Deportes

Muere Don Larsen, único juego perfecto en Serie Mundial

El serpentinero alcanzó la gloria del beisbol en 1956 con los Yanquis de Nueva York

Associated Press
Associated Press

Associated Press

jueves, 02 enero 2020 | 11:15

Nueva York.- Don Larsen, serpentinero que jugó para varios equipos y alcanzó la gloria del beisbol en 1956 con los Yanquis de Nueva York cuando lanzó el único juego perfecto sin hit en la historia de la Serie Mundial, falleció el miércoles a los 90 años.

Falleció de cáncer en el esófago en Hayden, Idaho, informó su agente Andrew Levy.

En un mensaje navideño publicado en redes sociales, su hijo Scott Larsen dijo que el ex pitcher fue diagnosticado con cáncer poco después de su viaje anual a San Luis en agosto. Recientemente, había terminado con una terapia de radiación.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, señaló en un comunicado emitido el jueves que el juego perfecto de Larsen se ha “mantenido como algo único por 63 años y contando”.

“En un equipo de muchas estrellas, Don ilustró que cualquiera puede hacer historia, incluso alcanzar la perfección, en el escenario más grande de nuestro deporte”, comentó Manfred.

Larsen fue un jugador inusual que consiguió lo que ningún pelotero del Salón de la Fama logró en el clásico de otoño. Tuvo una foja de 81-91 en su vida, nunca ganó más de 11 juegos en una temporada y terminó con foja de 3-21 con Baltimore en 1954, un año antes de que fuera enviado a los Yanquis como parte de una operación que involucró a 18 jugadores.

En la Serie Mundial de 1956, que ganaron los Yanquis en siete juegos, salió del montículo en la segunda entrada del segundo encuentro contra los Dodgers de Brooklyn y no pensó que tendría otra oportunidad de lanzar. Pero cuando llegó al estadio de los Yanquis la mañana del 8 de octubre encontró un bate de béisbol en su zapato, la señal del piloto Casey Stengel de que sería el abridor del quinto encuentro.

“Tengo que admitir que estaba impactado”, escribió Larsen en su autobiografía. “Sabía que tenía que hacerlo mejor que la vez anterior, mantener el juego cerrado y de alguna forma darle oportunidad a mi equipo de ganar. Casey apostó en mí y yo estaba determinado en no decepcionarlo esta vez”.

Nacido el 7 de agosto de 1929 en Michigan City, Indiana, Larsen se mudó con su familia a San Diego y entró a la preparatoria Point Luma, la misma escuela del pitcher de los Yanquis que logró otro juego perfecto, David Wells. Larsen jugó baloncesto y béisbol y fue contratado por los Browns de San Luis por un bono de 500 dólares y 150 dólares mensuales.

Después de dos años en las ligas menores, Larsen se lesionó el hombro y pasó los siguientes dos años en el ejército. Fue ascendido a los Browns en 1953 y se mudó con el equipo a Baltimore el año siguiente.

Larsen se retiró en 1967 con foja de 81-91 en 14 temporadas en las grandes ligas. Posteriormente trabajo como vendedor de licor y ejecutivo de una empresa de papel.