Delicias

Solo se me vino a mi mente mi esposa y mis hijos: sobreviviente

Narra terribles momentos del derrumbe

Erika González Lozano/El Diario
lunes, 06 mayo 2019 | 21:46






Julimes.-“¡Compañeroooos, compañeros!, les gritaba y solo alcancé a ver el cuerpo de mi cuñado, quien se quejaba de dolor bajo los escombros, tres más quedaron enterrados, recuerdo que en ese momento solo pensaba en mis hijos y mi esposa”, son las palabras que narró con un nudo en la garganta Félix Adrián González Benavides, sobreviviente del derrumbe de la mina Cerro Prieto de la empresa Corpomin.


El pasado domingo era un día de trabajo normal, con apenas una semana de haber ingresado a laborar a la mina, Félix Adrián, de 31 años de edad y su cuñado Jorge Alejandro Carnero Soriano, de 38, ingresaron a las fauces del mineral junto con tres compañeros más que perdieron la vida en el lugar, Luis Alberto Landeros Irungaray, Guadalupe Acosta Reyes y un tercer trabajador que aún no había sido rescatado hasta el día de ayer.


La jornada comenzó a una profundidad de más de 250 metros, en donde cada integrante de la cuadrilla estaba un metro separado uno del otro. González Benavides explicó que mientras se encontraba agachado trabajando con la pala, escuchó el estruendo y dio un salto lo más lejos posible del derrumbe, -aún sin comprender qué pasó-.


“¡Compañeroooos, compañeros!, les gritaba y solo alcance a ver el cuerpo de mi cuñado quien se quejaba de dolor bajo los escombros, tres más quedaron enterrados”, comentó Félix Adrián, quien gracias a que se encontraba al final de la fila de trabajo salio ileso, a diferencia de su cuñado Jorge Alejandro, quien a pesar de quedar sepultado en los escombros, logró sobrevivir y se encuentra delicado de salud con fractura de cadera y ambas extremidades posteriores.


Después de ver a su cuñado bajo la tierra y al no obtener respuesta de los otros tres mineros, Adrián, dijo que salió de la mina para pedir ayuda y ya no le permitieron bajar, sin embargo, al rescatar a su cuñado no lo dejó solo durante el traslado a la Clínica once del Seguro Social en Delicias.


“Recuerdo que en ese momento solo pensaba en mis hijos y mi esposa”, comentó, Adrián, quien al recordar esos terribles instantes, un nudo en la garganta le quebraba la voz sin poder contener las lágrimas. Su esposa Adriana y su hijo menor le acompañaban el día de ayer mientras esperaba noticias del estado de Jorge Alejandro, para quien solicitaron sangre O positivo, ya que ingresará a cirugía. 


Informó a El Diario de Delicias, que su cuñado y él ingresaron a trabajar a la mina hace una semana, con la idea de reunir dinero para festejar los quince años de su sobrina, la hija de Jorge Alejandro, pues hace tres años falleció la mayor antes de llegar a cumplir esta edad.


“Realmente volvimos a nacer, en casa me esperan mis hijos Aldo, de 2 años de edad, Abel, de 5 añitos y Ángel Adrián, de 9, es difícil hablar todavía de esto, pero gracias a Dios salimos vivos, a diferencia de mis otros tres compañeros, quienes quedaron totalmente cubiertos de tierra y piedra”, lamentó. 


Agradeció la disposición del personal de la mina Cerro Prieto de la empresa Corpomin, quienes han estado al pendiente del estado de salud tanto de él como de Jorge Alejandro.