobardes y brutales han sido los mil 635 homicidios ocurridos nada mas en lo que va del presente año, casi cuatro mil en lo que va de su administración. Se cuentan entonces por miles los hogares en luto. Para estos casos no hay epitafios anotados en ninguna de sus redes sociales.

Aparentó mortificación por “la vileza, quizá esparcida por los mismos malosos para tratar de justificar su atrocidad” de que Patrick anduviera buscando marihuana. “Es falso” sostuvo contundente.

Pero da la casualidad que esa filtración solo pudo ocurrir dentro de la misma Fiscalía, hacia donde debería enfocar sus baterías en lugar de buscar responsables y criminalizando a todo mundo. El manejo de la carpeta de investigación es su responsabilidad como cabeza del ministerio público.

Siguiendo los comentarios en Face, que como dijimos no tienen desperdicio, recurre al sentimentalismo vil para aprovecharse de la situación: “He vivido ya varios momentos muy duros y tristes en mi gestión como Gobernador, y el que he vivido ayer con Gary Baxtrón (Sic), el padre de Patrick, me ha partido el corazón, al transmitirle la información del trágico suceso”. Ni el apellido escribe bien.

Ese día, la policía encontró la cabeza de una persona, cuyos restos habían sido localizados dos días atrás en plena capital del estado que gobierna. O desgobierna.

El viernes fueron varias las personas baleadas a kilómetro y medio de Palacio, al sur de donde despacha. Uno de ellos murió. Debe ser muy duro su corazón para no condolerse y aguantar también estos pesares.

Y en el colmo de la incapacidad, ofreció “…a su hermosa familia, no sólo que encontraremos el cuerpo de Patrick, si no que haremos Justicia y daremos castigo ejemplar a este delincuente y su gavilla, a quienes paradójicamente, al actuar con esa cobardía ponen fin a su influencia y control de esa zona, bajo el Cártel de Sinaloa”.

Caramba. Primero no pudieron más que obtener información de que el joven norteamericano había muerto dos semanas después de su desaparición.

A tientas, en una ausencia de gobierno y control en la sierra, los sabuesos del gobernador apenas pudieron confirmar dicho fallecimiento. Y ahora ofrece algo que está fuera de sus manos, como ya se ha visto con anterioridad.

¿Con ayuda de quien podrán encontrar el cuerpo?.

Evidentemente ya está pensando en la policía norteamericana o la milicia federal, a quien siempre recurre, en medio de sus críticas acres. De golpeador se convierte en suplicante de ayuda del gobierno federal.

No puede con su chamba, es muy bueno para criticar, pero ahí está pidiendo a gritos auxilio ante su incapacidad y la de sus jefes de policía, César Peniche y Oscar Aparicio.

Ya es una verdadera burla el resto de su publicación en Face. Es ironía pura: “Nada nos va a detener hasta capturarlo; podremos tardar un poco o mucho, pero los vamos a agarrar, como hemos logrado aprehender a los responsables en casi todos los eventos de alto impacto…”.

Chihuahua es una tierra sin ley. La impunidad sigue enseñoreada. Ese “casi todos” es la generalidad de una ausencia de autoridad.

Ese día, precisamente el jueves, antes de que el señor tomara su smart phone y publicara en su Face lo que hemos revisado, Chihuahua amaneció con una nueva alerta de viaje del gobierno norteamericano.

Corral tuvo que tragar bolitas antes de revelar los pocos avances de investigación con que cuenta acerca del caso de Patrick. Contexto de ingobernabilidad vil y atroz.

En una entidad que soporta un estereotipo de violenta hay un gran dolor diario, con una tasa de crímenes muy superior a la media a nivel nacional donde contrario a lo que piensa el gobernador, todos los crímenes son prioridad.

El de Patrick y el de miles de chihuahuenses que han perdido la vida, personas también buenas, inocentes de la violencia criminal que debería combatir.

Pero él sí distingue entre los buenos y los malos, entre los que sí se pueden asesinar y los que no, envuelto cómodamente en el sopor que proporciona la buena vida y seguridad de Palacio de Gobierno.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo