Deportes

Fracaso consumado

Una temporada históricamente mala terminó de forma abrupta el pasado sábado para los Dorados

Álex Carrión/ El Diario

miércoles, 07 agosto 2019 | 12:42

Chihuahua.- Con la derrota del pasado sábado ante los Indios de Ciudad Juárez, que significó la eliminación de los playoffs, los Dorados de Chihuahua vieron consumada una de sus peores temporadas en su historia reciente.

No solo terminaron en séptimo lugar de la tabla de posiciones, sino que apenas ganaron dos series en todo el año y terminaron cayendo en las últimas ocho, ya incluidos los playoffs.

Pero ¿qué fue lo que falló en el equipo de los Dorados? Todo apunta al pitcheo, pero el cuerpo de lanzadores no fue el único culpable de la pobre temporada capitalina.

•La construcción el equipo

Desde el torneo de la Liga Municipal, la directiva pareció tener definido su equipo, ya que poco importó que la UACh terminara como campeón invicto de la temporada, el mánager, Pablo ‘Borrega’ Tamez, no fue considerado para el puesto, ni tampoco fue la base del equipo de la II Zona para la Liga Estatal de Beisbol. Fernando Albañil, un hombre con amplia experiencia en el beisbol estatal, fue encomendado para la misión, pero a pesar de haber sido elegido desde antes de que finalizara el torneo, la directiva no le otorgó sesiones de entrenamiento con aquellos jugadores que ya había considerado desde antes.

•El pitcheo

Sin duda, el que los aficionados señalan como el mayor culpable. En números, el cuerpo de lanzadores de los Dorados de Chihuahua fue el peor de todo el torneo, aceptando más de siete carreras limpias cada nueve innings, algo que un equipo que aspira a ganar, no puede permitirse.

Hubo lanzadores que tuvieron una temporada complicada, otros que, a pesar de haber lanzado muy poco en la Liga Municipal, fueron llamados al torneo estatal y simplemente no dieron el ancho.

Debido a un relevo inconsistente y poco confiable, los mánagers tenían que aguantar de más a los abridores, algo que termino pesando.

•La defensa

Aunque fue de menos a más, la defensiva fue un problema, con errores en el cuadro y poca cobertura de algunos jardineros. Además la receptoría, una de las posiciones primordiales para la construcción de un buen equipo, nunca fue asignada a un receptor titular.

•Problemas internos

Aunque el equipo siempre se mantuvo unido y de un ánimo adecuado, la ausencia de Esteban ‘Pingüi’ Gallardo en las últimas series, debido a un desacuerdo económico con la directiva, destapó una posible dificultad de pagos, aunque ningún otro jugador manifestó una situación similar.

La directiva, encabezada por Luis Bustamante, deberá trabajar desde este momento para presentar un equipo competitivo y tal vez debería voltear más a los elementos locales.