Delicias

Recuerdan a las madres ausentes

Este 10 de mayo familiares enteras acudieron al campo santo a visitar a sus muertos

Érika González Lozano/El Diario
sábado, 11 mayo 2019 | 09:21




Al son de Te vas ángel mío, Madre adorada y Hermoso cariño, iniciaron los festejos del Día de la Madre, desde las cuatro de la mañana los vendedores comenzaron a instalarse afuera del panteón municipal para asegurar un buen lugar y vender las tradicionales coronas, flores de papel, plástico y naturales, para quien acude durante el 10 de Mayo a recordar a su mamá.


Ayer día de las madres también se conmemoró en el cementerio municipal, la fecha especial en la que todos recuerdan a quien les dio la vida y en otros casos a quien ocupó este importante lugar y los cuidó como si fueran sus hijos.


El tradicional mariachi fue sustituido por bocinas chicas y grandes, o bien por el sonido instalado en vehículos, donde resonaron melodías como Te vas ángel mío, Madre adorada y Hermoso cariño, Cruz de olvido, Dos coronas a mi madre y muchas más. Familias completas convivieron alrededor de la tumba de su madrecita.


Algunos se reunieron para rezar frente al lugar donde yace el cuerpo de su mamá, para mitigar el sol resaltaron las coloridas sombrillas y las carpas, cual día de campo sacaron los refrescos, las aguas naturales e incluso a discreción una que otra bebida alcohólica. A pesar del polvo que se levanta en el campo santo, hubo quien disfrutó de algunos alimentos fáciles de transportar. 


Además de los arreglos florales usados para adornar, no podía faltar la arregladita a la tumba, palas, escobas, pintura y los baldes de agua, fueron algunos de los instrumentos que sobresalieron el día de ayer en el panteón. Aunque la mayoría de las piletas lucieron llenas de agua, se presentaron algunas quejas de que no había agua cerca de algunas áreas, situación que este medio de comunicación no logró confirmar.


Durante el recorrido, los trabajadores del panteón realizaban algunas labores de recolección de basura, pues se detectaron algunos montones de escombro y desechos de coronas viejas. Aunque esta situación no impidió que los visitantes fueran al panteón a limpiar y llevar flores a su Mamá.