Deportes

Mexicanos hacen vibrar el 974

En Doha, la selección mexicana fue prácticamente local con una asistencia de 39 mil 369 espectadores

Cortesía
Cortesía
Cortesía
Cortesía

Almer Soto

martes, 22 noviembre 2022 | 19:53

La fiel afición mexicana lo volvió a hacer… a pesar de que la actual Copa del Mundo se está disputando en la península arábiga situada a 14 mil kilómetros de México, los fanáticos del Tri hicieron vibrar el Estadio 974 situado en el paseo marítimo de Qatar.

En Doha, la selección mexicana fue prácticamente local con una asistencia de 39 mil 369 espectadores, para retumbar los 974 contenedores que posteriormente serán desmontados tras finalizar la Copa del Mundo.

Desde temprana hora la marea verde fue arribando a las inmediaciones del recinto, cantando los tradicionales cánticos en apoyo al combinado azteca; llegaron por autobús, metro o automóvil, incluso maravillaron al atónito personal de Qatar, quienes asombrados observaban el folclore mexicano a su máximo esplendor.

Al ingresar, en el estadio se respiraba esa mística de los Mundiales en donde México se hace fuerte, impulsado por su gente que desde el inicio sofocó con su cántico los dispersos intentos de la escasa asistencia polaca.

El momento estruendoso fue sin duda el himno nacional mexicano, con las gargantas a tope, que estremeció el Estadio 974 haciéndolo vibrar como nunca, conmoviendo hasta a los jugadores en la cancha.

La fiesta mexicana continuó una vez iniciado el partido, pues los asistentes alentaron en cada momento a los aztecas. No obstante, la incertidumbre llegó en el segundo tiempo cuando tras la revisión en el VAR, el árbitro central otorgó el penal a Polonia, mismo que sería cobrado por el mejor delantero del orbe, Robert Lewandowski. 

Fue cuando un enorme Guillermo Ochoa sofocó el grito de gol polaco, causando la algarabía, el furor, la exaltación en el recinto de Doha, con una celebración sin igual de la afición mexicana, rindiéndose ante el guardameta que por tercer mundial consecutivo se convertiría en un auténtico héroe nacional.

El ímpetu se suscitó por los más de 90 minutos, hasta el último instante del encuentro, aunque con un sabor agridulce en en encuentro cerrado y con escasas oportunidades en ataque.

México volverá a saltar a la cancha el sábado 26 de noviembre, que además tendrá un duro sinodal tanto en cancha como en la tribuna al enfrentar al seleccionado argentino.