Delicias

Hotel del Norte, uno de los bellos íconos de Delicias

Llegó a estar entre los principales hotel de la zona norte de México

Jesús C. Aguirre Maldonado / El Diario

lunes, 19 agosto 2019 | 14:11

Aparejado al crecimiento de Delicias se encuentra como mudo testigo una verdadera joya arquitectónica el Hotel del Norte, otrora centro de negocios, banquetes y parada obligada de artistas y políticos de la época, que llegaban a descansar. 

Hoy, sin dar el servicio de antaño, sigue de pie, pidiendo la ciudadanía que sea declarado patrimonio histórico y no se vaya a derrumbar.

Con operaciones desde 1935, el hotel más viejo de Delicias y que sigue engalanando nuestra ciudad se mantiene de pie cual varonil jovenzuelo, ya que no hay quien evite echarle una miradita, sean propios o extraños, el Hotel del Norte es uno de los íconos de esta ciudad.

Las épocas de bonanza, en que florecía el algodón y la vid, cultivos que incluso están en el escudo original de Delicias, han quedado sepultadas entre los polvos y el viento y solo quedan recuerdos del que llegara a ser de los principales hoteles no solo de la región, el estado, sino de todo el norte de México.

En el 2011 la dura crisis le pegó, al grado de que llegó a embargarlo la banca debido a las deudas y a los pocos clientes, pues informaciones de esos años señalan que el crecimiento hotelero se los fue comiendo, aunado a que ya no tenían clientes y sin nulo apoyo gubernamental para el ramo turístico.

Todo esto resultó insostenible para la familia Bünsow, por lo que el inmueble tuvo que ser desocupado dejando atrás muchas historias de amor, de negocios y diversión entre sus muros y paredes.

Hoy en día dicho hotel ya no funciona, ni siquiera el tradicional bar “1888”, que marcó también todo una época, junto con el Mr. Wilson, donde ahora las hijas pusieron un restaurante y la esquina fuera vendida para que se construyera una tienda de conveniencia Oxxo.

Para los señores Olga y Don Andrés Bünsow e hijos fue bastante difícil mantenerlo en operación, ya que antes de cerrar sus puertas llegaron a comentar los dueños que apenas tenían dos huéspedes en promedio por mes, cuando en otras épocas menos malas tenían clientela cuando menos en Semana Santa y en diciembre, comentó en una oportunidad la señora Bünsow, al señalar que las cuentas de agua llegaron a estar hasta en los 150 mil pesos y también muy altas las de la energía eléctrica.

Ahora se dice que el doctor Ricardo Orviz, quien está casado con una nieta de don Andrés es quien ha rescatado el Hotel del Norte, que contaba con 23 habitaciones y llegó a albergar a la crema y nata del espectáculo, la política y los negocios.