Delicias

Aves en “protección especial”

LOCAL

Luis Arturo Martínez Durán/el Diario

domingo, 29 diciembre 2019 | 10:18

Al menos cinco tipos de aves que visitan el humedal del río San Pedro en Meoqui, están catalogadas como especies en condición de “protección especial”, de los más de 250 diferentes géneros identificados, que migran desde el norte a este cuerpo de agua, donde llegan para pasar el invierno.

Juan Loredo, integrante de la agrupación Vida en el río San Pedro, una de varias organizaciones preocupadas por la flora y fauna de los humedales, en especial las del río de Meoqui, indicó que están preocupados y ocupados por las especies que migran a este humedal, en especial tocó el rubro de las aves rapaces, sobre las cuales se da menor difusión.

Las auras, los buitres son ejemplos de aves de este tipo más conocidas y que viven en los humedales como el de Meoqui, permanentemente, sin embargo, durante el invierno vienen de Canadá y Estados Unidos, debido a las condiciones climáticas favorables que les arropa la zona, además de la abundancia de alimento. Incluso hay una especie de la familia de los halcones peregrinos, que proceden de más al norte, desde el ártico mismo.

Hay años en que ciertas especies no se llegan a ver en el lugar, otras sí, por lo tanto en los últimos años gracias a los trabajos de especialistas, fotógrafos e investigadores, se han detectado que han arribado al menos 200 especies, pero se estima que haya unas 50 más, las cuales no se han podido cotejar formalmente, por lo que se puede decir que han llegado unas 250 tipos de aves distintas.

Los efectos más dañinos para esta magnífica fauna son el ruido, la tala, la extracción de materiales de manera inmoderada, la pesca no controlada, entre otros factores que afectan la tranquilidad de estos pájaros, por tanto su estancia y supervivencia.

Hay unos dos kilómetros en esta parte del río, en donde se establecen todas estas criaturas, que la verdad son espectaculares y que la gente no aprecia, al contrario, muchos tratan de dañarlas sin razón alguna. La problemática es la contaminación, la extracción de materiales de manera indiscriminada, la cacería no regulada, el ruido de la gente que acude a los lados para simplemente pasar el día. Existe una Policía Ecológica que implementó el Gobierno Municipal de Meoqui, para erradicar esto.

Vida en el Río San Pedro, es una de varias agrupaciones que se formaron a raíz de la declaración de Humedal Protegido, está el Consejo Ciudadano de Meoqui, que se dedica a la parte de la vigilancia legal de las acciones, otras que se dedican más a la promoción y difusión de conocimientos sobre la fauna y ecología de la zona, tratando de educar en este rubro a las nuevas generaciones.

Ofrecen pláticas a estudiantes de diversas escuelas en Meoqui, a través de la Casa de Cultura Emiliano Zapata, “proyecto Revueltas” en donde se tocan estos temas y se tratan de expandir estos conocimientos pero sobre todo el amor y respeto por la naturaleza.

“La gente aún no está consciente de que este río es el principal patrimonio que se tiene en Meoqui, y no se está cuidando como es deseado”, expresó el entrevistado, al reiterar que esa es la tarea que tienen como sociedad organizada en pro del medio ambiente.

El clima, la presencia de alimento, la abundancia de peces e insectos, son algunas de las razones por las cuales estas magníficas aves arriban al humedal, que tiene nombramiento como sitio Ramsar, un distintivo que se les da a estas zonas por cumplir con una serie de parámetros, en este caso específicamente con nueve criterios básicos, que se refieren a servicios ecológicos que ayudan a los ciclos vitales de los recursos naturales y seres vivos.

Hay dentro de toda la gama de aves, cinco especies que están catalogadas como de “protección especial”, entiéndase esto como un preámbulo a considerarse una especie en potencial peligro de extinción.

Hay un concepto que se denomina “Plan de manejo”, un documento en donde se establecen las acciones o actividades permitidas y prohibidas en aras de la conservación integral, donde participan sociedad civil y autoridades.

El nuevo Gobierno Federal parece ser sensible a estos temas, sin embargo no se han visto acciones contundentes, concretas, solo lo que tajantemente marca la Comisión Nacional del Agua en cuanto a las normas aplicables a los cuerpos de agua, pero se necesita que los municipios se involucren más, pues son autoridades que pueden con más facilidad gestionar ante otras instancias.

Las especies sujetas a protección especial son aquellas que podrían llegar a encontrarse amenazadas por factores que inciden negativamente en su viabilidad, por lo que se determinó la necesidad de propiciar la recuperación y conservación de poblaciones de especies asociadas.

Dentro de algunas de las aves que migran al humedal, están: el buitre americano, el cabecirrojo o aura, el zopilote común, el águila pescadora, el milano cola blanca, gavilán rastrero, cernícalo americano, aguililla cola roja, aguililla gris, y entre los catalogados como de protección especial, están ejemplos como, el gavilán pecho canela, el gavilán de Cooper, aguililla pecho rojo, aguililla cola roja, aguililla de Swainson y el halcón peregrino.