Deportes

Ávila cambió el chip; gran temporada

El antesalista de los Diablos Rojos del México está en un gran año, luego de una dura campaña invernal

Excélsior
martes, 09 julio 2019 | 14:33

Ciudad de México


Tras un duro invierno de 2018, el infielder Emmanuel Ávila está en uno de los mejores veranos de su carrera. El sinaloense batea para .386, tercer lugar en Liga Mexicana de Beisbol, con 15 cuadrangulares y 56 carreras producidas.

Durante el invierno en la Liga Mexicana del Pacífico bateó para un pobre.172 en 14 encuentros. Fue dado de baja y jugó algunos encuentros en la Liga de Nicaragua, sin mucho éxito.

Me di cuenta que no estaba haciendo bien las cosas”, dijo Ávila, quien está en su décimo año en LMB. “A veces uno piensa que ya lo sabes todo, que no te tienes que esforzar más, y el invierno pasado fue para mí una llamada de atención, para darme cuenta que no me podía descuidar”.

Ávila se quedó libre desde enero de este año y aprovechó el tiempo para prepararse, de cara a esta temporada, con un preparador físico.

"No me sentía mal físicamente, pero si había subido un poco de peso y había perdido un poco de velocidad y no me podía permitir eso. Me recomendaron este preparador y la verdad es que sí ha sido un cambio muy notable”, explicó.

"No he hecho ningún ajuste considerable en mi swing, en mi forma de juego, sólo lo estoy tomando más en serio”.

Ávila coronó su primera mitad de una gran temporada, con su cuarta convocatoria al Juego de Estrellas de LMB, el tercero con la franela de los Diablos Rojos del México.

"Es un gran premio esa nominación, como todas las individuales,  los campeonatos de bateo, todas esas cosas llaman la atención y motivan, pero yo por lo que realmente juego es por el campeonato”, dijo Ávila, quien fue parte del último título de los Diablos hace cinco años.

"Estamos estrenando un gran estadio y lo queremos hacer de la mejor forma”.

 

Sigue los pasos de su padre

Emmanuel Ávila fue tomado en el draft de expansión de la Liga Mexicana del Pacífico por los Algodoneros de Guasave. En 1970, cuando nació este equipo, su padre Abelardo Ávila, fue jugador del equipo.

"Es un honor ponerme el uniforme que alguna vez usó mi padre. Este será un equipo nuevo, pero la plaza no y creo que para mí va a ser muy bonito y especial jugar ahí”, señaló.

Ávila es nativo de Los Mochis, y comenzó ahí su carrera invernal en 2009, hasta que fue cambiado a Mexicali en 2016. Este invierno podrá de nuevo jugar y vivir en su casa, a menos de 60 kilómetros.

"Es muy bonito cuando tienes la oportunidad de estar en tu casa, con tu gente. Me va a venir muy bien en muchos sentidos estar ahí”.