Delicias

Claudia, mujer delicienses dedicada a la albañilería

*** Para los albañiles los últimos años han sido más intensos en calor y en frío ***Es necesario seguir trabajando para comer

Érika González Lozano/El Diario
lunes, 10 junio 2019 | 22:58




Con temperaturas que llegan a los 40 grados centígrados en los últimos días, Claudia Vega de 35 años de edad, toma sus precauciones para no sufrir un golpe de calor, pues desde hace algunos años trabaja como albañil junto a su esposo en este municipio de Delicias.


“Es buena para el revuelto como para poner block, pisos, techos y lo que se requiera para terminar una casa”, comenta su esposo Cruz Garibay, quien asegura que ella es la que cobra y trabaja por gusto propio, Cruz no solo es su esposo, también es su voz, ya que Claudia perdió el habla desde hace más de año y medio.


Al realizar un recorrido por diferentes obras de la construcción en Delicias, con el objetivo de verificar las condiciones en las que se encuentran trabajando bajo el sol, El Diario de Delicias se encontró con Claudia y Cruz, una pareja de albañiles que juntos levantan una casa desde los cimientos hasta el techo y detalles interiores. 


Las labores inician desde las 6 de la mañana para terminar de trabajar a eso de las 2:30 de la tarde y evitar la intensidad del sol del resto del día, explicaron que las medidas de protección están en el vestuario, que tiene que ser manga larga, pantalón de trabajo, cachucha y hasta un pañuelo para cubrir más la cabeza.


Además de iniciar labores desde temprano, su ropa forma parte importante para trabajar sin consecuencias como las quemaduras por el sol, mencionaron que cargan con bastante agua para mantenerse frescos y al final de la jornada siguen hidratándose con vida suero oral en casa para evitar enfermarse.


Claudia realiza trabajos en tierra como mezclar el revuelto con cemento mientras su esposo se encuentra en las alturas avanzando en la obra, Cruz, indicó que apenas tienen cinco años juntos, pero que su esposa jamás ha querido quedarse en casa y le ayuda en todas las actividades.


Claudia a señas dijo ser feliz con el trabajo que ambos hacen en la construcción, también mostró sus mangas largas y su ropa cuando se le pregunto si es pesado trabajar con temperaturas de hasta 40 grados, afirmando en su lengua que se encuentra vestida para eso.


Cruz, por su parte expresó haber sufrido en el pasado varios golpes de calor, por eso ha tomado sus precauciones al salir a trabajar, sin embargo, recalcó que los últimos años han sido más intensos en calor y en frío, pero es necesario seguir trabajando para comer.