Deportes

Autobuses autónomos invadirán la villa olímpica Tokio 2020

Pueden adaptarse para transportar desde personas hasta equipo de competencia

Excélsior

miércoles, 14 julio 2021 | 20:12

Japón y la tecnología, son dos palabras que van ligadas porque al hablar del país asiático uno también piensa en una mirada futurista, donde los robots dejan de estar en las películas para invadir hoteles o, en el caso particular de los Juegos Olímpicos 2020 las gradas ante la prohibición de público por la pandemia por COVID19.

Dada la asociación con la innovación tecnológica, una de las marcas patrocinadoras planeó utilizar el evento veraniego para exhibir los avances en cuanto a vehículos autónomos y eléctricos. Si bien ya hay ciudades del mundo donde pequeños autobuses recorren las calles en modelos de prueba, Tokio 2020 será la primera ocasión que 20 vehículos de estas cualidades se utilicen en un evento con miles de personas.

Toyota equipó 20 minibuses de su proyecto e-Palette para transportar a las personas que se encuentren en la Villa Olímpica en la capital japonesa. El objetivo es comprender de un evento de esta magnitud las necesidades de transporte de las personas, pero también de las adaptaciones necesarias para ayudar a las personas con alguna discapacidad retomando lecciones de los atletas paralímpicos llevando esto al uso diario en un futuro.

Hasta 20 km/h sin conductor

Los buses tienen una forma simétrica con medidas pensadas no solo para transportar personas, sino también mercancía porque la idea de este proyecto es diversificar sus usos ayudando incluso a montar camiones de comida.

Su figura exterior es similar a lo que ya hemos visto con otros vehículos autónomos de este tipo, una silueta amigable con faros que asemejan los ojos de un robot y con una pantalla que transmite mensajes escritos para interactuar con las personas, desde un “recargando” hasta permitir el paso de otros peatones con una leyenda “después de usted”.

El modelo que estará circulando en la Villa Olímpico tiene una capacidad para 20 personas, incluido un operador que estará para asistir en caso de que el vehículo sufra algún inconveniente con el manejo autónomo. Esta configuración se puede cambiar para permitir hasta cuatro sillas de ruedas y siete pasajeros de pie.

Cada e-Palette tiene una autonomía de hasta 150 kilómetros de distancia con una única recarga de batería y circulará hasta los 20 Km/h como velocidad tope.

La capacidad de manejo autónomo está apoyada por sistemas de medición de 360 grados, analizando el entorno total del vehículo para tomar las decisiones adecuadas en cuanto a la trayectoria, pero también recolectando información que se almacena en el módulo de comunicación central.

Estos datos son enviados al Toyota Big Data Center, una plataforma global que recopilará toda esa información y que ayudará a la compañía japonesa a tomar las directrices para llevar estos autobuses al siguiente paso.

Para el grupo de ingenieros que estarán atentos al seguimiento de este modelo, los Juegos Olímpicos Tokio 2020 serán el inicio de una larga carrera por masificar este medio de transporte, con una medalla de oro que saben tardará en llegar, porque conseguir un vehículo 100 por ciento autónomos en las grandes urbes están a una distancia muy lejana, comparable solo con los deportistas que inician la maratón, pero saben restan muchos kilómetros para alcanzar la gloria.