Delicias

Misa, kermés y cabalgata en honor a San Isidro

Queremos que la gente reconozca en él a una persona humilde pero de mucha fe

Mayra Hermosillo González/El Diario
miércoles, 15 mayo 2019 | 22:40


“Queremos que la gente reconozca en él a una persona humilde pero de mucha fe, nos falta mucho por imitarlo, pero en estas ocasiones el fervor por San Isidro se desborda por los cristianos”, comentó María del Carmen Aguilar.

Así dieron inicio las actividades para celebrar el día del santo patrono, mismas que empezaron y culminaron con misas ofrecidas por el párroco Gerardo Ochoa, pero también se realizó una gran kermés con venta de antojitos mexicanos y una cabalgata durante la procesión del Santuario.

Taquitos de bistec encebollados, enchiladas rojas con queso gratinado, gorditas rojas de deshebrada o molida, aguas frescas de limón, melón, horchata, betabel, banderillas, chilindrinas, tamales, menudo… todos estos deliciosos platillos mexicanos, elaborados a las afueras del templo de San Isidro Labrador.

Mientras las decenas de familias se decidían por qué platillo degustar, el grupo de matachines, portando sus coloridos vestuarios, estuvo realizando los tradicionales bailables justo al frente del templo, luego de concluirse las misas que se desarrollaron a las 7 de la mañana, a medio día y a las 8 de la noche.

María del Carmen Aguilar integrante del comité organizador, dio a conocer que como cada año festejaron en grande el día de San Isidro, pues incluso hubo una procesión que partió a las 7 de la tarde del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe acompañada de una cabalgata, “Afortunadamente tuvimos un gran fervor, la gente siempre atiende bien estas invitaciones y logramos que se congregaran cientos de creyentes”, dijo.

Por otra parte anunció, que los recursos que recaudaron de las ventas en la kermés se invertirán en la edificación del centro pastoral, el cual actualmente está en obra negra.

Fue minutos después de las 7 de la tarde, cuando un grupo de 50 personas, unos montados en caballos, otros más en tractores y también caminando, partieron del Santuario de Nuestra señora de Guadalupe hacia el templo de San Isidro para realizar la tradicional cabalgata con la imagen del santo enfrente, mientras oraban y repetían los ruegos hacia los participantes y quienes se atravesaban por su camino; este recorrido concluyó con la misa final celebrada a las 8 de la noche.