Deportes

Año para el olvido de Cruz Azul y Pumas

Dos de los grandes concluyeron el 2019 con el agua hasta el cuello

Reforma

jueves, 02 enero 2020 | 09:30

Ciudad de México.- Dos grandes concluyeron el 2019 con focos rojos y parece que el 2020 mantendrán el agua hasta el cuello.

El año que recién terminó, Pumas y Cruz Azul fueron la sombra de los conjuntos que se ganaron en décadas pasadas el rol de protagonistas en el futbol mexicano; uno, el del Pedregal, no logró meterse a la Liguilla en ninguno de los dos semestres, mientras que La Máquina volvió a sufrir de problemas al interior de la directiva, que tiraron de un golpe un proyecto que pintaba para acabar con su sequía.

Aunque los 22 años sin título de los celestes son rimbombantes para cualquier institución, el Club Universidad es el que luce más en crisis.

Los felinos no ganan ni un campeonato desde el Clausura 2011 y a partir de ahí sólo han llegado a una Final, pues ni en la Copa MX han podido trascender.

El nuevo presidente de los Pumas, Leopoldo Silva, tendrá que lidiar con la herencia de Rodrigo Ares de Parga, quien dejó a una plantilla desequilibrada, con extranjeros que han sido un calvario para la afición y hasta para los técnicos.

El ingeniero químico le echó la bolita a Jesús Ramírez, presidente deportivo, pero no le abrió la chequera por lo que el 2020 pinta a que será igual de caótico que el año pasado, con algunos canteranos rescatables y foráneos que no se desviven por el escudo.

En cuanto a Cruz Azul, lo mejor que tiene es el barco, aunque la duda está en su tripulación.

El protagonismo de Víctor Garcés al anunciar a Robert Dante Siboldi como técnico celeste hizo que lo mucho o poco que había logrado el presidente deportivo Ricardo Peláez se fuera al barranco.

La directiva tardó casi cuatro meses en designar a Jaime Ordiales, sucesor de Peláez, quien arrancará su proyecto a la par del torneo, por lo que luce difícil que pueda redondearlo con el título.

Pumas y Cruz Azul están en crisis, a años luz de los sólidos proyectos de clubes que les quieren arrebatar el mote de grandes.