Deportes

La dramática historia del boxeador que regresó de la muerte dos veces

El 26 de marzo de 2016, Nick Blackwell se enfrentó a Eubank Jr por el título de peso medio nacional

Agencias
jueves, 21 marzo 2019 | 17:49
Agencias

Nick Blackwell perdió una batalla arriba del ring en 2016, pero ganó dos más importantes, la de vivir. El boxeador británico apenas se recupera de las consecuencias de una pelea que lo envió al hospital.


El 26 de marzo de 2016, Nick Blackwell se enfrentó a Eubank Jr por el título de peso medio nacional. El boxeador no terminó la pelea debido a los severos golpes que le dio su contrincante.


La disputa llegó a su fin en el décimo round luego de que el juez Victor Loughlin hiciera subir al médico para que revisara las heridas de Nick Blackwell.



Nick Blackwell tenía lesiones en la nariz y ojo izquierdo, pero lo que más preocupaba a todos era la hinchazón que tenía en la frente.


El boxeador tuvo que ser trasladado al hospital por una hemorragia cerebral.


El joven que ahora tiene 28 año, estuvo siete días en coma inducido, y después de recuperarse de las cirugías, anunció su retiro del boxeo.


La pelea de marzo de 2016 fue el fin de su carrera, pero ganó la pelea contra la muerte.



A pesar de la difícil situación, Nick Blackwell no quiso alejarse de box y en octubre del 2016 (siete meses después) recibió la licencia de entrenador.


Al mes de convertirse en coach volvió al ring, esta vez para disputar una sesión de entrenamiento a 12 asaltos con Hasan Karkardi, situación que lo llevaría una vez más a enfrentar a una lucha contra la muerte.


El boxeador ingresó otra vez al hospital y en esta ocasión la operación fue mucho más riesgosa, ya que le quitaron parte de su cráneo para reducir la inflamación de su cerebro.


Después de pasar un mes en coma, el joven contó a lo siguiente a The Telegraph:


Morí en la ambulancia después de la pelea de Eubank y me devolvieron la vida. La segunda vez, cortaron una sección de mi cráneo para aliviar la hinchazón en mi cerebro. Lo colocaron dentro de mi estómago para mantenerlo vivo hasta que lo regresaron”.



Esta fue la segunda ocasión que burló a muerte, ya que el boxeador reveló que había pocas probabilidades de que viviera:


Me dijeron que había un 75 por ciento de posibilidades de morir. Si sobrevivía, había un 85 por ciento de probabilidades de quedar paralizado”.


Nick Blackwell jamás podrá regresar al boxeo, pero no se aleja del deporte, su próximo reto es correr la media maratón de Weston-Super-Mare.