Delicias

Cementerio en Meoqui, cuenta con lápidas del siglo XIX

Local

Jesus C. Aguirre Maldonado/El Diario

sábado, 02 noviembre 2019 | 10:38

Lápidas de cantera, que son una verdadera obra de arte y que incluso datan de fines del Siglo XIX, se hallan abandonadas por familiares y las autoridades como el INAH o de Cultura, ya que encierran la historia de los primeros pobladores de este municipio con más de 300 años de existencia, y resguardan algunas los restos de gente de alcurnia y otras están destruidas y semi enterradas, lo que es una lástima. 

A pesar de que algunas lápidas, esculpidas a mano por verdaderos artesanos, tienen más de cien años de existencia siguen conservándose, lo que no sucede con las más nuevas, que se agrietan y destruyen en pocos años. 

En el caso que nos ocupa, las lápidas de cantera, la mayoría son verdaderas obras de arte, con el tallado a mano de letra manuscrita, flores y ángeles hechos a punta de cincel y formón y algunas otras herramientas de la época. 

Lo que llama poderosamente la atención en algunas de ellas por parte de visitantes es que no escribían el nombre o apellido completo y terminaban la palabra nombre o apellido en una segunda línea. 

En una lápida puede leerse “Dolores Hijar de Casillas. Falleció el 28 de noviembre (abreviaban “Nbre”) de 1905 a la edad de 92 años. Su hija María le dedica este recuerdo. DEP”. Se encontró una tumba completa con lo que es la lápida y la parte de arriba. En la parte superior a manera de columna y por encima de la lápida puede leerse: “ELICIA R. DE ARCE”. 

Luego una estrella que significa la fecha que nació: 12-1º 1851 y luego abajo en la siguiente línea, una cruz que hace referencia a su muerte: 6-6-1911 (falleció el 6 de junio de 1911). Su esposo e hijos le dedican este recuerdo. 

Y en lo que es la lápida de manera incorrecta está escrito: “Existe aquí también los restos DEL SEÑOR DON JOSÉ ARCE QUE FALLECIÓ EL 6 DE ENERO DE 1926 A LA EDAD DE 90 AÑOS”. Así con puras mayúsculas lo escribían. 

Las lápidas de cantera eran verdaderas obras de arte, con dibujos grabados de flores, letra manuscrita y de la conocida como pegada. Pero también había errores de ortografía y por ejemplo escribían mallo, en lugar de la palabra correcta mayo. 

Y también redactaban palabras con la “S” al revés. El caso es el de la lápida de la señora Manuela Valenzuela de Hernández, que nació el 22 de mayo de 1818 (hace ya 201 años) y que murió el 4 de octubre de 1901. Ahí escriben las palabras esposo e hijos con la “S” al revés. El INAH, Secretaría de Cultura o alguna instancia deben hacer algo por rescatar estas tumbas, que en Meoqui lucen quebradas,