Deportes

Los Cuervos de Baltimore lucen como aplanadora

Con una racha de siete triunfos

Agencias

miércoles, 27 noviembre 2019 | 14:16

Quizá lo más impresionante de la racha de siete triunfos consecutivos de los Cuervos de Baltimore es la facilidad con que Lamar Jackson ha vulnerado a varios de los mejores equipos de la NFL. 

El lunes, los Cuervos visitaron a los Carneros de Los Ángeles, campeones vigentes de la Conferencia Nacional, quienes fueron presas del quarterback y de la férrea defensa, para que Baltimore se impusiera por una paliza de 45-6.

Jackson lanzó cinco pases de anotación, corrió para 95 yardas y pareció acercarse a la conquista de un trofeo al Jugador Más Valioso de la campaña (MVP), que haga juego con el Heisman que recibió en 2016, cuando jugaba en Louisville.

"Es un (MVP) por algún motivo, por lo que está haciendo por todo el equipo", dijo el safety de los Carneros, Eric Weddle, quien jugó las tres campañas anteriores con Baltimore.

Jackson está más interesado en otro trofeo, el Vince Lombardi.

"No me preocupa el MVP. Si llega, qué bueno", indicó. "Estaría satisfecho, pero trato de ganar un Super Bowl. Ése es un premio para todo el equipo, y es lo que quiero".

Baltimore (9-2) está todavía un juego debajo de los Patriotas en la puja por el primer puesto de la Conferencia Americana para los playoffs. Pero si los Ravens deben jugar en Nueva Inglaterra durante la postemporada, resulta difícil prever que ese reto los intimide.

Después de todo, doblegaron 30-16 a Seattle como visitantes antes de endilgar a los Patriotas la única derrota que han sufrido en la campaña, por 37-20, en Baltimore. Luego vino una paliza de 49-13 sobre los Bengalíes, una más por 41-7 ante Houston y el desigual duelo ante los Rams.

En un tramo de cinco encuentros, incluidos cuatro contra equipos que avanzaron a la postemporada anterior, los Cuervos han superado a sus oponentes por 202-62 en forma combinada.

QUÉ FUNCIONA

Hay que empezar con Jackson, quien tiene una foja de 15-3 como titular desde noviembre pasado, cuando asumió el puesto. Corre, lanza y rara vez se equivoca.

El resistente quarterback de 22 años es la razón principal por la que Baltimore corrió para 282 yardas ante los Carneros (incluidas 111 de Mark Ingram) y por el que posee el mejor ataque terrestre en la liga.

"Los rivales no saben contra qué defenderse. Él puede hacer muchas cosas", valoró Marquise Brown, receptor novato de los Ravens, tras atrapar dos pases de anotación. "Tenemos muchas armas, es difícil defenderse contra esto".

Fuente: www.elsiglodetorreon.com.mx