Delicias

Ni la muerte los separó: Sepultan a ex pelotero y a su compañera de vida

Tras informarle, ella muere al día siguiente. Juan Enríquez y Margarita Payán: “Hasta que la muerte nos separe”

Martín Ortiz Mares/El Diario
martes, 16 abril 2019 | 22:22







“Hasta que la muerte nos separe”, así se despidió al matrimonio del pelotero de la Loma de Pérez, Juan José Enríquez Martínez y la señora Margarita Payán Parra, que hasta en el momento de su partida de la vida terrenal permanecieron juntos.

Lágrimas en los rostros de la familia, saludos de los parientes y amigos que tenían tiempo de no verse, mucha gente afuera del templo de Loma de Pérez, donde se realizó la celebración litúrgica de despedida.

Para algunos un hecho lamentable pero para muchos otros una bendición, de que este matrimonio que tanto se amó en vida, partiera unido hacia el encuentro con el Creador.

“Nuestros hermanos doña Margarita y Juan José, tuvieron una larga vida aquí entre nosotros y hoy inician una larga vida con Dios, junto a Jesús en la eternidad”, dijo el encargado de llevar a cabo el oficio religioso, Sabino Valle

“Ellos vivieron, lucharon por vivir las enseñanzas de Jesús, eran fieles de este templo, al cual se acercaban para alimentarse del cuerpo de nuestro señor Jesucristo, para proyectarlo con la humanidad y con su familia”.

Todos los cuidados que tenía don Juan con doña Margarita, no eran por el simple hecho de que era el esposo, no, la atendía simple y sencillamente  porque aún de tantos años juntos seguía amándola y tengan por seguro que doña Margarita se lo correspondía plenamente”.

Juan Enríquez, gran pelotero de la Loma de Pérez, quien falleció el sábado por la tarde, fue seguido al día siguiente por su esposa Margarita, que también se encontraba muy enferma en el Seguro Social, al conocer el fallecimiento de su compañero de vida, con el que procreó 4 hijos, no aguantó la pena, se complicó su estado de salud y pereció el domingo por la tarde-noche.

Concluido el servicio religioso, con las 2 carrozas lado a lado, como fue la vida de esta pareja, una larga columna de vehículos les siguió hasta el panteón municipal, donde después de un pequeño acto rindieron tributo a la madre tierra: Margarita Payán y Juan Enríquez, Descansen en Paz.