Deportes

Falló Justify prueba de dopaje antes de ganar la Triple Corona

El caballo no debería haber corrido en la carrera de Belmont Stakes en 2018 si se hubieran respetado los reglamentos

The New York Times
jueves, 12 septiembre 2019 | 07:53

El 9 de junio del 2018, un potro llamado Justify cruzó la meta siendo alentado por los aplausos de una multitud para ganar la 150va. carrera de Belmont Stakes y convertirse en acreedor de la Triple Corona de las carreras de caballos, uno de los logros de mayor cobertura en el deporte.

Fue el final perfecto de una improbable travesía para un talentoso caballo, que contaba con ecléctico grupo de propietario y un entrenador miembro del Salón de la Fama, Bob Baffert.

Sin embargo, solo unas pocas personas sabían el secreto que Baffert llevó consigo al círculo de los ganadores ese día: Justify había fallado una prueba de dopaje semanas antes de la primera carrera de la Triple Corona, el Kentucky Derby. Eso significaba que Justify no debería haber corrido en el Derby, si se hubieran respetado los reglamentos del deporte.

Según documentos revisados por The New York Times. En lugar de que la fallida prueba de dopaje incurriera en una pronta descalificación, el Consejo de las Carreras de Caballos de California tardó más de un mes en confirmar los resultados. Luego, en lugar de presentar una queja pública como suele suceder, el consejo tomó una serie de decisiones a puerta cerrada para luego desestimar el caso y aligerar las sanciones para cualquier caballo al que se le encontrara la sustancia prohibida que Justify dio positivo en su sistema.

Para entonces, Justify se había convertido en el decimotercer ganador de la Triple Corona en los últimos 100 años, y sus propietarios habían vendido sus derechos de reproducción por 60 millones de dólares.

Solo un puñado de oficiales de las carreras y personas familiarizadas con Justify sabían sobre la fallida prueba de dopaje, la cual tuvo lugar el 7 de abril del 2018, después de que Justify ganara Santa Anita Derby. El potro dio positivo por un medicamento conocido como escopolamina, una sustancia prohibida que los veterinarios dicen que puede mejorar el rendimiento, especialmente en la cantidad que se encontró en el caballo.

Las carreras de caballos tienen una larga historia de reutilización de drogas por parte de los entrenadores en busca de una ventaja en el rendimiento. El veneno de rana y cobra, Viagra, cocaína, medicamentos para el corazón y esteroides han sido detectados en muchos análisis de dopaje.

Los casos de escopolamina han resultado en descalificaciones, reembolsos, multas y suspensiones durante décadas.