Deportes

Diez años sin liga mexicana

Con la llegada del 2020 se completará una década en que nuestro estado ha carecido de beisbol profesional

Álex Carrión/ El Diario

jueves, 02 enero 2020 | 13:05

Chihuahua.- Este 2020 marcará un periodo de 10 años en los que Chihuahua dejó de tener equipo en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), luego de la última etapa que fue de 2007 a 2010. 

No han faltado rumores, aunque ninguno serio, acerca del regreso de la pelota profesional a nuestro estado. Incluso llegó a decirse en algún momento que podría haber un equipo de Liga Mexicana del Pacífico, algo que jamás estuvo cerca siquiera de planearse. 

Chihuahua tuvo la franquicia -propiedad de Sultanes de Monterrey- jugando en la capital del estado, y con el emblemático nombre de “Dorados”, de 2007 a 2010. En 2011 la franquicia quedó congelada y para 2012 fue cambiada a Aguascalientes para jugar como los Rieleros, algo que aún se mantiene. 

Ha habido otros rumores, más recientes y relacionados con Ciudad Juárez, pues en el 2018 se habló de que, por primera vez desde 1984, la frontera chihuahuense tendría beisbol profesional, pero nunca se ha cristalizado el proyecto. 

Chihuahua tuvo beisbol de Liga Mexicana por primera vez en 1940, cuando el circuito nacional tuvo problemas para iniciar la temporada debido a que varios equipos, como Agrario, Comintra y Puebla, abandonaran la liga. De hecho, Chihuahua no inició la campaña, pero, tras 14 juegos, sustituyó al equipo de Santa Rosa, Veracruz. 

El mánager de ese conjunto fue Sergio Correa. Como dato, otro equipo que no inició la temporada fue Tampico, que había salido de la liga para conformar otro circuito, pero solicitó su reingreso. 

En ese 1940, Leroy Gaines, de los Azules del Veracruz, lanzó un sin hit ni carrera contra los Dorados el 18 de julio, en juego disputado en el puerto. 

Cabe destacar que la sede principal de ese equipo era Ciudad de México, pero debido a la remodelación del Parque Delta, tuvo que jugar casi la mitad de la campaña en Veracruz. 

Los Azules tenían ese año en su róster, entre otros, a jugadores de la talla de Josh Gibson, James ‘Cool Papa’ Bell y Martín Dihigo, quienes fueron luego exaltados al Salón de la Fama del beisbol de Cooperstown. 

Solo ese año estuvo el equipo chihuahuense en la LMB y no regresaría sino hasta la expansión de 1973, cuando también hubo equipo en Ciudad Juárez. 

Los Dorados debutaron bajo la batuta de Mauro Ruiz y Mauro Contreras, y tuvieron en ese año, entre otros peloteros, a Samuel Parrilla, Ángel Bravo, Jaime López, Reyes Torres Peralta, Norman McRae y Pedro Sierra. 

Los Indios, por su parte, tenían como “jefe” al legendario Benjamín ‘Cananea’ Reyes como mánager-jugador. Peloteros de esa temporada fueron, entre otros, Enrique Rivera, Jaime Favela, Antonio Briones, Chuck Vinson, Carlos Alberto Moreno y Edward Kelly. 

Los Dorados nunca tuvieron mucho éxito deportivo en esa etapa que duró hasta 1982, pero uno de sus puntos más altos fue el campeonato de bateo de Jimmy Collins, en 1979, cuando tuvo promedio de .438 y también lideró en dobles con 35. 

Ese mismo año, Rafael García, de los Indios de Ciudad Juárez, fue campeón en ponches con 222 y en promedio de carreras limpias admitidas con 1.69. 

Esos Indios fueron más exitosos que los Dorados, continuamente estaban en los primeros lugares de su zona y en 1982 lograron la hazaña más grande de un equipo chihuahuense en la LMB, el título, al coronarse sobre los Tigres del México. 

En ese equipo figuraban los pitchers José ‘Peluche’ Peña -campeón de ganados y perdidos-, Teodoro Higuera, Miguel Alicea, Rafael García, René Quiñones y Porfirio Gutiérrez, así como los bateadores Antonio Briones -campeón de bases robadas-, Robert Smith, Jaime López, Terry Lee, Greg Biagini, entre otros. 

Eran dirigidos por José ‘Zacatillo’ Guerrero. 

La franquicia de Chihuahua se mudó en 1983 a Monclova para convertirse en los Acereros del Norte, mientras que los Indios llegaron a la final en ese año, pero cayeron en siete juegos ante los Piratas de Campeche. Un año después, Juárez volvió a perder la final, esta vez ante los Leones de Yucatán. 

En 1985 inició la sequía de beisbol profesional en Chihuahua, cuando la franquicia de los Indios se mudó a Torreón, donde se convirtió Unión Laguna. Tuvieron que pasar más de 20 años, cuando, en el 2006, se anunció que la LMB regresaba a Chihuahua, con los Dorados, en la capital del estado. 

Ese equipo, que debutó en el 2007, tuvo como timonel a Dan Firova, quien a media temporada fue relevado por el recientemente fallecido Francisco ‘Paquín’ Estrada. 

Durante esa corta etapa, Chihuahua logró lo que nunca pudo en la anterior era, llegar a unos playoffs, pues avanzó a semifinales de la zona Norte en 2008 y 2010, aunque en ambas oportunidades se quedó en el camino. 

¿Cuánto más tendrá que esperar la afición chihuahuense para tener beisbol profesional?