Deportes

Kika y su nuevo motor festejan el Día de las madres

La boxeadora no tuvo fortuna en su primera pelea como mamá, pero aun así voltea hacia adelante con su hija como gran motivación

Agencias
viernes, 10 mayo 2019 | 08:42
Agencias

Ciudad de México.- La preparación para la última pelea de Yessica Kika Chávez fue la más difícil de su carrera. Pero también la que más satisfacciones le dio.

La campeona diamante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) subió al ring nueve meses después de empezar en otra gran carrera:  ser mamá.


"Te cambia totalmente la vida”, dijo Kika, quien en su combate de regreso perdió ante Lupita Martínez y ésta conservó el campeonato peso supermosca del CMB, el mismo que Kika dejó vacante tras su embarazo de Alondra.



"Se vuelve mucho más difícil entrenar, los tiempos se aprietan mucho, pero por otra parte también estás mucho más motivada. Realmente ahora ya no sé qué haría sin ella. Ahora todo lo hago pensando en ella”.


Kika estuvo 19 meses sin subir al ring tras su embarazo. Nunca pensó en dejar de hacer boxeo.


"Tenía claro que iba a regresar”, explicó Kika. “No estaba preparada para el retiro, además para mí también es la forma de brindarle un buena vida a mi hija. Ahora subo al ring pensando en que tengo que ganar por ella”.


Dice que “cuando a mí me preguntaban cuál era mi sacrificio más grande para boxear, no se me ocurría ninguno, porque disfruto mucho el boxeo. Ahora sí; siento que hago uno al no dedicarle el tiempo que me gustaría a mi hija. Pero vale la pena”.

Kika tiene hoy su primer festejo como madre, pero también agradece profundamente el sacrificio que su mamá y su tía hacen ayudándola.


"racias a ellas es que he podido retomar mi carrera. Es mucho tiempo el que paso fuera de casa, pero tengo la tranquilidad que sé que mi hija está bien. Sería muy difícil poder dedicarme al boxeo profesional sin tener ese apoyo”.


Kika no quiere que Alondra siga sus pasos en el boxeo. Pero sí que entienda el trabajo de su mamá.


"Me gustaría que entendiera bien el sacrificio que es para mí, pero también lo bonita que es esta profesión. No me gustaría que fuera boxeadora, hoy que soy mamá. No me gustaría que ella sufriera lo que yo, pero claro que la voy a apoyar en lo que quiera hacer”.


Kika perdió con una polémica decisión dividida. Tiene claro su próximo objetivo.


"Siento que hice una buena pelea, creo que di los mejores golpes. Quiero la revancha”.