Cuauhtémoc

Cuauhtémoc: opera Gas Natural sin aval de regidores y sin supervisión de peritos

Se dio un convenio con la actual administración a cambio de un recurso del cual tampoco se han rendido cuentas

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

Manuel Salcedo/El Diario

jueves, 18 julio 2019 | 17:07

Cuauhtémoc.- Las incomodidades que provoca actualmente el gas natural al tránsito vehicular en la Zona Centro de la ciudad están acompañadas por señalamientos de regidores del Ayuntamiento y del Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Cuauhtémoc, quienes coinciden en la desconfianza que generó la forma en que, sin atenderlos como figuras que buscan el desarrollo de la ciudad, se dio un convenio con la actual administración a cambio de un recurso del cual tampoco se han rendido cuentas de manera transparente.

Al cierre del año  2018, la actual administración municipal manifestó un déficit presupuestal que los llevó a contemplar un préstamo para solventar algunos recursos como aguinaldos y pago de proveedores, a pesar de que la administración anterior comprobó la suficiencia presupuestal para cubrir estos y todos los gastos relativos a una administración municipal.

En ese momento las gestiones de la iniciativa privada, de cuatro años a la fecha, lograron concretar que la empresa Gas Imperial anunciara el inicio de operaciones en Cuauhtémoc, gracias a un convenio con el Gobierno municipal, a pesar de que dicho convenio no integró a la máxima autoridad en el Municipio, el cuerpo de regidores.

En ese momento el convenio establecía la entrega de 15 millones de pesos, de los cuales los primeros cinco fueron utilizados para solventar el cierre del año 2018 y ya en este año se recibió la ministración de los 10 millones de pesos restantes.

Al respecto, la regidora de Desarrollo Urbano, Jazmín Vega Altamirano, mencionó que se ha solicitado al Gobierno municipal un registro sobre el destino de esos 15 millones de pesos, toda vez que forman parte de las arcas del Municipio, en atención a su obligación de velar por un manejo adecuado de recursos municipales.

Asi mismo, junto con otros regidores, han señalado que, en comparación con los trabajos de instalación de gas natural en otras ciudades, no se tiene el mismo nivel de trabajo que garantice que en poco tiempo no se tendrá que echar mano de otros recursos para atender los desperfectos que pueda generar la obra que se inició sin su consentimiento ni conocimiento a detalle.

Entrevistado al respecto, Roberto Corral Ordóñez, presidente del Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Cuauhtémoc, mencionó la obligación de designar a un perito de obra para la supervisión y desarrollo de los trabajos, para garantizar que los trabajos de compactación en las zanjas realizadas sean los óptimos, y con el paso de las lluvias y el movimiento mecánico de la tierra y el material pétreo en la zona no se tengan afectaciones a las calles de Cuauhtémoc en el mediano plazo.

Según regidores la empresa ha respondido en tiempo y forma a las solicitudes de información en donde se les reitera que el material usado es el mejor y que la forma en que se trabaja es la más eficiente, situación que no los ha dejado del todo satisfechos.

Entre estas sospechas, se manifestó que en un inicio las operaciones del gas natural atenderìan de manera primaria al sector industrial y se atendería primero la zona habitacional sur de la ciudad en una segunda etapa, sin embargo en la práctica se determinó que fuera la zona comercial centro la primera en tener esta infraestructura de dotación de este combustible, dejando desatendida la zona sur y sin atención al sector industrial.

Esta serie de cambios, aunados a las incomodidades naturales por el cierre de calles en la Zona Centro, han llevado a algunos regidores a desconfiar de que el costo para el usuario de gas natural no sea el 43% más barato que el gas licuado de petróleo (Lp) y que todas estas molestias se centren en una entrega de recursos cuya transparencia en el manejo no se ha hecho manifiesta a los regidores, cuyas peticiones de avance de obra y situaciones técnicas tampoco han sido entregadas al Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Cuauhtémoc.